¿Tiene salvación el MÍO? Habla Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali

¿Tiene salvación el MÍO? Habla Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali

Enero 28, 2018 - 07:55 a.m. Por:
José Luis Carrillo S. / Editor de Cali
Nicolás Orejuela 1

Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali.

Archivo de El País

Los próximos días serán cruciales para el MÍO. Luego de que en diciembre Metrocali entregara la propuesta de salvamento del sistema, se esperaba que los operadores (empresas que manejan los buses) se acogieran a él. Sin embargo, aún no se llega a un acuerdo.

El punto de mayor controversia es que se inyectarán $78.000 millones al sistema para volverlo viable, pero para que la Alcaldía gire estos recursos los operadores tienen que retirar las demandas en contra del Municipio, que ascienden a $600.000 millones.

Si los operadores no acceden a esto la Alcaldía no les destinará el dinero del Fondo de Estabilización (Fesde) y esto desataría, en pocas semanas, un desbarajuste del servicio. Tras varios días de silencio de los operadores y Metrocali, Nicolás Orejuela, presidente de la entidad, da a conocer en qué van las negociaciones.

Explíquenos qué busca el nuevo acuerdo con los operadores...


Es una transformación que busca que el MÍO preste por fin un buen servicio. Es la única salida que ofrece la ley y el Gobierno, a través de Plan Nacional de Desarrollo (PND), para obtener recursos que hagan viable el sistema con niveles de servicio óptimos para los usuarios. La gente debe sentir que Metrocali le va a cumplir con el derecho a una movilidad digna.

Lea también: 'Bicicarriles de la discordia: quejas y aplausos circulan en la Cañasgordas'.

¿Es este un acuerdo para salvar a los operadores y ayudar a los bancos?

Comprometimos el 2 % del presupuesto anual del Municipio como se hace con la salud, la seguridad, entre otros, para darle viabilidad al sistema aprovechando los mecanismos del PND.

"Con la urgencia manifiesta podemos tomar medidas como contratar una nueva flota con otros operadores de masivos del país",
Nicolás Orejuela,
presidente de Metrocali.

No le estamos arreglando un negocio a unos privados ni a los bancos, como dicen los que quieren condenar al atraso a esta ciudad. Nos tiene sin cuidado la viabilidad de los concesionarios y los bancos, sin desconocer que son actores importantes, lo que nos preocupa es garantizar la movilidad de los usuarios, por eso desde el 27 de diciembre del año pasado entregamos una propuesta a los concesionarios con una ruta que contempla la destinación para el sistema de $78.000 millones del presupuesto municipal, vigencia 2018, dinero que garantiza la sostenibilidad del MÍO. Pero estos recursos van a ser para que el sistema preste un buen servicio, con los actuales u otros operadores.

¿Qué nos asegura que va a haber un mejor servicio?


Lo que planteamos es una apuesta para darle viabilidad al sistema y garantizar su sostenibilidad durante los 22 años que restan de la concesión. En la propuesta también apalancamos una política de servicio que nos va a permitir afectar los pagos a los concesionarios en la medida en que presenten incumplimientos en la operación. Creamos un fondo para reinvertir y continuar desarrollando el proyecto MÍO en el mediano y largo plazo. Este esfuerzo se traduce en la consecución de un mejor servicio y en poderle meter al sistema 424 buses nuevos que nos faltan para implementar el rediseño operacional proyectado a aumentar las rutas y mejorar las frecuencias, lo que más nos piden los usuarios hoy en día.

¿Cuándo arrancará este plan?

Cuando los concesionarios acepten y firmen la propuesta, desistan de las demandas contra el Municipio que están por el orden de $600.000 millones y mejoren la prestación del servicio. La ruta se cierra acudiendo a los tribunales de arbitramento, en los que participa el Ministerio Público, de manera que se avale el proceso de salvamento, de reestructuración y sostenibilidad del sistema.

Se dice que los operadores aceptaron algunos aspectos del plan, pero otros no y que pidieron más ‘gabelas’. ¿Qué modificaciones ha tenido la propuesta inicial?

No ha tenido ninguna modificación por el momento. Nosotros les reiteramos a los concesionarios que solo podemos llegar hasta donde nos permite la Ley. Tal y como lo ha venido manifestando Metrocali, desde que iniciaron las mesas de negociación, la Procuraduría señaló el riesgo jurídico de ampliar las concesiones actuales en tiempo o adjudicar flota de forma directa, como lo pretenden los concesionarios. También expresó que no puede entenderse como un desequilibrio económico el no cumplimiento de las expectativas que se tenían a la firma del contrato.

¿Los concesionarios ya retiraron las demandas en los tribunales de arbitramento?

Hasta el momento solo uno la ha retirado. Lo hizo Unimetro a mediados del año pasado. Estamos pendientes de lo que resuelvan GIT Masivo y Blanco y Negro Masivo. ETM no tiene demanda. Los tribunales de arbitramento estuvieron suspendidos hasta noviembre de 2017, se reactivaron en esa fecha porque es la instancia donde se validará la legalidad del acuerdo al que lleguemos. Siendo la principal pretensión de los tribunales de arbitramento (las demandas son por $600.000 millones), es importante decir que desde el punto de vista legal, Metrocali ha venido liquidando los pagos a los concesionarios conforme al contrato, así que estamos lejos de reconocer cualquier pretensión por un supuesto desesquilibrio económico.

Además: '¿Qué hay detrás de los accidentes que involucran a buses del MÍO?'.

Si un operador no firma la propuesta, ¿qué pasará con él?


En el corto plazo los concesionarios que no firmen no podrán recibir más recursos del Fesde (Fondo de estabilización del MÍO) y Metrocali les va a exigir operar con niveles de calidad óptimos, por encima de 80 % de cumplimiento en puntualidad y frecuencia. Para el caso de GIT y Blanco y Negro, si no levantan las demandas en los tribunales de arbitramento, debemos esperar los fallos. Metrocali no puede sostener la propuesta hasta que los tribunales de arbitramento fallen, tendrá que actuar y por eso, en el momento en que se deteriore el servicio arrancaremos con el plan de contingencia y las acciones legales y administrativas a las que haya lugar.

Y si la negociación resulta fallida...

Si los concesionarios no firman debo advertir que no hay plan B, es decir no hay otra propuesta. En caso de que la negociación resulte fallida nos iremos a los tribunales de arbitramento, esperaremos los fallos, trataremos de paliar el posible deterioro del servicio y usaremos todo lo que el contrato, la Constitución y la ley nos permita para defender a nuestros usuarios y garantizar la no interrupción de un servicio público esencial para los caleños. Y a los que plantean que deberíamos reiniciar el MÍO desde cero, les respondo que la propuesta sería igual a la que hoy tienen en sus manos los concesionarios, porque esa es la salida legal que tienen los sistemas de transporte masivo.

Tengo entendido que a los concesionarios se les congelaron los recursos del Fesde (Fondo de estabilización del MÍO), ¿eso podría llevar a un deterioro del servicio?

Es posible y es algo que no me deja tranquilo. Pero Metrocali ha construido un plan de contingencia que consiste en tomar diferentes medidas según el tipo de posible afectación que hemos clasificado en leve, moderado, crítico y catastrófico y esto depende del número de buses que saldrían de circulación y de la afectación de la demanda. Las medidas van desde levantar pico y placa al transporte público colectivo y a los taxis, hasta declarar la urgencia manifiesta para que el Municipio pueda tomar medidas administrativas con rapidez como alquilar buses de otros sistemas o de empresas de servicio especial e incluso contratar la operación con otra entidad.

¿Y qué pasaría con los operadores?

Mientras tanto registraremos los incumplimientos de los concesionarios y aplicaremos las multas que el contrato permita e, incluso, si es del caso, valoraremos caducar los contratos. Además, iniciaremos un proceso de licitación en el que buscaremos nuevas empresas interesadas en comprometerse con prestar el servicio de transporte masivo con la calidad que la ciudad merece. En la discusión del presupuesto en el Concejo se determinó que solo si los operadores suscriben el acuerdo y mientras este se lleva a los tribunales de arbitramento para su validación, se podrían entregar esos recursos del Fesde para apoyar la estabilización del servicio y evitar nuevamente su deterioro. Lo cual a la fecha no ha ocurrido.

En el Concejo se dice que los operadores quieren prolongar la firma de este plan de salvamento hasta mayo, mes en que se definirían los tribunales de arbitramento...


Esta no es una propuesta con un plazo determinado pero tampoco es indefinida. Somos conscientes que si esta propuesta (plan de salvamento) no se firma se va a generar, con la congelación de los recursos del Fesde, una afectación del servicio... en la medida que pase eso tomaremos decisiones.

Mejor un metro...

¿Qué les dice a los que piensan que la salida para Cali es construir un Metro?

Yo también soy de los que cree que la ciudad necesita un metro, pero para que Cali tenga metro primero tenemos que tener un sistema como el MÍO funcionando con óptimos niveles de servicio. Estamos convencidos que si logramos entregar una propuesta de definición de política pública desde la región para resolver el problema de los sistemas de transporte masivo del país, esas son todas las credenciales que necesitamos para que, como ciudad, nos podamos unir para pedir en conjunto un metro para Cali. Antes de eso ni la ley tiene esa facultad, ni el recurso está apropiado, ni tenemos los elementos para pedirlo.
Necesitamos que el Gobierno Nacional nos mire con otros ojos. Metrocali también quiere metro, pero su primera responsabilidad y el marco legal que hoy existe es sobre lo que nosotros estamos trabajando, si dejamos un MÍO fortalecido y funcionando de manera óptima, podemos ir a buscar el metro para Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad