Sin Angelino Garzón como candidato, las cartas para Alcaldía vuelven a repartirse

Sin Angelino Garzón como candidato, las cartas para Alcaldía vuelven a repartirse

Noviembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder
Sin Angelino Garzón como candidato, las cartas para Alcaldía vuelven a repartirse

Estos serían los candidatos a la Alcaldía de Cali para elecciones en 2015.

La inminente salida del exvicepresidente de la contienda, dicen analistas y políticos, equilibra la campaña electoral. Se espera que surjan nuevas candidaturas. Aún no hay claridad en los partidos.

Aunque políticos y analistas coinciden en que aún es temprano para arrancar una campaña hacia la Alcaldía de Cali, lo cierto es que el tema ya está sobre la mesa, con una oferta de al menos una decena de candidatos y precandidatos de diferentes matices. Pero la inminente salida de la contienda electoral del exvicepresidente Angelino Garzón, quien lidera las encuestas de intención de voto en la capital del Valle del Cauca, calentó el ambiente y de paso llevaría a reacomodar el ajedrez político.La ausencia de Angelino en el debate, aseguran observadores electorales y aspirantes a la Alcaldía, equilibraría las cargas en una campaña que sería pareja. El jueves, luego de que el Consejo Nacional Electoral, CNE, diera el veredicto de que Garzón no puede aspirar a un cargo de elección popular por un partido diferente a la U, las apuestas sobre qué podría pasar con las candidaturas no se hicieron esperar en Cali. Y mucho más después de que el propio Angelino dijera que no pedirá “canoa a la U” para que lo avale (dicen que ese partido no ha contemplado hacerlo).En algunos sectores avizoran que en esas circunstancias habría igualdad de condiciones entre los aspirantes y que se abren espacios para nuevas propuestas, dado que el exvicepresidente era la carta que podía desequilibrar la balanza. Sin embargo, otros creen que este no estará ajeno en la campaña, ya que su ‘guiño’ a un candidato puede pesar para bien o para mal en la contienda. Incluso consideran que, no estando Angelino, la baraja de candidatos se puede ampliar con nuevos nombres y van más allá al decir que hasta ‘gallos tapaos’ pueden saltar a la arena política. Rosalía Correa, coordinadora del Observatorio Cali Visible de la Universidad Javeriana, cree que al no estar Angelino Garzón queda un espacio despejado y la campaña puede ser más equilibrada y podrían postularse otros aspirantes que antes dudaban en medirse con el exvice. Sin embargo, para la politóloga dentro del actual grupo de aspirantes no hay uno que marque la diferencia. “La campaña la veo borrosa. Hay una baraja complicada de candidatos, donde cada uno tiene dificultades. A unos los conocen, a otros no. Este sería el momento para que salgan los líderes de la ciudad, pero estos no se le quieren medir a lo público”.La excongresista Yolima Espinosa, contrario a lo que cree Correa, considera que hay un abanico de donde puede salir una persona apta para dirigir la ciudad. Además, cree que la contienda electoral sería más equitativa sin Garzón. “Hay que empezar a mirar en ese grupo, aunque el año entrante pueden surgir más candidatos. Lo importante es tener en cuenta que sea una persona con experiencia en lo público y privado, que sea transparente, genere confianza, que sea incluyente y que interprete el sentir de todos los sectores”, explica Espinosa, quien cree que ahora todos, sí no se cae en el discurso de dividir la ciudad entre ricos y pobres, están en igualdad para competir.Y como dijo la candidata Luz Elena Azcárate al no estar Angelino Garzón deja de haber esa interferencia de una expectativa de una candidatura que ni siquiera era realidad. “Quedamos los que estamos y los que pueden llegar porque aún puede correr agua bajo el puente.¿Cómo está el mapa?Aunque para la campaña a la Alcaldía de Cali el propósito inicial es tener un candidato que agrupe a los partidos de la Unidad Nacional, como se hizo para llevar a Ubéimar Delgado a la Gobernación, la tarea se vislumbra difícil, porque esa unión luce resquebrajada y cada partido tiene sus propios intereses. Por ejemplo, el Liberalismo está empeñado en quedarse con la Alcaldía en el 2015, dado que la última vez que lo logró fue hace 26 años, cuando Carlos Holmes Trujillo se convirtió en el primer alcalde popular de esta ciudad. Hoy en esa colectividad hay dos precandidatos. Uno es el empresario del chance Roberto Ortiz, quien se dice recibiría el guiño de Angelino Garzón, que a su vez arrastraría a amigos del exalcalde Jorge Iván Ospina.El otro es el concejal Carlos Pinilla Malo, quien en otras campañas se ha postulado como precandidato, pero se queda allí. Aunque esta vez, con el respaldo del senador Edison Delgado, aspira a jugar como candidato.Se habla de que el exconcejal Carlos Andrés Clavijo se postularía, pero todavía ese hecho es incierto. Este podría contar con el apoyo del sector de Jorge Homero, pero este también ha sido socio político de Roberto Ortiz. El problema es que en los rojos no están del todo convencidos que puedan llegar a reconquistar la Alcaldía aunque ven a Ortiz como una opción, pero saben que tener arraigo en las clases populares, como lo tiene ‘El chontico’, no es suficiente. De ahí que liberales estén mirando a otros lados u otras opciones. En el Partido Conservador los afectos pueden terminar divididos. Allí se plantea la candidatura de Carlos José Holguín, que recibiría el aval, y que sería apoyado por el sector político del Gobernador y otros grupos conservadores. Pero a este le podría restar Santiago Castro, quien no se presentará por ese partido, pero que ha militado siempre allí. A eso se suma que Milton Castrillón cambió de tolda y se llevó a muchos militantes azules. No está claro si el exsenador Germán Villegas apoyaría a Holguín, por diferencias del pasado. Un punto que juega en contra de Carlos José Holguín, dicen observadores, es que su padre Carlos Holguín y el grupo político del Gobernador no apoyaron en la reelección al presidente Juan Manuel Santos, lo que sí hizo Santiago Castro.Ese hecho dificultaría la llegada de otros partidos de la Unidad Nacional al lado del exsecretario de Gobierno de Cali, aunque de conservarse el pacto entre Ubéimar Delgado y la exsenadora Dilian Francisca Toro para que esta, si supera sus líos judiciales, aspire a la Gobernación, no sería raro que ella apoyará esa candidatura.Por la cercanía del exministro Holguín con el expresidente Álvaro Uribe no se descarta que su hijo obtenga un espaldarazo del Centro Democrático.Santiago Castro, quien apoyó a Santos, confía en tener la bendición de este a su candidatura, pero dentro de la Unidad Nacional no todos están convencidos de darle el guiño. No obstante reconocen que el exdirector de la Aerocivil es una persona preparada, con trayectoria y experiencia. Pero a Castro, quien busca captar el voto de opinión y se inscribirá por firmas, lo ronda la sombra de Alejandro Éder, quien aseguran cercanos al Palacio de Nariño sería la carta del presidente Santos a la Alcaldía de Cali, especialmente porque el Gobierno está convencido de que la paz va a jugar un papel fundamental en las elecciones locales y regionales. Y quién mejor que Éder, que hasta hace unas semanas fue el alto Consejero para la Reconciliación para defender esa bandera. Sin embargo, analistas creen que la campaña en Cali va a estar atravesada por los temas de seguridad y movilidad, que son los dos grandes problemas de la ciudad. Además a Éder no lo conoce el grueso de la población.Otro partido que también quiere hacerse a la Alcaldía de Cali es Cambio Radical, que hoy cuenta entre sus grandes electores al representante José Luis Pérez, quien fue clave en la elección de Rodrigo Guerrero. Aunque la colectividad está dividida, ven como una buena opción la candidatura de Nicolás Orejuela, quien podría lograr el aval y de paso arrastraría voto de opinión, gremios y sectores de la Unidad Nacional. Su problema es que la mayoría de los caleños tampoco lo conocen. La aspiración de Luz Elena Azcárate, única mujer hasta ahora en campaña, a quien reconocen como bien preparada, es vista con buenos ojos en diferentes sectores, pero le pesa el pasado de su marido Mauricio Guzmán, quien salió de la Alcaldía hace dos décadas por el Proceso 8000. Ella podría sumar voto de género y de opinión y algunos sectores políticos. Ante este panorama aún incierto, se sabe que desde diferentes sectores han estado analizando la posibilidad de promover una gran alianza con un candidato de consenso, con trayectoria, que tenga buenas relaciones con políticos, gremios, empresarios, que sea conocido y aceptado entre la ciudadanía y que le genere confianza al Gobierno Nacional. En esas reuniones ha surgido el nombre del exalcalde de Cali y exgobernador del Valle Germán Villegas, quien tiene a su favor que apoyó a Santos a la reelección. Un dirigente que ha participado en esos encuentros cree que Villegas no genera resistencias y podría agrupar desde sectores políticos hasta populares. Su talón de Aquiles, dicen analistas, es que mucha gente quiere renovación y que se quemó en las elecciones al Congreso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad