Terrón Coloreado sigue pintando una nueva cara en el oeste de Cali

Terrón Coloreado sigue pintando una nueva cara en el oeste de Cali

Abril 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Terrón Coloreado sigue pintando una nueva cara en el oeste de Cali

Cada vez son más los que se unen. En la primera jornada fueron unos 200 voluntarios y ya hoy se han vinculado más de 600.

Con cerca de 600 voluntarios el domingo pasado se pintaron 63 casas más en Vista Hermosa.

Santiago el domingo pasado aprendió cómo se llama ese color parecido al del mar. “Aguamarina”, dice con alegría cuando le hacen la pregunta. De ahora en adelante será el color de su casa, que antes era blanca y sin vida. “Es que la gente no cree, pero el solo hecho de darle color a las casas del barrio hace que las personas cambien su percepción del entorno. Eso cambia el espíritu del barrio”, dice Alejandro Aramburo, mientras le da pinceladas a esa casa de Santiago.Él es uno de los 600 voluntarios que ayer participaron de la décima jornada de Terrón Coloreado, la iniciativa que busca darle color a las 12.000 casas que conforman el barrio Terrón Colorado, con el objetivo de mejorarle la cara al sector y cambiar la percepción que los caleños tienen de la zona. El pasado domingo fueron 63 hogares los que se intervinieron, y con estos ya son 465 en total los que se han renovado gracias a la iniciativa. En esta ocasión se utilizaron 510 galones de pintura, y contaron con el apoyo de Algreco y Karens Pizza, además del chef Carlos Yanguas, que preparó el almuerzo y Café Águila Roja, que hizo donación para la compra de la pintura. Para Laura Kure, otra de las voluntarias, lo mejor de asistir a las jornadas es poder compartir con la gente del sector, con los niños, con los adultos, con los otros voluntarios. “Siempre me vengo sola, y acá encuentro equipo y conozco gente nueva. Es una experiencia muy bonita y ya llevo cinco jornadas viniendo”, cuenta.“Es que acá eso de los estratos desaparece. Tanto los voluntarios como los dueños de las casas trabajan juntos, por igual, y eso es lo más importante de esta labor”, señala Sebastián Arias, uno de los líderes del proyecto. A él el tema le apasiona tanto que aunque vive en Bogotá, viaja a Cali cada vez que hay una jornada de Terrón Coloreado.Incluso, ya varios extranjeros se han unido al proyecto. Como Freddy y Charlie, dos ingleses que se cubrieron de pintura para ayudar a esta causa. “Creemos es un proyecto muy interesante y nos gustaría, si pudiéramos, seguir asistiendo. Se ve cómo la gente cambia su forma de pensar con ver el color”, aseguraron.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad