Cali tendrá un inicio de 2016 muy caliente a causa del fenómeno de 'El Niño'

Enero 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Escasez de agua, aumento de incendios forestales, enfermedades respiratorias. Esto es lo que le espera a Cali ante el recudrecimiento del calor.

[[nid:326958;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/07/calor-734.jpg;full;{38 grados será la sensación térmica que vivirá Cali en los primeros meses del 2016. Foto: Elpais.com.co | Archivo}]]

Es un hecho: el temido Fenómeno del Niño ha llegado a su punto de mayor intensidad y se espera que en los dos primeros meses de este año que comienza la  temperatura alcance hasta  35 grados centígrados. Lea también: Fenómeno de El Niño en Colombia se extenderá hasta junio de 2016, dice Minambiente

Esto quiere decir, cuatro grados más de los que habitualmente se presentan en la capital del Valle. Según  Harold González, coordinador de Hidroclimatología de la CVC, la temperatura ha estado oscilando entre los 30 y 31 grados centígrados  en la sombra,  en plenas las horas del día. 

Aclaró, sin embargo, “que el calor que los caleños experimentarán en la calle, lo que se conoce como la sensación térmica,  rondará los 38 grados centígrados”.

 A lo anterior se suma el pronóstico de pocas lluvias para estos primeros dos meses. Las cifras que maneja el Ideam dan cuenta de que el Valle experimentó, durante el último trimestre de 2015, un 71 % menos de lluvias y se cree que ese promedio se mantendrá en el primer bimestre de este año. 

La noticia la dio a conocer el Ministerio de Medio Ambiente y el Ideam esta semana. Pero, ¿qué impactó tendrán esas altísimas temperaturas en nuestra ciudad?

El anuncio encendió enseguida las alarmas en Cali y toda la región, toda vez que se estima que el cuerpo humano está ‘diseñado’ para funcionar en óptimas condiciones bajo una temperatura de hasta 28 grados centígrados. Una sensación térmica por encima de ese registro demanda la búsqueda  de sistemas artificiales de refrigeración e hidratación permanentes. 

 Para el médico internista Jorge Herrera, uno de los mayores impactos de este recrudecimiento del Niño lo sentirán los caleños en su salud.

 “La exposición directa al sol —explica el especialista— puede sacar de funcionamiento los mecanismos de defensa térmica del organismo (sistema de refrigeración) y disparar así la temperatura del cuerpo”.

Agrega  que en casos en los que la temperatura llega a sobrepasar los 35 grados, “el cuerpo humano (de paso también el de las mascotas) entra en ‘shock’ por una razón sencilla: resulta incapaz de regular su propia temperatura. Los mecanismos de defensa térmica del organismo (lo que entraría a ser el termostato de una máquina) resultarían insuficientes ante una exposición excesiva al sol”.

Otro de los efectos que traen consigo  las altas temperaturas para enero y febrero próximos es el bajo nivel de los ríos que abastecen a los barrios de Cali. De acuerdo con Diego Bolaños, jefe de distribución de acueducto de Emcali, en el caso del Cauca, el Meléndez y el Cali, dichos niveles se encuentran muy por debajo de su nivel óptimo.

 El caso más dramático, según el funcionario, es el del río Cauca (que surte del líquido al 70 % de la ciudad). En buenas condiciones climáticas su nivel es de 5,5 metros. Hoy por hoy, se encuentra en unos 2,7 metros.

  Y aunque descartó por ahora un racionamiento generalizado en Cali, ya se anunció que a partir de esta semana en las  comunas 18 y 20 el líquido llegará día de por medio, como pasó el pasado mes de septiembre.

  “El río Meléndez, que surte La Reforma para poder llevar agua a esas comunas, necesita un caudal de 580 litros por segundo para bombear. El 1 d enero  tenía un caudal de 350 litros por segundo”, explicó el ingeniero. 

La restricción podría darse durante una semana, tiempo en el que se espera que las obras de rebombeo de Nápoles (que permitirán surtir a la ladera con agua del río Cauca) entren en operación. Lea también: Reinició plan de contingencia para suministro de agua potable en la ladera de Cali

“Ya existe un plan de contingencia con carrotanques que entrarían a operar desde esta primera semana de enero”, sostuvo Bolaños.

Un panorama parecido experimentan varios municipios del Departamento, en donde la escasez obligó a un racionamiento desde el pasado 23 de diciembre.

La restricción en el servicio  se ha sentido en los municipios de Ansermanuevo y La Unión, se amplió a La Victoria, La Cumbre, Obando, Restrepo, Riofrío, Toro, Vijes y Zarzal.

 Son en total 10 de los 33 municipios que opera Acuavalle, “en donde la cantidad de agua que está llegando a las plantas es insuficiente para atender la demanda en esas localidades vallecaucanas, tal como explica el  gerente de esa entidad,  Humberto Swann.

La situación más crítica, enfatizó, se presenta en el municipio de La Cumbre, donde la restricción en el servicio se aplica durante al menos 16 horas diarias. En municipios como Vijes, La Victoria, La Unión y Ansermanuevo, la disponibilidad del líquido se restringe en promedio de 10 horas diarias, mientras que en Restrepo, Riofrío, La Unión y Zarzal, entre 6 y 8 horas diarias. En Toro, los cortes de agua programados se realizan entre las 4:00 p.m. y las 8:00 p.m.

Cada vez que se incrementan los grados de la temperatura se prende de inmediato el riesgo de los incendios forestales. 

Solo en diciembre, según registros de los Bomberos,  se registraron 56 conflagraciones rurales. Y al término de este año, unas 500 hectáreas fueron arrasadas. 

Hay otra cifra alarmante: los organismos de socorro atendieron en 2015 un promedio de ocho incendios forestales diarios. Entre el 1 de enero y el 7 de septiembre se reportaron 865 incendios, 667 de ellos en la zona urbana y 198 en la zona rural.

El teniente Roberto Duque, comandante de Bomberos de Cali, reiteró el llamado de alerta a la comunidad ante el recrudecimiento del Fenómeno del Niño. “El panorama no mejorará en los próximos dos meses”, dice, “a juzgar por los pronósticos climáticos entregados por el Ideam”.

Debido a esta situación, el Ministerio de Ambiente declaró la alerta roja en todo el país, en donde 20 departamentos se han visto afectados por incendios forestales.

Tal como explica el ambientalista de la Universidad del Valle, Roberto Medina, “un incendio forestal descontrolado puede arrasar todo a su paso, propagándose a gran distancia, incluso sobrepasando ríos y carreteras”.

Y hace énfasis en el mismo llamado que lanzan los expertos en medio ambiente en estas épocas de sequía: “evitar los incendios que son causados por la negligencia de las personas”. 

Es que los incendios que se presentan de manera natural suelen ser muy pocos, “y curiosamente pueden tener consecuencias positivas para los ecosistemas. Los incendios limpian la materia muerta o en descomposición, lo que permite que crezcan nuevas plantas. Es una forma de regeneración. De hecho, algunas plantas necesitan un incendio para germinar y crecer”.

Otro beneficio, explica, es el “mantenimiento del equilibrio del ecosistema al eliminar insectos nocivos y plantas enfermas”. No ocurre lo mismo —agrega— cuando se trata de incendios causados por el hombre pues  acaban con la capa forestal, el bosque de regulación y las fuentes hídricas.

Cali, pues, está advertida. Los estragos más agudos del Fenómeno del Niño apenas empiezan.

71% menos de lluvias ha registrado el Valle.865 incendios forestales hubo  en Cali este año.38 grados será la sensación térmica que vivirá Cali.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad