Teléfonos públicos, cada vez menos utilizados por los caleños

Junio 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
María Camila Cardona | Especial para El País
Teléfonos públicos, cada vez menos utilizados por los caleños

Los daños más frecuentes que presentan los teléfonos son: robos de bocinas y cables, cabinas quebradas o rayadas y objetos en el interior de los equipos.

Durante más de 90 años estos dispositivos han acortado distancias entre los habitantes.

Actualmente en Cali, Yumbo, Jamundí y el Aeropuerto hay instalados 866 teléfonos públicos pertenecientes a Emcali, 344 menos que en el año 2012, en el que había en funcionamiento 1210.  Poco a poco son menos los usuarios de este tipo de equipamento público, el cual, si está en una zona de alto uso, como el centro, puede recoger $200.000 al mes, pero si está en una zona poco concurrida solo alcanza los $20.000. Según Robert Caicedo, técnico  de la gerencia de Telecomunicaciones de  Emcali, si se  miran las cifras actuales “se puede pensar que el negocio apenas se sostiene con lo que ingresa, pero hay que tener en cuenta que la empresa presta un servicio social y  no se basa solo en los números”.  De acuerdo con el funcionario, una de las  razones lógicas de la caída en el uso de los teléfonos públicos es que “hoy el medio principal de comunicación es el celular y también es  cierto que el   surgimiento de los llamados ‘minuteros’ nos ha afectado”. Ante esto, la  empresa ha ido modificando su oferta con este servicio: “ahora se proyecta la idea de que  es  oportuno  cuando te quedas sin batería o para aquellas  personas que no tienen opción de pagar un  plan mensual. Es ahí donde la gente necesita opciones alternativas y nosotros entramos a cubrir esas necesidades”, asevera Caicedo. Registros de Emcali  muestran que del total  de los teléfonos públicos, el 30%   se encuentra instalado sobre las vías públicas y el  70%  está   en zonas cubiertas, como el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, la terminal de transportes,  hospitales,  clínicas, colegios, universidades, hoteles,  empresas, entre otros. Esto porque en actos de vandalismo ha resultado dañado el 30 % de los teléfonos que están en espacios públicos abiertos y sin vigilancia, lo que hizo que las empresas municipales cambiara la localización de muchos de estos equipos.  Hoy en día los sitios con menor cobertura  son la Comuna 20 y el oriente de la ciudad.  

Durante más de noventa años los siete modelos diferentes de teléfonos públicos,  que se encuentran en  la bodega de Emcali, formaron parte de la historia de Cali.
Por Emcali pasaron diferentes marcas de teléfonos  como: los Gec, los Bell, Plessey, los Fuga D2, los Monetel y los actuales Celsa; estos últimos pertenecen a una empresa nacional.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad