Sigue polémica por cuidadores de andenes en Gran Limonar que buscan alejar a los rumberos

Sigue polémica por cuidadores de andenes en Gran Limonar que buscan alejar a los rumberos

Octubre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción Vivir Limonar
Sigue polémica por cuidadores de andenes en Gran Limonar que buscan alejar a los rumberos

Desde hace más de un año, un grupo de vecinos de Gran Limonar decidió ‘cuidar’ los andenes de su sector, como respuesta a la falta de soluciones por parte de la Secretaría de Tránsito.

Un grupo de vecinos colocó bolardos en la vía, con cintas de seguridad y anclados en tarros y cemento, para que los visitantes de los bares que hay en la zona no cuadren vehículos frente a las viviendas.

Hace un año y tres meses un grupo de vecinos del Gran Limonar decidieron trabajar como vigilantes para evitar que los rumberos de la zona rosa de la Carrera 66 les quitaran “la tranquilidad durante la noche”. Colocaron bolardos en la vía, con cintas de seguridad y anclados en tarros y cemento, buscando que los visitantes no pudieran cuadrar los vehículos frente a las viviendas del sector. Sin embargo, la medida, desde entonces, ha sido polémica entre los mismos vecinos, los dueños de los establecimientos y las autoridades. Todos manifiestan su descontento o su aprobación ante lo actuado por los ‘cuidadores de andenes’. Un vecino, que prefirió no revelar su nombre, reclamó que “este parqueo genera una incomodidad que se debe resolver con las autoridades competentes”. Otro expresó que “lo que ha generado la colocación de  los bolardos es  una solución con peores consecuencias que el problema”.A su vez, Clara González, otra residente, denunció que “lo peor es que aquí no se está tratando con gente de bien. Muchos de los que vienen a rumbear, lo hacen con armas”.Lo mismo argumentó Francisco Suárez, quien sostuvo: “La situación nos pone en desventaja a todos, pues para nadie es un secreto que acá pupula la gente armada”.Carlos Otero, por su parte, explicó que “el verdadero problema no es que los vecinos cuiden los andenes o no, la cosa es que los demás habitantes estamos atemorizados”.“A algunos poco les importa cómo se resuelva el desorden, pero a otros nos preocupan los posibles tiroteos. Los fiesteros en realidad se molestan cuando no los dejan aparcar”, prosiguió. Entre tanto, uno de los voceros del grupo indicó que la situación ya se está complicando, porque “hace unos días un hombre se llevó varios de los bolardos que teníamos y los montó en una camioneta negra”.Agregó que se están llevando a cabo reuniones con funcionarios de la Alcaldía para buscar una solución a este asunto. Por su parte, el comandante de la Estación de Policía de El Caney, capitán Efraín Prada, se comprometió a “programar una reunión con los vecinos para que pongan a las autoridades al tanto de la situación y juntos resolver este asunto”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad