Testimonios de padres de lo que significa su rol en la familia hoy en día

Junio 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz | Reportero de El País.
Testimonios de padres de lo que significa su rol en la familia hoy en día

El director de la Revista Ébano, Esaúd Urrutia, papá de gemelos.

Actualmente se espera que los padres se involucren en la vida de sus hijos, más allá de ser la figura de poder y autoridad

Hoy en día, la figura del padre ha cambiado drásticamente. No es lo mismo ser padre en este momento que serlo hace algunos años. Actualmente se espera que los padres se involucren en la vida de sus hijos, más allá de ser la figura de poder y autoridad. Aquí algunos testimonios.Esaúd Urrutia, papá de gemelos: “Doblemente bendecido”Alguien decía que uno se puede acostumbrar a vivir sin hijos, como una opción de vida perfectamente aceptable. Pero luego de que eres padre, te preguntas cómo ha sido posible vivir sin esa bendición, sin esa alegría.Después de haberlos buscado tanto, por tantos años; luego de seguir las recomendaciones científicas y de las tradiciones del Pacífico y del Caribe, la felicidad que me produjo la llegada de mis hijos desborda toda palabra, frase o descripción. Mi vida cambió radicalmente, para bien. Soy una nueva persona, un nuevo ser humano. He descubierto nuevas dimensiones del amor. He descubierto nuevas posibilidades de sacrificio, de entrega.El tiempo que estoy con mis hijos nunca es suficiente. Están por encima de todas mis prioridades. No hay nada más importante. Nada. Me siento bendecido por Dios. Doblemente bendecido, pues tengo dos: un bebé y una bebita, lo más hermoso que me ha pasado en la vida: Anthony Kaleb e Ilia Francesca.Tener gemelos es una doble bendición, sí, una doble alegría, pero también una doble responsabilidad. Sin embargo todo se supera al verlos crecer y progresar al mismo tiempo. Al percibir la conexión que se va construyendo entre ellos. Ambos inspiran mucho amor, pero al ser hombre y mujer la paternidad se vive con mayor intensidad, pues hay diferencias sutiles en la manera de ser de los niños, en cómo se perciben; en la forma como ellos hacen que nosotros nos sintamos. También hay incertidumbre sobre cómo debemos comportarnos, como padres, frente a dos chicos que tienen la misma edad, pero el uno es hombre y la otra mujer. Incertidumbre, sobre todo, porque vivimos en un entorno machista. Temo no ser lo suficientemente estricto y que se nos salgan de las manos, se enruten por caminos no deseados. Pero también temo ser tan cercano a ellos que, en cualquier momento, puedan sentirse mal ante la posibilidad de defraundarnos y opten por soluciones negativas.Pensar en el futuro de mis hijos implica ser muy previsivo. No sólo en la parte material, económica, sino hasta en la forma de cuidarnos para poder estar el mayor tiempo posible con ellos.Por ejemplo: he cambiado mis hábitos alimenticios. Como más sano. Dejé de fumar y me he alejado de todo aquello que pueda afectar mi salud, pues al ser un padre mayor, quiero prolongar al máximo mi expectativa de vida.Me he vuelto, también, más disciplinado. La llegada de mis pequeños ha generado un cambio en mi rutina diaria que me exige fortaleza física y mental. Tengo el sueño liviano. Duermo menos que antes. También trabajo más duro que antes. Mis metas se han ampliado, veo el futuro con más optimismo, pues tengo la disposición de emprender mayores iniciativas. Igualmente tengo mayor compromiso social. Quiero contribuir en la construcción de un mejor entorno para mis hijos. Quiero que sus condiciones de vida sean mejores que las que yo tuve. De otro lado, tengo que reconocer que madre solo hay una. A pesar de que mi esposa y yo nos dividimos las responsabilidades, a ella siempre le toca algo más. Siempre surge algo adicional en sus quehaceres. Además, la madre tiene una conexión más profunda con los hijos, pues los llevó en el vientre. Y durante la lactancia, esta relación se nutre más y más.“Los papás solteros también tenemos un sexto sentido”Ser padre soltero es descubrir que nacemos con cosas extrañamente aprendidas. Cambiar un pañal, por ejemplo, bañar un niño. No importa que jamás lo hayamos hecho, cuando ese niño es nuestro hijo realizamos todo aquello perfectamente bien y sin guía alguna. Lo asegura Edwin Ricardo Calvo, 40 años, técnico en sistemas, papá soltero. Edwin ha llegado a otras conclusiones. Ser padre soltero es descubrir también que los hombres que viven solos con sus hijos también desarrollan ese sexto sentido que presume toda madre. A él le sucede a menudo. Cuando piensa y piensa en Zharick, su hija de cinco años, es porque algo ha sucedido. Entonces la llama por teléfono. Entonces resulta que se ha caído, que está bien pero que se ha caído, y cuando Zharick se cae siempre llama a gritos a su padre. “Es una conexión permanente”, dice Edwin. Zharick significa ‘el ilustrado de Dios’.Ser papá soltero de una hija es vivir también con miedos del futuro. ¿Cómo actuar cuando llegue la época de los novios, las visitas a la casa, las fiestas? Edwin lo menciona y se toma ambas manos. Ser papá soltero también es descubrir que todo hombre, por rudo que sea, lleva una mujer por dentro, una madre que acompaña siempre. Edwin, antes de acostarse, ve muñequitos con Zharick en el televisor. Ernesto Rosales: testimonio de un papá debutanteSer papá por primera vez es sentir una felicidad indescriptible pero también es vivir 24 horas nervioso. Ernesto Rosales, 39 años, tecnólogo en mercadeo, ha llevado a urgencias a su hija dos veces en apenas tres meses de nacida. En ninguna de las ocasiones, dijeron los médicos, era necesario. Ernesto ríe. “Es mejor pecar por exagerado que por descuidado”. Por eso tomó otras medidas. Quienes fueran a conocer a Mariana, su bebé, debían rociarse antibacterial. Es un padre precavido. Ser papá por primera vez también es convertirse en otra persona. Ernesto explica. “Todo sueño que tenemos con Paula, mi esposa, gira alrededor de Mariana. Llegar a casa, verla y que me responda con una sonrisa, ha sido la experiencia más hermosa de mi vida. Lo que soñaba cuando estábamos embarazados no es ni la mitad de lo que ahora vivo”. Sí: Ernesto dice que estuvo embarazado. Ser papá no significa que no se pueda amar como madre.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad