Suspenden polémica construcción al sur de Cali por falta de licencias

Noviembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País

Ordenamiento Urbanístico paró la construcción del condominio Remanso de la Colina porque carece de varios permisos. Urbanizador se defiende y advierte de demandas.

Pese a que se ha construido sobre unas estructuras sólidas en hierro y concreto, el proyecto residencial Remanso de la Colina, ubicado en un exclusivo sector de Pance, en el sur Cali, es literalmente un conjunto de 'casas en el aire'.Cuando el 19 de junio del 2012 se le expidió el esquema básico SOU-6701- DAP-2012, se le advirtió a Espacio Vital Constructores, promotora de la obra, que debía tramitar una desafectación de suelo, consultar la disponibilidad de servicios públicos y solicitar permisos ambientales, entre otras, requisitos que aún no ha cumplido. Aún así, el pasado 25 de abril la Curaduría Urbana Uno le otorgó la licencia de construcción No. 760011140204.El resultado es que cinco meses después de iniciada la construcción, y cuando seis de las once torres ya han avanzado, la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico de Cali ordenó suspender la obra.La razón, según la entidad, las torres fueron desplazadas unos metros y sobre el terreno hay unas vías que fueron cedidas años atrás al Municipio, en las que las torres C y J, en construcción, están ocupando espacio público.“Recibimos una demanda ciudadana y al verificar encontramos inconsistencias con respecto a la licencia y ordenamos, por prevención, suspender la obra hasta que se aclare la situación e iniciamos una investigación administrativa respetando, obviamente, el debido proceso”, dijo María Virginia Borrero, subdirectora de Ordenamiento Urbanístico de Cali.El ingeniero Paulo Aldana, representante legal de Espacio Vital Constructores, aseguró que la suspensión de la obra se concertó con Planeación hasta que surta un trámite y solucione el inconveniente que le generó el hecho de que el Municipio le cambiara el esquema básico.“No es cierto que haya una violación del espacio público porque el cambio al esquema básico lo hizo el Municipio porque necesita tener una vía de acceso a Pance, la avenida Circunvalación, y ese cambio nos modificó el diseño. Somos respetuosos de las autoridades gubernamentales y paramos la obra mientras se hace el trámite”, señaló el representante de la constructora, aunque el pasado viernes sus trabajadores continuaban con la obras.Según Aldana, “el Municipio ha actuado con celeridad; sin sentarse a pensar que puede estar cometiendo un error gravísimo con un constructor que más adelante puede demandar por los perjuicios causados”. Pero residentes en la Comuna 22, que destacaron que la autoridad urbanística actué con apego a la ley, han pedido que se revise la licencia porque autoriza levantar tres pisos y, según los denunciantes, con semisótano y terraza, ya van en cinco.El enredo ambientalPero los inconvenientes del proyecto no acaban ahí. El predio sobre el cual se levanta Remanso de la Colina tiene parte en zona urbana y parte en zona rural de Cali y eso obliga a tramitar no uno, sino dos permisos ante las autoridades ambientales.Pero al elevar las consultas ante el Dagma y la CVC, ambos organismos aseguraron que nunca han recibido una solicitud de permiso para la construcción de un proyecto en la zona.“Hasta la fecha, ante esta corporación no se ha efectuado solicitud alguna de trámite de permisos ambientales para la ejecución del proyecto citado en lo que corresponde a nuestra jurisdicción”, respondió a un derecho de petición el director territorial de la Regional Suroccidente de la CVC, Didier Orlando Upegui.En otra respuesta a una inquietud de los habitantes de la Comuna 22, el mismo funcionario asegura que ya personal de la CVC adelanta actuaciones sancionatorias de tipo administrativo por tala de bosques e intervención de dos cauces denominados Guali y Cañasgordas por parte de la constructora y que no existe un proceso de concertación entre la CVC y el Municipio para incorporar áreas de régimen diferido al suelo de expansión urbana.Las áreas de régimen diferido son zonas que demandan estudios de microzonificación sísmica, riesgos de inundación y disposición de servicios públicos antes de ser declaradas aptas para la expansión urbana.Sumado a esto, el Dagma aseguró mediante el oficio 2014413300191491, firmado por Senobia Hidalgo, directora encargada, que el pasado 12 de septiembre también “realizó la suspensión de la torre A del proyecto Remanso de la Colina ya que se evidenció en una visita de control que la Constructora” desvió una acequia sin autorización.Al respecto, y ante la inquietud sobre cuáles fueron los documentos del Dagma con los que la Curaduría Urbana Uno de Cali expidió la licencia, el ingeniero constructor Paulo Aldana indicó que sí se han solicitado los permisos “y tengo todas las radicaciones, lo que pasa es que las entidades como el Dagma carecen de personal, y eso lo sabemos todos los constructores, y por ende los procesos son demasiado lentos; pero hemos radicado un estudio que tienen ellos en revisión”. “Simplemente lo que hemos hecho es llevar de forma paralela la obra y el trámite de los permisos del Dagma y la CVC sin afectar el tema del medio ambiente ni perjudicar la obra tampoco; hemos sido muy respetuosos en ese sentido”, dijo el ingeniero Aldana.“Yo considero que este es un problema de conceptos porque todo el predio es urbanizable, y buena parte ya está urbanizado, porque se ejecutaron todas las obras urbanísticas y, por ley, se puede uno acoger a un artículo del Decreto 1469 que dice que si se han efectuado las obras urbanísticas, puedes acogerte a normas con las que se expidieron licencias porque son zonas homogéneas”, aseguró Aldana.¿Qué pasó con el plano?Conoció además El País que existen serias dudas con respecto al plano con el cual el subdirector del POT, Francisco Javier Bonilla Hurtado, avaló el 12 de marzo de este año, mediante el registro número 2014413220018081, la realización de este proyecto urbanístico.Al parecer, se habría presentado una modificación en el documento porque el plano no correspondería al que aprobó la Subdirección del POT.Sobre este tema en particular, el ingeniero Aldana indicó que hay una equivocación porque el plano jamás ha sido modificado. “Incluso ya el Municipio lo reconoció porque cuando nos reunimos con el subdirector del POT se le llevaron al ingeniero Bonilla varios planos y el concepto que él nos entregó fue el mismo que llevamos a la Curaduría para tramitar la licencia”.El País abordó en su oficina a Francisco Javier Bonilla, subdirector del POT, para preguntarle si le cambiaron el plano o si fue él quien lo aprobó en la forma en que está, pero se negó a hablar con el argumento de estar “demasiado ocupado”.“Hay una presunta variación en lo que salió aprobado de la Subdirección del POT, pero no podemos ser temerarios. Estamos investigando y actuando como corresponde y debemos ser muy prudentes porque una actuación sin las pruebas suficientes se nos puede devolver y con unos perjuicios muy grandes”, dijo la Subdirectora de Ordenamiento Urbanístico.Uno de los abogados que investiga, explicó que están en la evaluación del caso porque es un asunto que involucra al constructor y a la Curaduría y que “se puede salir de nuestra esfera y pasar a la jurisdicción administrativa y ellos determinarían si existen en este caso una causal de nulidad”.Curador no respondePese a que los documentos que están pendientes para continuar con el proyecto Remanso de la Colina debieron ser exigidos por la Curaduría Urbana Uno al momento de expedir la licencia y que la vigilancia en la obra es también parte de sus funciones, los responsables de esa oficina no se refirieron al caso.Ante los insistentes llamados a ese despacho, que cumple una función pública, una empleada aseguró que no se van a referir al tema porque desconocen los hechos y no han sido notificados de irregularidad alguna en la obra.Cosa que no es cierta porque la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico envió un documento detallando lo que se encontró y lo que motivó la suspensión de la construcción.El mismo constructor le dijo a El País que “la solicitud de ajuste del proyecto ya fue presentada ante la Curaduría Urbana Uno y ya está en trámite para reiniciar la obra completa”.Crónica de un intento fallido por tergiversar este informeEste viernes a las 7:00 de la noche, mientras se escribía el informe sobre el proyecto urbanístico en el sector de Pance, al correo de la Unidad Investigativa llegó un mensaje que tenía como emisario una persona de nombre Oswaldo Cifuentes y cuyo asunto rezaba: “Para su información en el caso que investiga”.Minutos después entró la llamada de una mujer, que mientras en el fondo trataba de consolar el llanto de un niño, buscaba cerciorarse de que la Unidad Investigativa hubiera recibido el citado correo y reiteró que era muy importante que lo leyera porque era la última decisión que había tomado Ordenamiento Urbanístico.El archivo adjunto era una carta que supuestamente Planeación Municipal envía al ingeniero Paulo Aldana, representante de la constructora, en la que lo autoriza a continuar con las obras del Remanso de la Colina, “exceptuando las torres C y J”, tal como el constructor lo había solicitado y estaba firmada por la subdirectora de Ordenamiento Urbanístico, María Virginia Borrero.Ante la manera informal como se recibió la carta, la Unidad Investigativa se comunicó con la doctora Borrero para corroborar la veracidad del documento, que resultó ser una filtración falsa.Tras reiterar que las obras en el proyecto Remanso de la Colina continúan suspendidas, la funcionaria explicó que días atrás se preparó una respuesta en el sentido de habilitar parcialmente la obra, pero la decisión final fue esperar a que la Curaduría asumiera su rol y por eso se rechazó el pedido de reinicio parcial.Sin embargo alguien en su oficina, se investiga quién, sustrajo ese borrador y la envió a El País con el claro propósito de tergiversar la información contenida en este informe, con lo que sienta aún más dudas sobre lo que hay detrás de este proyecto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad