"Sugerir que Emcali puede ser liquidada es una afrenta": alcalde Guerrero

Junio 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre | Editora de Cali

Alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero.

Rodrigo Guerrero, alcalde de Cali, habló sobre la polémica carta de renuncia de Germán Marín Zafra a la gerencia (e) de Emcali. “Siembra cizaña y es injusta”.

Una carta de renuncia, escrita por quién gerenció Emcali durante los dos últimos meses, desató toda una tormenta entorno a la empresa. 

En la comunicación en la que anuncio su dimisión, Germán Marín Zafra cuestionó decisiones sobre la terminación del contrato con Megaproyectos y hasta dijo que la compañía podría enfrentar una intervención con fines liquidatorios. El temporal produjo incluso la repentina visita de la Superintendencia de Servicios Públicos. 

Cuando habla de este tema, Rodrigo Guerrero, alcalde de Cali, endurece su expresión. Se pregunta  por qué Marín Zafra jamás planteó tamaños asuntos en la Junta Directiva y califica las insinuaciones de liquidación como una afrenta, algo sin pies ni cabeza. Defiende a la empresa, asegura que en estos dos años en manos del Municipio sí ha tenido progresos. “A Emcali hay que respetarla”, sentencia. 

¿Qué lectura hace de la carta de renuncia  del ex gerente (e) de Emcali?

Para mí fue una sorpresa absoluta, sobre todo sus términos, porque he tenido siempre  un concepto alto de la profesionalidad el doctor Marín. Yo sabía que él tenía la  tesis de que el contrato de alumbrado público con William Vélez (Megaproyectos) debe continuar. Para dirimir esta polémica (porque la oficina Jurídica de la Alcaldía piensa  que el contrato sí  debe terminar), convinimos pedir un concepto al ex magistrado Mauricio Fajardo. Este concepto respaldó al Municipio y el lunes, en este mismo lugar (el despacho del Alcalde) se lo di a Marín Zafra. Le dije que me buscara razones para no seguir ese concepto, pero  que si todo daba para que   termináramos acogiendo  la tesis de Fajardo, él no era la persona más indicada para seguir siendo  gerente (e) de Emcali porque no defendería esa posición con convicción. Me dijo que entendía perfectamente. Salió de aquí en los términos más amables. 

¿Y entonces qué pasó?

En la mañana siguiente lo busqué y supe que estaba en una rueda de prensa y vi la carta, cuya forma tampoco era la de una persona con las calidades académicas de Marín. Parecía escrita por otro. 

¿En algún momento él le expresó las preocupaciones que pone de manifiesto en esa carta?

Debió expresarlas en junta. 

El florero de Llorente fue el contrato con Megaproyectos. ¿Qué pasará entonces con esto?

Estamos convencidos de que nos asiste derecho (a terminar el contrato el 2 de julio y no el 31 de diciembre del 2017), algo parecido a lo que pasó con Sicali, pero estamos enfrentados a otro concepto jurídico. Y si nos vamos a un pleito eso se puede demorar dos o tres años, de golpe le va a tocar defenderlo a una administración que no es amiga nuestra o que  no lo va a defender con el mismo interés y en el primer descuido aparecemos nosotros responsables. Entonces veníamos desde hace un mes buscando un arreglo con don William Vélez para ver si se pudiera extender hasta diciembre 30, cómo  se haría de manera que  mejore las condiciones para la ciudad. Lo que estamos haciendo ahora es  redefinir los términos del  otrosí (que extiende la duración del contrato) para  ponerle, por ejemplo, una interventoría más idónea.

Si tienen la seguridad jurídica de que los asiste la razón ¿por qué negociar con ellos y no dar por terminado el contrato?

Una de las condiciones que tenemos para esa seguridad es que ellos no han cumplido y eso se puede discutir porque, por ejemplo, el contrato decía que ellos iban a iluminar una avenida por donde pasaría el MÍO, esa avenida no se iluminó porque el MÍO pasó por otro lado, entonces dicen que les cambiaron el objeto del contrato. También argumentan que si ellos estaban incumpliendo, el Municipio debió decirles y que no se les dijo. 

Entonces no están tan seguros de que se pueda acabar el contrato...

Seguridad jurídica sí, pero los otros también tienen razones. Ganaríamos el pleito si estuviéramos comenzando la administración, porque tendría dos años para ganarlo, pero saliendo, uno no sabe qué viene después...

¿Por qué  se debe acabar ese contrato? 

Porque pensamos que se podría abrir una licitación pública para poner luz led en la ciudad. Don William Vélez ha dicho que lo puede hacer, perfecto, pero preséntese en una licitación, no me gustaría irme con un otrosí para decirle que él hiciera eso. 

Entonces Javier Pachón (ex director Jurídico de la Alcaldía y Secretario General del Municipio) llega a la gerencia (e) para resolver ese tema...

Lo puede hacer Pachón, lo había podido hacer Marín, lo que pasa es que él se desesperó y hubo un enfrentamiento personal entre ellos, celos profesionales,  egos profesionales...

La Procuraduría Provincial de Cali  abriría investigación de oficio sobre lo que dijo Marín Zafra  en la carta...

Creo que eso es muy bueno.

El ex gerente (e) también dice que tomó decisiones administrativas que a usted no le gustaron...

Eso es verdad. Le dije: usted está encargado y cuando se está encargado no está llamado a  tomar decisiones que afecten la marcha de la empresa. Su formación es demasiado jurídica, para todo mandaba un disciplinario (llamado de atención) y se lo dije en junta una vez, apreciándolo mucho, como lo apreciaba. Él sacó a un gerente de área (Gerencia Comercial, Álvaro Agudelo), lo declararon insubsistente, nunca le dijeron nada. Le dije a Marín: se ve que usted no es  administrador, uno nunca hace eso, si usted cree que la persona es mala la llama y le dice  tengo que sacarla por esto.

Justo esa condición que tiene la encargatura, que no le permite hacer ciertas cosas, se convierte en un problema para Emcali. Un gerente (e) tanto tiempo, sin poder tomar decisiones importantes...

Sí, eso puede ser un error mío, pero no se puede conseguir el gerente del perfil que uno necesita  para tenerlo hasta diciembre. He pensado esperar a ver quién gana la Alcaldía, hablar con él y decirle: pongámonos de acuerdo en el gerente y asegurémosle  cuatro años.

Usted ha dicho que no quiere atar la gerencia de Emcali a vaivenes políticos, suena contradictorio  eso de esperar a que se elija su sucesor...

El gerente es de libre nombramiento y remoción del Alcalde. Si traigo, por ejemplo, a Bill Gates y el  próximo alcalde el 25 de octubre dice que no le gusta, el 1 de enero sale Bill Gates.

Eso se hubiera podido evitar si, como lo planteó usted desde antes de que devolvieran Emcali, se tuviera el Código de Buen Gobierno, con la propuesta que usted hizo, de los periodos que se cruzaran (el del Alcalde y el Gerente)...

Sí claro. El Código de Buen Gobierno está elaborado en borrador, hemos estado pendientes de visitar Medellín y no lo hemos presentado ni aprobado por la Junta. Siempre aparecen urgencias. El borrador lo tiene el doctor Bernardo Naranjo.

¿Entonces nos cogió la tarde con el Código?

Yo creo que sí. Se puede hacer el intento de presentarlo ahora, lo veo difícil en una época electoral.

Esa carta  de Marín Zafra sembró un manto de duda sobre la situación de Emcali, hasta dice que se puede enfrentar a una nueva intervención con fines liquidatorios...

Emcali ha hecho en estos dos años progresos extraordinarios en todas las áreas. En energía las pérdidas están por debajo del promedio nacional, construyó la subestación Alférez. El problema que hay es que tiene que comprar la energía y vender.  Acueducto está haciendo un reservorio adicional y cuatro pozos profundos para evitar cortes y estamos haciendo el estudio de si se puede aprovechar el agua que se filtra del lecho del río. Lo que ha sido difícil controlar son las pérdidas. Se ha progresado mucho en las compras, en el 2013 se hicieron 19 licitaciones por $22.000 millones, en el 2014 fueron 119 por $197.000.  

 En efecto, Emcali está arrojando utilidades  ($142.000 millones-netas- ), pero la mayor parte son rendimientos, no dinero producto de su operación. El negocio de  Emcali como tal no está dejando casi plata...

Sí, eso es verdad. Valdría la pena hacer la comparación, tuvimos 13 años de intervención, apenas estamos saliendo de esa horrible noche. Pero esos rendimientos son lícitos, eso es negocio.

Desde luego, pero todo el mundo está esperando el momento en que Emcali empiece a dejarle plata al Municipio...

Tenemos el sueño de Medellín. EPM en su operación le deja muy pocos excedentes a la ciudad, la plata que le pasa es de los excedentes de la energía, EPM es dueña de Anchicayá, de Salvajina, no es por operación. 

¿Entonces a usted no le preocupa la insinuación de la liquidación?

 No solo no me preocupa sino que me indigna, primero porque la empresa está bien y segundo, el Ministerio de Hacienda en mayo dijo que Emcali estaba bien, que tiene información confiable y es sujeto de crédito. Por otro lado la calificación de crédito que hizo Fitch Ratings  la subieron. Sugerir una cosa de esas me parece una afrenta,  no tiene ni pies ni cabeza, es   sembrar cizaña. Si bien ha tenido dificultades, la empresa está bien y debe estar mejor. Emcali va a volver  a ser muy pronto la empresa que todos deseamos, pero tenemos que respetarla.

Después de este escándalo, la Superintendencia de Servicios Públicos mandó una comisión a Emcali ¿A qué vinieron?

Es posible que estén viniendo por la cuestión mediática. Con la Súper tuvimos el diferendo por las basuras.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad