Tercera parte: Caleños piden que la ciudad se militarice

Mayo 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Tercera parte: Caleños piden que la ciudad se militarice

Encuesta revela que el 79% de los ciudadanos cree que la ciudad es muy insegura. Otro 48% rechaza que los civiles porten armas.

La inseguridad que hoy se percibe en todos los rincones de la capital del Valle se podría combatir si la ciudad se militariza. Eso es lo que cree el 83% de los caleños que participaron en una encuesta contratada por El País con la empresa Analizar & Asociados. El estudio también revela la preocupación que sienten los ciudadanos por la violencia, pues el 79% de los encuestados califica a Cali como una ciudad muy insegura.Pero a pesar de que los caleños piden la presencia militar en la ciudad, el 48% de los consultados también cree que los civiles no deberían portar armas de fuego. Para el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, más que militarizar la ciudad, la solución para la ola de violencia sería “policializarla”. “Desde el punto de vista legal, las funciones del Ejército están orientadas al conflicto armado y, por lo tanto, las tareas de seguridad integral urbana deben ser una responsabilidad de la Policía”, dijo. Militarizar a la capital del Valle, a pesar de que tendría impacto en la sensación de seguridad, no ayudaría a reducir los homicidios. Al menos eso es lo que asegura el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Miguel Ángel Bojacá. “Se trata de una solución que se ha propuesto en muchas ciudades, pero cuando se ha aplicado no se ve una disminución en la violencia. Si la presencia de los militares fuera la solución, ya se habría implementado en todo el mundo”, manifestó Bojacá.Según el general, lo que realmente requiere la ciudad es un cuerpo de policía fuerte. En eso sí coincide con el 93% de los encuestados que considera que en la ciudad hace falta una mayor presencia policial en las calles. La propuesta de militarizar a la capital del Valle tampoco esa avalada por el comandante de la Tercera Brigada del Ejército, coronel Luis Édgar Cifuentes. “A pesar de que los militares han tenido una buena credibilidad, hay que aclarar que el rol de nosotros está en las áreas rurales y por eso no tenemos ni tropas ni disponibilidad para atender las ciudades”.Entre tanto, para el alcalde Ospina es un gran avance que los ciudadanos rechacen el porte legal de armas. “Eso demuestra que los caleños cada vez están siendo más conscientes de que nadie, bajo ningún motivo, debe estar armado. Seguiremos insistiendo en eso, porque se trata de un elemento fundamental para poder tener una ciudad segura”, declaró Ospina.No se cree en la justiciaAl temor que hoy sienten los ciudadanos por los hechos violentos que han impactado la seguridad, se le suma la falta de credibilidad en la justicia y en las acciones de las autoridades locales. Así lo demuestra la encuesta contratada por El País, pues el 48% de las personas que ha sido víctimas de algún delito no ha denunciado debido a que no cree en la justicia. Asimismo, el 63% de los consultados asegura que la capital del Valle deja de invertir en seguridad, no por falta de recursos, sino porque la Administración Municipal destina el presupuesto para otro tipo de asuntos. El mandatario local rechazó de inmediato esta tesis. “Me gustaría mucho que los caleños se dieran cuenta de que hace cinco años la ciudad invertía $3.000 millones al año para la seguridad y hoy esa suma ya alcanza los $18.000 millones”. Otra de las conclusiones que arrojó la encuesta es que los caleños se sienten tan inseguros que el tema de la violencia ya ha empezado a cambiar sus rutinas diarias. Y es que el 47% de los encuestados asegura que no sale en las noches, como una medida de seguridad, y otro 38% dice evitar hablar por celular en los vehículos y en las calles. Sin embargo, cuando se les pregunta de qué delito han sido víctimas en los últimos meses, el 73% responde que aún no ha enfrentado una situación delincuencial e, incluso, otro 63% acepta que su barrio es aceptablemente seguro.Esa situación se explica, según el ex concejal Rodrigo Guerrero, en que las personas sienten que la situación es aún más grave de lo real. “La gente está muy nerviosa, así no la hayan robado, porque seguro conoce casos de familiares o amigos que sí han vivido esta situación y eso es suficiente para sentirse inseguros”. Efectivamente, el 47% de los consultados revela haber sido testigo de algún delito o balacera en los últimos meses y otro 68% asegura conocer a personas que han sido víctimas de hurtos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad