Solución a inundaciones, una tarea que aún sigue pendiente en Cali

Solución a inundaciones, una tarea que aún sigue pendiente en Cali

Junio 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Embalses y dragado de ríos, reforestación de las cuencas y mantenimiento de canales son las alternativas para evitar que cada que llueve la ciudad colapse.

Cada que llueve Cali se inunda. Eso es lo que dice la gente al ver las calles colmatadas después de un aguacero como los caídos las dos últimas semanas. Inundaciones que padecen con más rigor los vecinos del canal de la Carrera 50, al Sur, o del barrio Brisas de los Álamos, al extremo Norte.Luis Carlos Cerón, gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, sostiene, sin embargo, que el sistema de drenaje de la ciudad (los 3300 kilómetros de redes de alcantarillado y 93 kilómetros de canales de aguas lluvias) funcionan bien en un 98%.Lo que está mal, según su criterio, son los ríos que tienen un alto nivel de sedimentación (tienen menos capacidad de transportar agua) y sus cuencas hidrográficas, que se encuentran altamente deforestadas y se deslavan ante un aguacero fuerte.“Toda el agua sucia se la echan a Emcali, pero el mantenimiento de esos ríos y la reforestación de sus cuencas no depende de la empresa”, advierte Cerón.Las cuencas, en el área rural son responsabilidad de la CVC y en la parte urbana le corresponden al Dagma. “En Emcali solo somos operadores del servicio de acueducto y alcantarillado”, dice. Lo que hace la empresa es hacerle mantenimiento a la red de alcantarillado y de canales y a 130.000 sumideros por donde drena el agua. Un trabajo que cuesta $4000 millones al año y con el que se remueven 190.000 metros cúbicos de sedimentos y basura que la gente arroja de los canales anualmente.Zonas críticasEl Canal Sur y los ríos Meléndez y Cañaveralejo son los más críticos, en los que más basura y sedimentos se depositan.El Canal de la Carrera 50, a la altura de la Calle 14, es uno de los sitios más complejos. A ese canal descarga el río Cañaveralejo, que mantiene seco, pero que cuando llueve arrastra cantidad de agua a gran velocidad porque no tiene capacidad hidráulica (es angosto y poco profundo). Este, que se ha vuelto uno de los mayores problemas de la ciudad en materia de inundaciones, requiere de tres acciones para solucionarlo: Una, reforestar la cuenca alta del río. Dos, dragar el lecho y las orillas para aumentar su capacidad hidráulica. Y, tres, recuperar el embalse construido hace 25 años para regular sus aguas en tiempo de intensas lluvias y crecientes.Óscar Libardo Campo, director de la CVC da a conocer que la ocupación por viviendas de la zona de protección del embalse ha ocasionado erosión de la parte alta de la cuenca, se ha presentado un proceso de sedimentación que ha reducido la capacidad original del embalse, situación que no ha permitido que esta obra de regulación funcione adecuadamente en épocas de invierno. “La idea es recuperar el volumen útil de retención de agua del embalse en 70.000 metros cúbicos para cumplir con las funciones de esta obra”, dice Campo.Para ello se han destinado $2400 millones de la sobretasa ambiental de Cali.Otro punto crítico está debajo del puente de Chipichape, en la Avenida 6N con 34. Las autoridades ambientales permitieron por años la explotación minera y de canteras y dejaron que esa loma fuera deforestada. Entonces cuando llueve no baja agua hacia la zona plana, sino barro y piedras, lo cual tapa los sumideros y se colmata la depresión del puente.Brisas de los Álamos, en el extremo norte, es otra parte crítica. La alta sedimentación del río Cali entre la Isla y Floralia donde desemboca al río Cauca, hace que el Cali se colmate. Y los canales que descargan en la zona quedan por debajo del nivel del río y se devuelve el agua, que anega el barrio y esa zona industrial entre Cali y Yumbo.Luis Carlos Cerón anuncia que Emcali va a construir un ‘canal express’ en Brisas de los Álamos para corregir el problema, mientras se draga el río. El dragado puede costar más de $15.000 millones.Beatriz Eugenia Orozco, directora del Dagma, indica que para afrontar estos problemas se han hecho acciones de mitigación y obras correctivas.En ese sentido, se han asignado unos ‘guardarríos’ en los principales afluentes que monitorean y dan las alertas tempranas sobre los caudales cuando hay crecientes, alta turbiedad, árboles o guaduales inestables que puedan caerse, lo mismo que escombros y residuos que se arrojan al río. De igual manera, dice Orozco, se han hecho obras, como la construcción de cuatro muros para mitigar desbordamientos en los ríos Meléndez, Cañaveralejo y Lili. Con $1500 millones de regalías se proyecta hacer una obra similar en el río Cali.En la zona de ladera se estabilizaron suelos con una inversión de $4073 millones de la sobretasa ambiental y $2400 millones más se invirtieron en mantenimiento de afluentes, para evacuar material de arrastre de los ríos Cali, Aguacatal, Cañaveralejo y Lili, agrega Orozco.Pese a todas estas inversiones, la solución al problema de inundaciones que aún presenta Cali sigue pendiente, porque además de vías colmatadas, hay vastos sectores del Sur, Oriente y Norte que se inundan cada vez que llueve.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad