Cali tendrá que hacerle andenes a la Avenida Cañasgordas

Septiembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País
Cali tendrá que hacerle andenes a la Avenida Cañasgordas

Trabajadores, estudiantes y menores de edad forman parte de la población que llega a la comuna 22 en transporte público y al caminar desde la Avenida Cañasgordas, queda expuesta al peligro al tener que transitar entre los carros.

La sentencia de primera instancia ordena al Municipio construir en el término de un año los andenes en la zona afectada, que es más o menos desde la entrada al Colegio Bennet hasta la Universidad Icesi.

Ver a diario cómo los peatones quedan arrinconados por los vehículos sobre la berma de la Avenida Cañasgordas llevó a un grupo de estudiantes de Derecho Público de la Universidad Javeriana a desarrollar una iniciativa para defender el espacio público y exigir la construcción de andenes para los transeúntes.

Iniciativa que tuvo su primera luz verde el pasado 24 de agosto, cuando una jueza falló a favor de este grupo jurídico, denominado Polites, dirigido por el profesor Carlos Andrés Echeverry, al reconocer que en ese sector se vulneran los derechos colectivos, como es el goce del espacio público y la defensa del patrimonio público. El grupo fue notificado el pasado 4 de septiembre.

En consecuencia, la sentencia de primera instancia ordena al Municipio de Cali construir en el término de un año los andenes en la zona afectada, que comprende entre las carreras 118 hasta la 122, que es más o menos desde la entrada al Colegio Bennet hasta la Universidad Icesi.

El proceso

Desde 2014, los miembros de Polites, Estefanía Noguera, Víctor Rivera, Joseph Pobitschka, Valeria Caré, Sebastián Vargas y Hernán Soto, escribieron al Municipio de Cali advirtiendo los riesgos de la falta de andenes en la Avenida Cañasgordas y preguntando sobre las acciones administrativas encaminadas a dar solución a esta problemática, detectada no solo por la Universidad Javeriana, sino por la Universidad de San Buenaventura y por la Icesi, dijo Echeverry, profesor de Derecho de la Universidad Javeriana y director de la investigación sobre derecho público. 

“El Municipio respondió que tienen identificado el problema, pero no definió unas medidas claras para corregirlo”, dijo el investigador jurídico.

En consecuencia, Polites interpuso una acción popular a principios de 2015 ante el Tribunal Contencioso Administrativo del Valle, el Juzgado 12 Administrativo Oral de Cali.

“La jueza hizo un recorrido por la Avenida Cañasgordas y constató que un buen número de personas que se moviliza en transporte público al sector debe desplazarse por la berma de la vía, exponiendo su integridad personal, pues debe caminar por la calzada, compitiendo con los autos, buses, motos y otros vehículos”, recordó Valeria Caré, estudiante de octavo semestre de derecho y una de las accionantes.

Valeria dice haber sido testigo de accidentes en los que motos y carros atropellan a peatones, poniendo en riesgo su integridad física por la falta de espacio público peatonal en este sector de la Avenida Cañasgordas, por donde ella transita a diario.  

De hecho, la acción popular tuvo como soporte fotografías de personas y hasta de menores de edad caminando por las bermas. “Los peatones son los más perjudicados porque tienen que caminar con los buses, taxis, vehículos particulares, busetas escolares, motos y bicicletas que circulan y estacionan allí”, anotó. La población afectada son estudiantes de universidades, de colegios y adultos que laboran en el sector prestando sus servicios en centros educativos, negocios del  sector comercial y de servicios o casas de familia.    

Para Valeria, lo más importante es que el fallo, además de garantizar el derecho al espacio público, garantiza el derecho a la vida. “Con la acción popular buscamos proteger ese derecho colectivo al espacio público y al mismo tiempo, estaríamos protegiendo nuestro derecho fundamental a la vida”, especificó.

La normatividad

El Municipio debe observar el decreto  1398 de 1995, apuntó el docente  Carlos Andrés Echeverry, que establece la forma de negociación de predios para poder hacer infraestructura pública como los andenes. “Además,  la juez ordena que se  respete el debido proceso a los propietarios  al entrar a negociar esas franjas de terreno para construir esas vías peatonales”, dijo.Cuando se solicita una licencia de  construcción, el constructor tiene unas cargas, entre ellas, la cesión de área para espacio público. Si el propietario las incumple, la Ley 810 de 2003, de orden nacional, establece sanciones, primero por requerimiento y luego por proceso administrativo por incumplimiento de obligaciones urbanísticas al propietario.

La solución

El Departamento Jurídico de la Alcaldía, la Secretaría de Infraestructura y la Dirección de Planeación del Municipio declararon a El País no haber sido notificados del fallo.

León Darío Espinosa, director de Planeación Municipal, ratificó  “no conocer el fallo ni los términos del mismo”.

El funcionario explicó que la Avenida Cañasgordas era una vía de salida hacia el municipio vecino (Jamundí) y en años anteriores el desarrollo se realizaba predio por predio, según la normatividad vigente en su momento.

Con la normativa actual, la construcción de la berma y construcción de andenes están dentro de las exigencias que se realizan cuando se producen desarrollos sobre esa vía. “Prueba de ello son las edificaciones recientes de conjuntos residenciales sobre el costado oriental, las cuales tienen que dejar -así lo vienen haciendo-,  el área correspondiente a las vías peatonales y andenes de la avenida”, afirmó Espinosa, admitiendo que no sucedió  así con las construcciones más antiguas.

Aunque los accionantes ni el profesor Echeverry han recibido comunicación alguna de las dependencias oficiales involucradas, el docente supone  que el Municipio apelará el fallo en segunda instancia, alegando que no es responsable de la construcción de andenes porque son predios que llevan más de 40 o 50 años en manos de particulares  y que si nunca se les requirió espacio para ese fin, no puede entrar a violentar el derecho de propiedad privada.

Sin embargo, el mismo docente aclaró que, “como bien anota el juez, los derechos colectivos son constitucionales y tienen prevalencia sobre los privados”. En ese caso, el Municipio debe garantizar la adecuación o ver cómo poner en cintura a esos propietarios para que la propiedad privada cumpla con el principio constitucional de la función social en la sociedad, acotó.

Valeria insiste en que es una obligación del Municipio construir los andenes y en el caso de que haya omisión por parte de los particulares, debería obligarlos a  que los construyan “porque están violando el derecho colectivo al espacio público y el derecho a la integridad física y a la vida de los peatones”.

Ante este planteamiento, Espinosa opinó que no sería obligación cederlos actualmente, por cuanto se entendería si en su momento la normatividad se los exigía o no. “Si al expedir la licencia de construcción, la norma no exigía ceder el espacio para los andenes, el Municipio tendría que comprar ese suelo para poder acceder a él”, comentó.

En este caso puntual, dijo, habría que revisar el corredor de la Avenida Cañasgordas, ver qué tipo de propiedades son, cuáles han tenido dentro de sus obligaciones ceder los andenes, cuáles han cumplido y cuáles no.

“Si existe alguna que no haya cumplido con esa norma, el Municipio procederá a aplicar los instrumentos de control y de sanción correspondiente para acceder a esa franja. Y en los que no exista la cesión correspondiente y no sea obligación del propietario, el Municipio tendría que empezar a hacer la gestión para la adquisición de esa zona”, puntualizó el director de Planeación.

Víctor Andrés Rivera, próximo a graduarse en derecho de la Universidad Javeriana y miembro de Polites, aseveró que Pance pasó de área rural a zona urbana, pero que al  cambiar el uso del suelo, cambia la normatividad y por lo tanto, la administración municipal debió haber exigido el espacio público a cada propietario cuando hubo el desarrollo en el área. “Entonces ahora, el Municipio ya no puede argumentar que por su propia negligencia ya no va a construir los andenes”, concluyó Rivera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad