Sobrepeso, el riesgo que tiene en problemas al 50% de los colombianos

Agosto 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Sobrepeso, el riesgo que tiene en problemas al 50% de los colombianos

Especialistas aconsejan no comer tanto alimento ultraprocesados, como cereales listos para consumo y las hamburguesas industriales. Son hechos de múltiples ingredientes, aditivos, conservantes, colorantes, destinados a estar mucho tiempo en estanterías.

Este problema no sólo se presenta por tener una alimentación inadecuada: Colombia es el segundo país más sedentario del mundo. Un problema de mucho peso que tiende a agravarse.

Ahora me siento feliz”. Sin peso en la conciencia, así lo expresa Jorge Hernán Ortega Patiño tras constatar que  solo 15 días después de una cirugía bariátrica ya perdió 15 kilos. Un kilo diario. Es decir, que a la vuelta de tres meses ya se habrá liberado de los 100 kilos de más con los ha cargado los últimos 25  de sus 37 años de vida. Lea también: ¿Por qué somos gordos los caleños?

Ortega Patiño recuerda que empezó a engordar a la edad de 10 años. En la casa de este bugueño hay restaurante y siempre había comida. Y él aprovechaba y comía, comía mucho. Y como en su familia siempre hubo  gorditos, dice él, parecía normal.

 En tercero bachillerato desertó del colegio y a  los 18 años, empezó a buscar trabajo, pero nunca consiguió. Llevaba hojas de vida y lo  quedaban  de llamar, pero no lo hacían.  Intentó muchas dietas, “pero volvía y me desordenaba; esto  a fuerza de pura voluntad es muy duro. Con esta cirugía uno sí  baja porque baja”, confesó  el paciente que  antes se comía un pollo entero y litro y medio de gaseosa en cada almuerzo.

No solo su vida laboral era la afectada. “Mi vida sexual era incómoda y mi salud empezó a deteriorarse”, declaró quince días después de  la cirugía que lo sacó del encierro y lo devolvió a la vida. Los dolores de  rodillas y la hinchazón en las piernas  lo molestaban  con solo ir a  la esquina de su casa;  la pierna izquierda se le abrió en tres partes,  la hipertensión y  otros problemas de salud lo llevaron a buscar ayuda con su EPS, Emssanar, que le  programó   la cirugía para 2019.

  Entonces su esposa interpuso una tutela y a los cinco días lo llamaron. Le hicieron los exámenes médicos y el pasado 26 de mayo recibió un ‘bypass’ gástrico por laparascopia.

 Cuando entró al quirófano pesaba 185 kilos. En su  primer control el 9 de junio, “cuando la gramera  marcó 170 kilos, dije: ‘ohhhh’; sentí que eso me da más moral, más motivación”, afirmó  satisfecho. Y la última semana de julio  rondaba los 159 kilos, 26 menos que antes del ‘bypass’. Ha mejorado tanto que ya le suspendieron los medicamentos de la hipertensión. 

Sin embargo,  sufrió  depresión posquirúrgica en los primeros días. “Lloraba. Es muy duro verlos a todos en la mesa,  que comen  arepa, huevo y saber que ya no voy a comer como antes”, confesó a El País. El paciente siguió  la dieta líquida de  consomé y jugos  prescritos para  los primeros cinco días después de la cirugía, luego, pequeñas porciones de galletas y queso y después la comida normal.

Pero recapacita:  camina y ya no se cansa,  las heridas de la pierna ya  empezaron a cerrar y su  presión está normal.  “Mi vida cambió totalmente. Solo  debo fortalecer mi mente y apoyarme en Dios para llegar a  los 80 kilos”, argumenta, para sus 1,73 metros de estatura.

[[nid:566410;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/08/alda19jun16n1photo02.jpg;left;{Jorge Hernán Ortega Patiño ya puede salir de la casa, al perder quince kilos en los primeros quince días después de la cirugía. Espera bajar de 185 a 80 kilos. Foto: Especial para El País}]]Jorge Hernán  será un obeso menos en el país, pero los riesgos de que Colombia ingrese a la lista de los de  mayor población obesa, va en alza. 

El  fenómeno   afecta a  más del 50 % de la población mundial, que  ya  tiene sobrepeso, y Colombia  está en el límite: el 50 % de los colombianos ya pasó su peso normal y el 18 % padece obesidad mórbida, como la de Jorge.

O como Óscar Vásquez, el palmirano de 44 años y 400 kilos, considerado el hombre más gordo de Colombia,  que solo podía movilizarse con la ayuda de los bomberos. En  dos meses y medio,  desde que le pusieron el  balón gástrico, Vásquez ha perdido 30 kilos y sigue una rigurosa dieta y terapia física, para que en noviembre le extraigan el balón y le hagan el ‘bypass’ gástrico.

“Hoy sabemos que Colombia es un país de obesidad tipo abdominal, y la  evidencia científica señala  que esta obesidad predispone a otros padecimientos letales, como  la diabetes mellitus tipo2, hipertensión arterial y síndrome metabólico, lo que nos obliga a tratar el problema desde un enfoque interdisciplinario”, advierte el médico Álvaro Espinosa, presidente de Funcobes, entidad científica que ha puesto este problema de salud pública como tema de debate en seminarios como el realizado hace poco en la Universiad Javeriana en Cali y el XII Congreso Colombiano de Obesidad,  que culminó ayer en Bogotá.

Salvador Palacio, presidente de la Fundación Gorditos de Corazón, comenta que “hemos recibido solicitudes de más de 70 habitantes del Valle del Cauca pidiendo que los ayudemos a rescatar porque no quieren morir”. Entre ellos, un niño de 12 años del corregimiento Presidente, de Buga, que pesa 130 kilos.

 Eibar Ruby Castañeda Córdoba, enfermera  coordinadora del Programa de Cirugía Bariátrica del Hospital Universitario del Valle, HUV, revela que en    dos años desde que abrieron este servicio, ya llevan 530 pacientes operados de ‘bypass’ gástrico.

Y los que faltan por operar. Eduardo Bolaños Quintero, cirujano bariátrico de dicho programa del HUV y de Ortega Patiño,  cuenta que hay 1700  pacientes del régimen subsidiado (Sisben) en lista y muchos más del régimen contributivo, a la espera de las autorizaciones para acceder a este procedimiento  que les  quite ese peso de encima.

“Este programa  les  da la oportunidad de mejorar su vida y su salud a personas de escasos recursos económicos”, explica la enfermera. En su concepto, son pacientes complejos porque la mayoría  presenta muchas patologías conexas: son  hipertensos, diabéticos, cardíacos y con un índice de masa corporal superior a 45 (el normal es 24).

Salvador Palacio padeció de obesidad mórbida, con  casi 200 kilos a cuestas. Después de soportar  el peso de otras enfermedades derivadas de esta patología, como una fuerte depresión crónica, se sometió a un ‘bypass’ gástrico  y hoy oscila entre los 72 y  74 kilos.

Feliz con su peso normal, hace diez años decidió ayudar a otras personas con igual problema. Creó la Fundación Gorditos de Corazón, en Medellín, que brinda una atención integral a quienes por sus kilos de más padecen  ‘bullying’ si es niño o joven y   rechazo social y laboral si es adulto, entre otras formas de exclusión, y a   enfermedades conexas.

Desde 2006,   han consultado 11.000 personas en la entidad, dice Salvador, quien sin ser médico, emprendió un trabajo motivacional para que estos pacientes se sometan a los tratamientos no quirúrgicos para superar su problema, dejando la cirugía como la última instancia.

Esas 11.000 personas atendidas, más de 1000 al año,  dan la medida de cómo ha crecido el problema del sobrepeso y la obesidad mórbida en Colombia. Él estima que   hay unos 2000 obesos mórbidos en el país,  posiblemente en riesgo de muerte, como los que  padecen apnea obstructiva que les impide  respirar bien.    

La obesidad afecta en  todas las  edades, pero del 18 al 20 % de obesos en América Latina,  incluida Colombia, son niños.  “Tuvimos un recién nacido  muy obeso y hubo que llevarlo a Europa para   tratarlo. Su sobrepeso se generó porque  la mamá, desde el vientre, le inculcó malos hábitos alimenticios, lo sobrealimentó y le dañó el metabolismo”, dice el activista contra la obesidad.

Las causas de la obesidad son multifactoriales, incluidos factores  socioculturales y nutricionales. Lea también: Una de cuatro personas con sobrepeso en Colombia no es consciente de su problema

Un indicador son los malos hábitos alimenticios, con comidas ricas en carbohidratos, azúcares, grasas. El  canadiense Jean Claude Moubarac, invitado al Congreso de Obesidad de Funcobes, en Bogotá, señala la influencia nociva en el organismo de los productos ultra-procesados (ver recuadro, página opuesta),  cuyo  consumo en Colombia es alto, como  en la dieta de los  latinoamericanos.

Hay factores culturales como el de premiar con la comida o   estrategias de mercadeo de ‘pague menos y coma más’ (Por la compra de uno, lleve dos), comenta Salvador, por lo que considera urgente y necesario brindar mayor y mejor educación frente a los hábitos alimenticios. 

Funcobes enfatiza que  la sociedad colombiana es muy dada al sedentarismo, otro generador de sobrepeso. Ulf Ekelund, investigador de  la Escuela de Ciencias del Deporte, Oslo, Noruega, invitado al congreso,   sostiene  que  “estar sentado hace que la gente adquiera grasa y muera prematuramente. La inactividad física  tiene riesgos comparables con el hábito de fumar”.  El experto presentó un estudio mundial que ubica el sedentarismo como el  cuarto factor  de muerte.

Hernán Yupanqui, director científico de Funcobes, anota que se  cree que la incidencia del metabolismo como causa de la obesidad es solo del 10 a 20 %. El resto de los obesos lo son más por los malos hábitos de vida y por el estrés en nuestro país. 

“En Colombia tenemos muchos problemas y ese estrés tiene  un efecto: aumenta el apetito. Los problemas en la casa, en el colegio, en el trabajo, todo eso hace que aumente el apetito, unido a los hábitos inadecuados como lo alimentario y lo sedentario”, concluye Yupanqui.

Salvador concluye que a la gente se le debe enseñar a autodiagnosticarse, sabiendo qué tan bien comen, si mastican correctamente  o no, si le falta la respiración apenas hace esfuerzo y hasta a sacar el índice de masa corporal,  para saber si necesita atención. Y no llegar a extremos como el de Jorge Hernán.

[[nid:566411;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/antes-despues-obesidad.jpg;full;{Así era Claudia Prieto ante de la cirugía bariátrica. Pesaba 104 kilos. Ahora pesa 74 kilos y recuperó su salud. Foto: Especial para El País}]]

Perfil del obeso Aunque en Colombia hay obesos de todos los estratos socioeconómicos,  es más prevalente en los estratos 1 y 2 porque tienen menos acceso a los alimentos proteícos y más a los de mayor contenido calórico. Por razones hormonales, afecta más a  mujeres que a hombres.  En Colombia, el 52,9 % de las personas con sobrepeso son de sexo femenino y el 46 % son de sexo masculino, pero lo más grave es que el 25,9 % son niños y adolescentes Origen del BypassEl bypass gástrico surgió como cirugía antirreflujo, pero cuando los especialistas vieron que el paciente perdía peso, se comenzó a practicar en personas obesas para reducir peso. Es mínimamente invasiva por ser laparascópica, dura solo una hora y se puede revertir, si el paciente no lo tolera o lo desea. Ley contra la obesidadCon la Ley 1455 de 2009, se definen la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a ésta, como una prioridad de salud pública y se adoptan medidas para su control, atención y prevención. Es cuando Colombia entiende la necesidad de tener hábitos saludables y de prevenir.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad