Sigue debate por propuesta de suspender la Feria de Cali

Sigue debate por propuesta de suspender la Feria de Cali

Diciembre 06, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La propuesta realizada este fin de semana por el gobernador (e) del Valle, Francisco José Lourido, de analizar la conveniencia de cancelar la próxima Feria de Cali debido a la fuerte ola invernal, calentó el debate sobre la pertinencia de realizar o no la tradicional festividad.

La controversia está al rojo. La propuesta realizada este fin de semana por el gobernador (e) del Valle, Francisco José Lourido, de analizar la conveniencia de cancelar la próxima Feria de Cali debido a la fuerte ola invernal que vive desde hacer varias semanas el departamento, calentó el debate sobre la pertinencia de realizar o no la tradicional festividad. Lourido considera que la prioridad en este momento es la atención de los damnificados del invierno, que según se estima, ya suman más de 200.000 en la región. Este fin de semana, por ejemplo, la zona de Juanchito y ocho corregimientos de Roldanillo quedaron inundados por el desborde de varios ríos. Si bien el alcalde (e) de Cali, Juan Carlos Botero, descartó la suspensión de la 53 Feria de Cali, algunos líderes gremiales y cívicos, concejales y dirigentes políticos sostienen que se debe cancelar el certamen o en su defecto mesurar los gastos o suspender algunos actos que no tienen ataduras a contratos y que no afectarían las finanzas del Municipio. Para Lourido, la actual situación que vive el departamento es un “desastre” y no puede pensarse en ferias cuando la emergencia es tan grande. “Lo que está sucediendo es gravísimo. Todos debemos cooperar”, indicó el Mandatario. Se estima que en el Valle hay 7.000 hectáreas de caña inundadas --tal vez el cultivo más importante de la región-- y otras 5.000 en riesgo, lo que deja pérdidas para los cultivadores por $50.000 millones. Asimismo, se contabilizó que hay 16.000 hectáreas afectadas en cultivos de maíz, soya y frutales, entre otros. La semana pasada, cuatro ríos se ensañaron con la Zona Franca del Pacífico y anegaron 500 hectáreas entre Cali y Yumbo. Millones de metros cúbicos de agua inundaron 500 hectáreas de caña, sepultaron inversiones a ocho metros de profundidad y al parecer se perdieron mercancías importadas, carros cero kilómetros y maquinaria. A Alberto Cobo Arizabaleta, quien dirigió seis ferias (1982 –1987), le suena la idea del Gobernador, aunque sostiene que es difícil suspender las actividades cuando hay de por medio contratos de artistas, certámenes programados y decenas de personas que trabajan directa o indirectamente para la realización de las festividades.“Sugeriría que se reúna el comité organizador con proveedores y artistas y miren los contratos para analizar si es factible su cancelación. Hay que ser solidarios”, manifestó Cobo, quien recordó cómo a principios de 1986 la organización de la Feria de Manizales canceló sus fiestas debido a la tragedia de Armero.Por su parte, el ex alcalde de Cali Ramiro Tafur admite que la magnitud de la tragedia desborda lo imaginable y propone mesurar los recursos disponibles que se invertirán en la Feria, para que estos, a su vez, se empleen en ayudas humanitarias a todos los afectados por la ola invernal o en infraestructura para evitar nuevas inundaciones. El senador Roy Barreras propone que en el marco de la Feria se haga un pacto de solidaridad y parte de los ingresos se vayan a los damnificados. “Lo más importante es que todo recurso acordado quede entre las víctimas”, dice el congresista, que esta semana le pedirá al Gobierno más de $7.200 millones para mitigar el desastre invernal en el Valle. Igual sugiere el concejal de Cali Carlos Andrés Clavijo: controlar los gastos y direccionar la fiesta a las zonas de mayor concentración. “Hay que ponernos la camiseta de la solidaridad. No vamos a suspender la Feria porque genera cada año más de 20 mil nuevos puestos de trabajo”, sostiene.El concejal propone el incremento en un 5 por ciento del valor de la boletería para todos los eventos en los que se requiera de un pago y en las actividades gratuitas, cambiar el ingreso por una libra de alimento no perecedero. "Los recursos captados y los alimentos recolectados serían destinados a los más de 60 mil damnificados del Valle del Cauca”, dijo..Según el alcalde (e) Botero, la Feria en estos momentos es casi imposible de cancelar pues hay decenas de contratos firmados con empresarios para traer artistas y hacer otros eventos. “Cancelar actividades a estas alturas nos causaría múltiples problemas administrativos”. Sin embargo, el Mandatario (e) propuso que en todos los lugares donde se hagan actividades haya un stand de la Cruz Roja para que la gente haga sus donaciones. “Seguro que los caleños ayudarían con frazadas, mercados o recursos monetarios. Esa es la mejor forma de ser solidarios con los que padecen estas emergencias invernales”. Botero recordó que el pasado viernes se liberaron recursos por $98 millones al municipio de Roldanillo, que tenía una deuda por pasivo pensional con el municipio de Cali. “Hicimos un acuerdo de pago con ellos porque el total del embargo era de $198 millones. De esta manera estamos ayudando a los pueblos damnificados”, señaló Botero.Por su parte, el gerente de Corfecali, Leobardo Amú, dijo que si bien la ola invernal afecta al Valle del Cauca, la cancelación de la Feria no representa una solución real a los damnificados y por el contrario es la oportunidad para mitigar parte del dolor y los problemas ocasionados por la ola invernal.“Debemos mejor congregar a turistas que vienen desde el exterior y aprovechar a todos esos visitantes para que se solidaricen con los miles de vallecaucanos que han sufrido por la ola invernal y nos ayuden a recuperar la región. Pero considero que toda decisión que se tome al respecto se haga entre la Alcaldía y la Gobernación”, sostiene Amú.A 19 días de que comience la Feria, con medio departamento inundado y un sinnúmero de damnificados por la ola invernal, el debate apenas comienza.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad