Trabajadores de Kraft protestaron en sede de la multinacional en Cali

Febrero 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Al menos 120 empleados piden al Ministerio de la Protección Social que no acepte la determinación de Kraft Foods de cerrar la planta y que impida que la misma deje sin trabajo a 400 empleados, de los cuales 167 son indirectos.

Recordando el adagio popular ‘la esperanza es lo último que se pierde’ trabajadores de Kraft Foods y el Alcalde de Cali insisten a los directivos de la multinacional para que, en conjunto, busquen alternativas que permitan a la empresa seguir operando en la región.Los empleados, quienes realizaron una protesta pacífica en el norte de la ciudad, señalaron que se necesita más voluntad de la compañía, pues consideran que parte de la maquinaria que se inundó se puede recuperar. Por su parte, el mandatario de los caleños, Jorge Iván Ospina, hizo un llamado a los directivos de la multinacional para que no se vayan del país y se sienten a dialogar con el Gobierno caleño, en procura de encontrar una salida menos traumática, tanto para la empresa como para los trabajadores.Expresó que está dispuesto a estudiar condiciones especiales, para que la empresa se instale en la capital vallecaucana y siga generando empleo y desarrollo en la región.“Son condiciones que consisten en alivios tributarios, de espacio, de conectividad, de recuperaciones viales, entre otras, para que una planta de este tipo, tan productiva, exista en nuestra comarca y no se marche de tierras vallecaucanas. Incluso podríamos explorar la posibilidad de que se instalen en nuestra ciudad”, sostuvo Ospina Gómez. Medida irreversible La decisión que tomó Kraft Foods de pedirle permiso al Ministerio de Protección Social para cerrar la planta en la Zona Franca del Pacífico obedece a cambios que se presentaron en el mercado andino y que golpearon económicamente a la empresa. El bloqueo comercial en Venezuela, país que representa alrededor del 50% de las ventas en el área andina, afectó los estados financieros. En el 2009 las utilidades netas de Kraft Foods cayeron $7.290 millones, los pasivos sumaron $62.128 millones y los activos alcanzaron los $44.957 millones, según cifras del informe especial de las 500 empresas más importantes del Valle del Cauca. “Pero para seguir abasteciendo ese mercado la empresa debió hacer grandes ajustes e inversiones en esa nación”, dijo la directora de Asuntos Corporativos y Gubernamentales de Kraft Foods para el área andina. Sin embargo, los trabajadores sindicalizados tienen otra percepción. Guillermo Díez, de la Junta Directiva de Sinaltrainal (Sindicato Nacional Agroalimentario) considera que la empresa quiere “acabar con la organización sindical, pues la mayoría de los empleados, 117, hace parte de ella. Infortunadamente el impacto de la naturaleza, que causó la inundación de la Zona Franca del Pacífico, contribuyó para que los directivos tomaran la decisión de cerrar la planta”.La señora Fuenmayor le salió al paso y respondió que eso no es cierto. Enfatizó que el permiso de cierre se debe a la complicada situación que ha vivido la compañía, especialmente en los últimos tres años, fruto del bloqueo que generó el gobierno de Chávez. Por ahora la incertidumbre continuará hasta que se conozca la decisión del Ministerio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad