Sonrisa y sabor: la clave para ganar el Mundialito del Festival de Salsa de Cali

Sonrisa y sabor: la clave para ganar el Mundialito del Festival de Salsa de Cali

Septiembre 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez | Elpais.com.co

'Chiqui Babys', el grupo infantil de la academia de salsa Pioneros del Ritmo, fue el vencedor del Mundialito de Salsa. Este domingo, en el cierre del VII Festival Mundial de Salsa, recibirán su trofeo. Salsa de menos de metro y medio.

Ganar un Mundialito de Salsa es muy fácil. Se necesita postura, sonrisa y sabor, lo demás es sólo saber bailar cha cha chá, guaguancó y son montuno.La habilidad para girar, no perder el ritmo, acelerar los pasos y mover lo hombros al compás del timbal, es algo que viene de más, codificado en el cuerpo, de los veinte niños entre los 10 y 12 años que conforman a los ‘Chiqui Babys’, campeones de la competencia infantil de la VII versión del Festival Mundial de Salsa 2012 que se desarrolló este fin de semana en la capital del Valle. Fácil, bailar salsa para ellos es muy fácil.Empieza a sonar la percusión, clave de son de dos compases de cuatro cuartos, cogidos de la mano, diez parejas de niños vestidos con telas doradas y naranjas desfilan por el escenario. Mientras tanto, una voz retumba en los bafles del sonido: “Señoras y señores, de los tetracampeones mundiales de salsa, Pioneros del Ritmo, el grupo infantil más creativo e innovador de Colombia, con ustedes, ¡los Chiqui Babys!”. Comienza el show.Dylan Zapata Agudelo tiene once, y baila con los ‘Chiqui’ desde que tenía ocho años. No mide más de 1,20 centímetros, no sabe cuál es su canción favorita de salsa y menos quien canta ‘Vaso de Colores’, la composición con la que ganaron el primer puesto. Sólo sabe que le gusta bailar, y ya.María Alejandra mide diez centímetros menos que Dylan, tampoco sabe quién es su salsero favorito y le gusta este género musical porque cuando veía a los bailarines de salsa en la televisión, soñaba con volar por los aires, como las chicas cuando son cargadas en las exigentes coreografías del mambo.Como ellos dos, otros 18 niños conforman a los ‘Chiqui Babys’, viven en barrios como Ciudad del Campo, Alfonso López, Unión de Vivienda Popular, Mariano Ramos y hasta en Salomia, al norte de Cali. Algunos necesitan diez minutos para llegar a la sede de Pioneros, unos 20 y otros hasta 40 minutos, lo hacen tres veces a la semana, muchas más veces durante los días del Mundial, pero no importa, porque bailar salsa es fácil.Pioneros del Ritmo es una de las 80 escuelas de salsa inscritas oficialmente ante la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali. Los ensayos de sus coreografías y su propuesta creativa se realizan en el segundo piso de una casa esquinera de la carrera 46 #38ª-03 del barrio República de Israel, al suroriente de la ciudad.En este espacio, de cerca de 70 metros cuadrados, mueven los pies y las caderas 450 niños, jóvenes y adultos. Allí en donde el sol golpea sin miedo los ventanales, al lado de la transitada carrera 46, al frente de un taller de motos, es donde suena una y otra vez “yo me voy pa’ Puerto Rico vendiendo vaso en colores; la islita del corazón Ramón, la islita de mis amores”.De esos 450 bailarines, la Academia Pioneros del Ritmo envió 16 grupos al Mundial de Salsa. De la tanda infantil, los ‘Chiqui Babys’ ganaron el primer puesto, ‘Revolución’ el tercero y ‘Ritmo’ el séptimo. Diego Rojas, director de la Academia, explica que Pioneros tiene de diferente ‘la jocosidad’, porque en Cali todos los grupos saben bailar muy bien, su particularidad es usar canciones conocidas, bailar con alegría.“No es fácil. El espacio que tenemos no es suficiente para la cantidad de bailarines, a veces parece que fuera a enloquecerme, pero esto es lo que me gusta hacer. Tener a los muchachos ocupados, alejados de la vagancia, que los conozcan en otros países, que los traten bien”, dice Rojas, campeón nacional y departamental de salsa.Las madres de los ‘Chiquis’ son el elemento fundamental del éxito del grupo. Ellas son quienes reúnen la plata para costear los $250.000 que vale hacer un sólo vestuario para salir a escena, porque conseguir patrocinios es difícil y todo el recurso económico que necesitan para alimentarse, movilizarse, vestirse y salir a escena, sale de las rifas, las ventas de comida, las ganas de que el proyecto salga adelante.Las madres también son los jurados. Antes de ir algún concurso, los ‘Chiquis’ se presentan ante todos los padres de familia, bailan con toda la energía que tengan sus pequeños cuerpos. Al final de la coreografía, las madres se miran unas a otras, con un dedo se señalan los brazos: “No me ericé” – dicen- “¿y vos Aura?” – contesta - “ no, yo tampoco”.Y como las mamás no se emocionaron, hay que cambiar la coreografía. Eso pasó dos horas antes de ganar el Mundialito el pasado fin de semana en el teatro al aire libre Los Cristales, los niños inventaron otro montaje, ese mismo día, antes de salir a tarima.“Realizamos muchas actividades para pagar los trajes. Ahora estamos haciendo rifas para que ellos puedan viajar a Estados Unidos a una competencia a la que los invitaron, y el esfuerzo vale mucho la pena, verlos bailar es una emoción muy fuerte”, dice Aura Yaneth, madre de una de las ‘Chiquis’.Los accidentes son otros de los obstáculos. Víctor Larrahondo, instructor de baile de los niños, cuenta que a veces los niños se caen en tarima, se lesionan los brazos y las piernas, y deben salir corriendo con ellos hacia el Hospital, por lo que deben apoyarse en sus EPS o pagar las cuentas médicas con el presupuesto de la Academia.Larrahondo explica que el grupo lleva cinco años ensayando para ganar el reconocimiento que lograron: “no sólo es bailar, es el teatro que ellos le meten a los movimientos. A nosotros los que iniciamos el grupo nos costó mucho aprenderlo, pero los niños nos hacen ver que la salsa es fácil”.Este domingo, durante el cierre de la versión VII del Festival Mundial de Salsa de Cali, ellos saldrán a la tarima de la Plaza de Toros de Cañaveralejo, bailarán y reclamarán su trofeo. “Señoras y señores, el grupo infantil más creativo e innovador de Colombia, con ustedes, ¡los Chiqui Babys!”

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad