Sigue lío en el Edificio Venezolano

Agosto 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Ximena Payán | Cali Norte

La Capilla Nuestra Señora de Coromoto, al interior del edificio, tiene enfrentados a los habitantes del lugar y a la Arquidiócesis de Cali.

Las diferencias entre los habitantes del Edificio Venezolano y la Arquidiócesis de Cali con respecto a la Capilla Nuestra Señora de Coromoto siguen sin resolverse.Ambas partes aseguran ser dueñas del templo, ubicado dentro de la edificación, cuya puerta fue sellada por los moradores, aduciendo problemas de inseguridad.Ante ello, hace ocho días la Arquidiócesis dejó en manos de la Policía la reapertura del mencionado acceso, lo que causó un enfrentamiento con los habitantes del Venezolano.De acuerdo con voceros de la Arquidiócesis, “esa es una entrada independiente para los feligreses. La puerta sólo se abre cuando hay eucaristía y se cierra cuando termina. Además, el vigilante está esperando que todo quede bajo orden”.Según Miryam Hurtado, de la junta administradora del edificio, eso no es cierto.“En esa entrada no hay vigilancia permanente y por allí se han entrado los ladrones. Varios vecinos fueron asaltados en los pasillos. Por otro lado, a la capilla se puede entrar por la parte principal del edificio, para garantizar la seguridad”, dijo.“La Arquidiócesis no sólo pretende quitarnos la capilla, que mide 250 metros cuadrados y que, según escritura No. 2057, es propiedad del Venezolano, sino que quiere adueñarse de 4.000 metros cuadrados”, insistió María Emilia Vélez, habitante del edificio.Según los moradores del lugar, el problema con la capilla comenzó hace cinco años, “cuando llegó el nuevo padre, quien hizo poner un letrero que dice capilla de la Arquidiócesis”.Ahora, esperan la respuesta a un derecho de petición en el que le solicitaron a la Policía que les autorice el cierre de la puerta de la discordia, debido a la inseguridad que, según ellos, genera en el Venezolano.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad