"Trabajamos para que el MÍO esté listo el 1 de enero": Secretario de Tránsito de Cali

"Trabajamos para que el MÍO esté listo el 1 de enero": Secretario de Tránsito de Cali

Noviembre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Entorno

El secretario de Tránsito Alberto Hadad suele dirigir personalmente en las vías los operativos de control del tráfico, antes que quedarse en la oficina, un estilo que despierta polémica.

Alberto Hadad, secretario de Tránsito de Cali, regresó tras las amenazas contra su vida. Dice que seguirán operativos para mejorar la movilidad de la ciudad. Señaló que recibieron el MÍO con obras "sobrecosteadas".

Luego del receso tomado tras las amenazas contra su vida y a dos meses de que finalmente se dé la salida total de los buses tradicionales de las calles de Cali regresó a la ciudad el secretario de Tránsito, Alberto Hadad. Dice que el MÍO sí estará listo para cubrir el 97% de la ciudad, aunque admite que hay problemas con los operadores para que tengan todos los vehículos del masivo.Cuenta que pronto ya serán 58 cámaras de fotomultas, que sabe que lo critican diciéndole que es “solo garrote”, pero asegura que “la gente únicamente aprende cuando le tocan el bolsillo”. ¿Cómo va la salida de los buses tradicionales?Bien, pero volví la semana pasada y me encontré con la sorpresa de que muchas rutas estaban siendo invadidas por buses con tarjetas de operación canceladas. Por eso reiniciamos operativos fuertes, en un solo día inmovilizamos 40 vehículos de empresas como Pance, Azul Crema y Ermita. No estamos persiguiendo a nadie, estamos llevando a cabo un proceso.¿Qué está pasando con los infractores?Van cinco días a los patios y tienen multas hasta por un millón de pesos. Las empresas que están vigentes y se corrieron hasta el 31 de diciembre, que son 29 rutas, se respetarán porque tienen las tarjetas de operación activas. En la medida en que vamos vinculando buses del MÍO, vamos retirando el colectivo. Mal haría en dejar la gente sin un transporte, especialmente el Oriente que es tan sensible. ¿Cómo avanza la compra de los buses tradicionales por parte de los operadores del MÍO?El alcalde, que ha sido abierto, estableció mesas que avanzaron mucho, se ajustaron los precios. Se ha venido chatarrizando y vendiendo. Quedan todavía unos rezagos. Pero es que mire, empezaron los dueños de los vehículos pidiendo hasta $400 millones por un carro y lo operadores ofreciendo $40 millones. Ya estamos llegando al ajuste final. Cali será la primera ciudad del país con este modelo.Este proceso ha estado marcado por mucha tensión y resistencia, ¿cómo estar seguros de que el 1 de enero sí será la salida de los buses?Así tiene que ser. Lo que hemos hecho es correr el plazo al 31 de diciembre porque también tengo que ser franco: los operadores no son la Virgen del Carmen. Tenemos problemas con ETM y Unimetro, porque no han vinculado todos los carros y eso nos ha atrasado un poco. Se han hecho todos los estudios para que en enero ya se cubra casi todo con el MÍO. Hay que entender que estos modelos se tienen que ajustar y estamos dispuestos a hacerlo. Esta es la razón por la cual no vamos a cometer una torpeza, si vemos que el 20 de diciembre no han llegado todos los buses, que no tenemos todo cubierto y nos quedan por ejemplo dos o tres rutas de un colectivo, no voy a salir a sacarlas mientras no esté el MIO.Usted admite que no están listos todos los buses del MÍO, pero habían programado la salida de los vehículos tradicionales para hace un mes, lo que ocasionó tremendas protestas, con quemas e incluso heridos. Es decir, hubo improvisación y la ciudad no estaba preparada...Caos no hubo, hubo problemas... hubo un momento de caos aprovechando que el Alcalde, la Presidenta del MÍO y yo estábamos en Perú y Chile y nos hicieron una huelga y nos pararon la ciudad. Pero regresamos, intentaron hacer lo mismo y nada de eso progresó. Hubo situaciones puntuales en el Oriente, donde tenemos problemas y somos conscientes, y es donde más se está reforzando. Pero mire que esto ayuda. Cuando regresé y tomamos la decisión de quitar el Pico y Placa y dar gratis el servicio del MÍO se montaron 820.000 pasajeros. Cuando llegamos a la Administración se montaban 320.000. Hoy en día el promedio es de 570.000 pasajeros. En definitiva, ¿el MÍO ya estará listo en enero para cubrir el 97% de la ciudad, como lo han prometido?Vamos en ese camino. Estamos trabajando mucho en la infraestructura y es bueno decirlo: recibimos un MÍO en cenizas, un MÍO con obras totalmente sobrecosteadas y estamos esperando las intervenciones de la Contraloría y la Fiscalía y desafortunadamente no ha habido ninguna respuesta, como en el caso del Miocable. Tenemos problemas con Conconcreto y con Conciviles en la terminal de Aguablanca. Tenemos problemas con una firma pirata que se montó con el terminal de Calima. Es bueno que la ciudad sepa que todas estas obras tienen irregularidades y grandes sobrecostos. Como este país se volvió de más abogados que de ingenieros, en el caso de Conalvías que era el dueño de la contratación en Cali, y Conconcreto, no nos dejan trabajar con todas las demandas que tenemos. Con todo y eso estamos sacando el MÍO adelante. Cali tiene que saber qué recibimos y fue una ciudad totalmente saqueada, descompuesta.Sanción y educaciónEn lo que va corrido del año ya son más de 52.000 los comparendos puestos por fotomultas. ¿Cómo ha incidido esto en el mejoramiento real de la movilidad?Si algo aterraba en Cali era que la cebra estaba invadida por motos y carros, ahora no, la gente pone mucho cuidado. Ha disminuido casi el 37% de los accidentes en dos meses cuando pusimos el control de velocidad. Vamos a establecer otros grupo operativo más fuerte, que son las fotomultas móviles. Las fijas las vamos a incrementar a 43. Las móviles van a ser quince carros que van a estar monitoreando permanentemente la ciudad donde los vehículos estén mal parqueados. La ciudad va a quedar con 58 cámaras. Muchos dicen que es solo garrote, pero que es poco lo que se hace en cultura ciudadana, el comportamiento de los motociclistas, usted lo ha dicho, sigue siendo terrible...Sin dudas, hay un presupuesto de $2.500 millones para cultura. Pero seré ácido, la gente entiende cuando le duele el bolsillo. Estamos llevando diariamente a los patios 110 motos. Cali es la ciudad de mayor número per cápita de motos. El 55% de los homicidios son en motos y en esos operativos nosotros todos los días nos jugamos la vida. Hemos mejorado pero nos falta muchísimo. En la carretera al mar los domingos, recogemos 200 motos. Se están yendo por los lados de Comfandi, a la salida de Cali, borrachos, drogados, uno es como persiguiéndolos...La piratería está disparada y eso es un indicador preocupante, que habla de ‘huecos’ que no cubre el MÍO...Esto no es perfecto, sí, la piratería se nos ha disparado. Estamos metiendo al menos 25 piratas diarios a los patios y 60 motorratones. Aquí es donde me pregunto, ¿qué ciudad nos entregaron? ¿Por qué nace la ilegalidad? Por la falta de gobernabilidad, aquí se disparó la piratería, se vinieron todos los taxis intermunicipales, el transporte municipal no tenía ningún control, los taxis prestaban el servicio como les daba la gana, miren el orden que estamos imponiendo, a qué costo de seguridad y de todo...Entonces le está tocando el trabajo sucio...Totalmente, pero yo sí digo las cosas de frente y no me da miedo, porque me da mucha rabia. Hoy oí a alguien (porque para gobernar desde el Club Colombia somos muy buenos) diciendo que era falta de planeación de este gobierno porque la semana pasada se inundó el puente de Comfandi. ¡Cuál falta de planeación de este gobierno! Esa obra la hicieron sin los diseños pertinentes y sin el visto bueno de Emcali, que mandó más de 20 cartas a la Administración pasada del MÍO diciendo el problema que se venía. Todo lo malo nos lo estamos ganando en este gobierno. Qué apatía la de los caleños. Me pregunto, ¿dónde están los gremios de Cali? ¿Qué pasa con la Andi, con la Cámara de Comercio, Fenalco, las federaciones que hay, quién está arropando al Alcalde, qué es ese silencio? Es una falta de dirigencia total, me da pena decirlo, pero ya estoy en una edad en la que digo lo que siento y aprovecho esta oportunidad para decir que me siento desilusionado. ¿Cómo está su situación de seguridad?Mi familia está preocupada, pero mi hijo el sacerdote me dice “hay que prestar el servicio” y estoy de acuerdo con él. Abrigo la esperanza de que esas personas cambien de actitud y dejen de amenazar. Tengo una seguridad de un grupo de personas que me da hasta pena, pero salgo a la calle y hago los operativos. Yo no tengo por qué huir, los que huyen son los bandidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad