Taxistas protestan encadenados por vehículos confiscados

Marzo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
elpais.com.co

Jhonny Rangel, vocero de los motoristas, explicó que 240 vehículos fueron decomisados durante una operación realizada por el Ejército (con apoyo del CTI) y fueron llevados al Batallón Pichincha.

Con las manos encadenadas, cerca de quince taxistas piden al Gobierno Nacional la devolución de más de 240 taxis que hace cuatro años fueron confiscados durante una operación en contra del extinto narcotraficante Wílber Alirio Varela, alias Jabón, quien fuera jefe del Cartel del Norte del Valle. Estos vehículos de servicio público le fueron quitados en febrero del 2007 a la Cooperativa Condutaxi, una empresa fachada de Delio Acosta Serna, conocido como 'El Rey de los Ticos', quien era lugarteniente de 'Jabón' y que fue asesinado el 18 de octubre de 2006 en Cali. Desde entonces esos automotores han sido administrados por la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE, pero hoy los taxistas caleños cuestionan el manejo dado por el Estado. Jhonny Rangel, vocero de los motoristas, recordó que los vehículos fueron decomisados durante una operación realizada por el Ejército (con apoyo del CTI) y fueron llevados al Batallón Pichincha. "En ese momento en la Dirección Nacional de Estupefacientes estaba Carlos Albornoz y él le dio beneficios a los conductores si querían quedarse con los carros, pero después de eso han venido varios depositarios que no tienen nada que ver con el gremio". "El parque automotor de los taxistas está estancado y personas de otras partes han desplazado al taxista caleño. Las personas que aquí están protestando exigen la devolución de los vehículos", añadió Rangel. La protesta se lleva a cabo en un inmueble en la Carrera 5 con Calle 34. Antecedentes de la incautaciónEn la madrugada del 9 de febrero de 2007 cerca 320 uniformados del Ejército, adscritos al Batallón de Policía Militar No. 3, apoyaron a 50 investigadores del CTI, quienes inmovilizaron los vehículos en 36 retenes montados en diferentes puntos, tras la activación de un 'Plan Candado' o cierre de las salidas de Cali. De acuerdo con las investigaciones, los taxis figuraban a nombre de Acosta Serna, quien los puso a nombre de siete familiares y otros conocidos para despistar a las autoridades. Cada persona manejaba entre 10 y 40 carros. De esta manera Serna lavaba una millonaria suma del narcotráfico. Acosta comenzó como testaferro del extinto Iván Urdinola Grajales y poco a poco fue comprando los taxis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad