Tangoterapia: un baile con la vida

Tangoterapia: un baile con la vida

Noviembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

A través del tango se pueden tratar enfermedades. Provee beneficios a nivel físico, emocional y mental.

La práctica del tango, además de lúdica, es terapeútica. Aparte de los beneficios a nivel físico que ofrece, es una danza a favor de la salud emocional y mental. Ayuda a liberar miedos y descubrir conflictos, así como a tratar enfermedades de diferente índole.Por eso, se dice que el tango es como una metáfora de la vida. Sobre esta base se está aplicando hoy la tangoterapia, que busca a través del contacto con el otro alcanzar el bienestar integral. No se enfoca entonces en aprender unos pasos o movimientos, sino en tener consciencia de lo que se hace con el cuerpo y en ‘escuchar’ al otro, en una permanente exploración que conduce al dominio de las emociones y a la sanación.Su acción terapéutica reside básicamente en la intensidad y la profundidad de las emociones que despierta cuando se escuchan sus notas y se baila. Ya se está aplicando en países como Japón, Alemania, Estados Unidos. Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y México, entre otros.Beneficios que se funden en el abrazo milonguero.Los beneficiosFavorece el autoconocimiento. Ayuda a descubrirse a sí mismo, aumentando la autoestima y la confianza en las propias capacidades. Promueve la integración mente y cuerpo. Porque implica concentrarse en un diálogo corporal. Es un canalizador de los sentimientos. Cada movimiento y puesta en escena refleja el estado de ánimo y la psiquis, significados a través de la actitud, la calidad del movimiento y los gestos. Pone al practicante en contacto con sus dificultades o conflictos, pues devela quién es y cómo interactúa con la pareja y el grupo. Permite liberarse de antiguos miedos, prejuicios y tensiones, para estar más cerca de las emociones auténticas. Mejora las relaciones interpersonales. De hecho, implica construir un vínculo con alguien que no se conoce y aprender a registrar los mensajes corporales, por lo que se hace necesario confiar en el otro y ser tolerante. El abrazo cerrado propone una relación íntima y respetuosa, en la que se conjugan las miradas y el roce de la piel, favoreciendo la sensibilidad. Propicia la empatía. En especial cuando los bailarines cambian de rol, lleva a que el hombre se ponga en el lugar de la mujer y viceversa. Este intercambio hace que se utilicen los dos hemisferios cerebrales: uno para guiar (masculino) y otro para dejarse llevar (femenino), lo que se aplica a la vida diaria.Para la saludEjercita la improvisación y estimula la creatividad, porque propone situaciones que hay que resolver de inmediato. Como no hay una coreografía preestablecida, obliga a entenderse corporalmente con el otro. Esto es útil para trabajar trastornos de ansiedad, ya que el paciente debe tolerar el hecho de no saber qué viene y aprender a esperar.En los pacientes con Parkinson es sumamente útil porque mejora el equilibrio.Como el tango se basa en caminar de un lado a otro, tiene efectos positivos sobre las personas con problemas cardiovasculares, en quienes las caminatas son muy recomendadas. En cada pieza de tango se pueden caminar unos cien metros.En pacientes con depresión favorece la socialización y le da un nuevo sentido a sus vidas.Estimula la concentración y la memoria, en beneficio de pacientes con Alzheimer.Ayuda a pacientes con síndrome de Down, depresión, trastorno de pánico, estrés postraumático, cáncer, diabetes y colesterol alto, entre otras enfermedades.A nivel físicoMejora la postura. Favorece la coordinación y el equilibrio. Estimula la consciencia corporal. Se adquiere el poder de mover el cuerpo en un espacio, con pleno dominio de lo que se hace y de cómo se hace. Libera endorfinas que generan sensación de bienestar. Ayuda a oxigenar la sangre. Elonga y fortalece los músculos.Cuánto se necesita Se recomienda practicarlo a diario, durante una o dos horas, sin olvidar los 20 minutos de calentamiento. Los resultados varían de una persona a otra, por lo que no se puede predecir en cuánto tiempo se perciben cambios.Fuentes: Leyda Santa Riascos, académica en Cali de la Academia Nacional de Tango, de Argentina y Edwin Chica, director de Tango Vivo & Salsa Viva.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad