'Tijeretazo' a nómina de contratistas será la primera medida de Armitage

Diciembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

Nicolás Orejuela, principal asesor del mandatario electo, habla sobre cómo empezará a funcionar el nuevo Gobierno de Cali.

l teléfono le suena todos los días a las 5:30 a.m. La del alcalde electo Maurice Armitage es la primera llamada que recibe en el día.

Sucede desde que el empresario ganó las elecciones. Nicolás Orejuela, a quien ahora se le conoce como el vicealcalde de Cali (aunque insiste en que en realidad es solo un asesor) es la mano derecha de Armitage y ha comandado desde hace algunos meses las comisiones de empalme con la saliente administración de Rodrigo Guerrero.

En entrevista con El País, y a tres días de que salga el informe final de lo que se espera durante la nueva administración, Orejuela dijo  que apostarle a una reforma administrativa, fortalecer Emcali y mejorar  la movilidad estará en las prioridades. Reveló, además, que antes de quitar la Ley Zanahoria en todo Cali, se aplicarán planes piloto para saber si funciona la idea bandera del Alcalde Electo. 

Maurice Armitage dio  a conocer esta semana  gran parte del gabinete que lo acompañará. Usted aparece ubicado en el cargo de vicealcalde, pero esa figura no está creada dentro de la estructura administrativa actual...

La denominación de vicealcalde es  más bien creada por los medios de comunicación. Dentro de la estructura del Municipio la figura como tal no está así, se concibe como una asesoría adscrita al despacho de la Alcaldía. La función que me encomendaron es ser jefe de gabinete y establecer las relaciones de comunicación y colaboración con los órganos de control político, jurídico y fiscal. Pero una de las grandes conclusiones a las que sí hemos llegado en el empalme es que la ciudad tiene que iniciar prontamente una reforma administrativa, ojalá como una acción del primer mes de gobierno presentando esta posibilidad ante  el Concejo de Cali. En esa reforma administrativa, las figuras de vicealcalde y demás podrían aparecer,  pero hoy realmente estoy en  un cargo de asesor de despacho con unas funciones que me ha dado el Alcalde.

Así como lo plantea, parece que con la reforma administrativa se quiere crear más cargos, más burocracia...

Si no pensamos en una reforma  que modernice la forma de operar la administración para que sea eficiente, que le cumpla al ciudadano, que genere memoria histórica y continuidad en los procesos, pues difícilmente se van a alcanzar los objetos y los planes trazados. Es ilógico que haya dependencias  como el Dagma, la Secretaría de Bienestar, la misma Secretaría de Gobierno, que tienen alrededor de  10 funcionarios y 500 contratistas. Es una figura que tiene como consecuencia que se paralice  el tránsito de una administración de un año a otro porque no están los contratistas para operar.

Entonces, ¿habrá barrida en la administración en el 2016?

Valoramos mucho a los contratistas, por supuesto, pero no se puede seguir  como se viene trabajando, menos si  Cali busca posicionarse como la capital del suroccidente colombiano. Le apostaremos a la reforma administrativa, es una necesidad, debemos modernizar la estructura del Municipio para atender los requerimientos que esperan de Cali el país entero y los caleños en general.

El próximo 16 de diciembre termina el  empalme con la Administración Guerrero. ¿Dónde estarán los mayores retos del gobierno Armitage en los próximos  años?

En el proceso, el alcalde Armitage convocó al sector público, en cabeza de los concejales, y al sector privado para determinar cuáles son los puntos que necesitan mayor atención. Las prioridades están en  el Plan Jarillón, Emcali, Movilidad y  Seguridad.

Sobre Emcali,  ¿cómo hacer para que por fin la empresa sea competitiva y le represente entrada de recursos al Municipio, como lo hace EPM en Medellín, por ejemplo?

Lo primero que debe hacer la Gerente designada por el Alcalde en Emcali (Cristina Arango) es evaluar junto a él  la situación del pago del billón de pesos a la Nación (producto de la construcción de la Ptar de Cañaveralejo. La deuda se debe pagar a partir del 2016 en un periodo de 5 años).   Si Emcali no encuentra otra figura efectiva con el Gobierno Nacional,  no podrá asumir esas obligaciones. Lo otro en lo que hay que insistir, que parece algo menor,  es en la construcción del Código de Buen Gobierno y Buenas Prácticas. La empresa estuvo en interinidad durante todo el 2015, por las razones que sean, pero eso no conviene para nada. Adelantarlo en el primer semestre de este año es un reto que tiene esta administración. El 17 de diciembre el alcalde Armitage estableció  un diálogo con los trabajadores de Emcali para llegar a acuerdos en la construcción de  ese código.

¿Qué arroja el empalme frente al componente de Telecomunicaciones?

Hemos entendido que esta unidad de negocios tiene muchas dificultades. El doctor Armitage ha dicho que se debe mantener  público, pero la discusión que se está dando es la del socio estratégico. Lo hemos visto en empresas tan solventes y bien estructuradas como EPM, que tiene un socio estratégico para telecomunicaciones, sin que eso implique la privatización de la empresa. Será una decisión que se evaluará en la junta directiva, con el Alcalde a la cabeza.

Se dice que la politiquería al interior de Emcali persiste. Usted fue el que implementó el modelo de abastecimiento estratégico para precisamente quitar esa politiquería de la contratación...

La pregunta que yo me hago es que si el sistema de abastecimiento estratégico, que busca que se compre y venda lo que la empresa necesita para operar de forma planeada y con indicadores de logros,   funciona en empresas como Ecopetrol, EPM, por qué Emcali no ha sido capaz de implementarlo. Cuando yo salí, el proceso quedó listo y se dieron ocho meses para implementarlo. Pero,  quizás por la falta de liderazgo y por la interinidad en la que estuvo la empresa,  hacer ese proceso de planeación fue complicado. Dejaron caer el abastecimiento estratégico.

Entonces, ¿la politiquería sigue en Emcali?

Es un tema que hay que evaluar. El alcalde Armitage ha sido muy claro en decir que en Emcali no puede haber politización.

El alcalde Armitage afirmó que en  su primer día de gobierno acabará la Ley Zanahoria. Eso ha generado dudas sobre los efectos que podría tener sobre índices de accidentalidad y criminalidad en la ciudad. ¿El empalme arroja que debe seguir adelante con esto? ¿Qué otros escenarios se han planteado?

El alcalde Armitage dentro de su programa de gobierno ha hablado de la generación de ingresos y oportunidades. Se han generado una serie de reuniones con los gremios de la noche para adquirir una serie de compromisos. Además,  hay que generar las estrategias de control necesarias para que no se desborde la ciudad. Se ha planteado que el levantamiento de la Ley Zanahoria se haga a través de procesos piloto en algunos puntos de la ciudad, para poder mirar si la figura tiene o no viabilidad. Esto es un tema de cultura ciudadana, por eso estaremos  acompañados por Antanas Mockus en ese proceso, pues él fue el creador de la Ley Zanahoria, el doctor Armitage quiere que nos ayude a entender esta dinámica dentro de la generación de ingresos y oportunidades, con control del Municipio, pero que el ciudadano se apropie del reto que tiene.

¿Ya se sabe en qué zonas se van a aplicar esos planes piloto?

Las zonas se van a definir  con los administradores de la noche y con las autoridades. Buscamos  determinar si quitar la Ley Zanahoria será general o se implementa en puntos específicos de Cali. Aún no puedo decirle cuándo  comenzará la aplicación.

La movilidad fue el ‘talón de Aquiles’ de la actual Alcaldía. Incluso le ha costado la poca favorabilidad entre los caleños. El MÍO es lo más crítico. ¿Cómo van a sacar al masivo de la olla en que está?

Lo que muestra el empalme es que se requiere un diálogo entre la Secretaría de Tránsito, Planeación y Metrocali, con un objetivo común. Hemos hecho varios análisis, el primero es que Metrocali tiene que cambiar su objeto social, se ha concentrado en garantizar la operación en cabeza de los particulares, pero se ha olvidado del usuario. Hay unas obras pendientes importantes, por lo que la meta de la administración Armitage será adelantar en el primer semestre del 2016 la contratación, para que arranquen en el segundo semestre y estén finiquitadas en el 2018.

Justo cuando acaban el empalme arranca el tribunal de arbitramento pedido por los operadores del MÍO Unimetro y ETM. Maurice Armitage ya les había pedido desistir de esa idea...

 Es muy complicado entrar a negociar con un revólver en la cabeza, se ha pedido suspender los tribunales. Hay alternativas interesantes desde esta administración, como lograr que el Gobierno Nacional apoye el proyecto con más recursos. También está integrar parte de esos buses del colectivo que siguen rodando. Sería un error sacarlos ahora si no se le puede cumplir con un transporte eficiente a los ciudadanos. Buscaremos que a partir del 1 de enero estos tribunales o se retiren o se suspendan, para que dialoguemos y se generen escenarios de confianza.

¿Van a subir al MÍO a los 900.000 pasajeros que necesita el MÍO para alcanzar su equilibrio financiero?

Por ahora lo que necesitamos es que el MÍO le presente un buen servicio al ciudadano.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad