Siete 'chicharrones' urgentes que le esperan a Armitage

Siete 'chicharrones' urgentes que le esperan a Armitage

Noviembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Siete 'chicharrones' urgentes que le esperan a Armitage

En la lista de tareas que está esperando al nuevo mandatario de Cali hay enormes retos relacionados con movilidad y servicios públicos.

Trancones infernales

Situación: Tendrá que tomar decisiones frente a los problemas de movilidad, en especial en las salidas de la ciudad, con énfasis en el Sur, lo que se ha convertido en un dolor de cabeza para los habitantes de Cali. Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de la Infraestructura, dice que el nuevo gobierno debe empezar por priorizar obras. Las más urgentes, explica, pueden ser la ampliación de la Ciudad de Cali y la Avenida de los Cerros. Hasta ahora, asegura, a Armitage se le han escuchado los NO: no es partidario del pico y placa ni de los peajes para financiar obras. “Lo que queremos  escuchar son los SÍ y  cuáles serán los mecanismos para financiar esas grandes y urgentes obras que se requieren, porque no son suficientes los recursos propios del Municipio. Habrá que hacer mucha gestión”, afirma.

Ha dicho el alcalde electo: En su programa de Gobierno, habla de una unidad técnica de planificación de la movilidad y de impulsar brigadas antitrancón. También plantea construir una terminal de pasajeros en el Sur y promover el tren ligero. Esta semana dijo que tendrá como prioridad  la prolongación de la Avenida Ciudad de Cali, con recursos propios.

Tenga en cuenta: En la última década se duplicaron en Cali los automóviles y se triplicaron las motos.  Como su gran apuesta para mejorar la movilidad en el sur, este Gobierno trabajó en la estructuración de dos alianzas público privadas:  anillo perimetral y  plan maestro del Sur, que serían financiadas con peajes. Finalmente, ambas fueron descartadas.

Situación: Urge trabajar en el mejoramiento del servicio: rutas, frecuencias, alimentadores e información. Mauricio Vásquez, coordinador del Programa Cali Cómo Vamos, dice que es apremiante completar la flota teórica ( 911 buses) pues algunos días dejan de circular, al menos 200, por distintas razones. Asegura que hay que saber cuántos buses realmente se necesitan para cumplir con el servicio y que hay que concretar la articulación con otros medios, como las gualas. Tendrá también que determinar la salida del transporte tradicional restante o definir si hará con ellos algún tipo de integración. También debe completar la infraestructura del sistema (patios, talleres, estaciones de cabecera).

Ha dicho el alcalde electo: propone un plan de choque con rutas exprés, incrementar la oferta de buses, rediseñar las rutas y cubrir zonas con déficit. Dice que la salida de los buses tradicionales se hará cuando se cubran las rutas a retirar. Habla de construir las troncales Ciudad de Cali y Simón Bolívar, además de las obras que ya están programadas por Metrocali.

Tenga en cuenta:  Se ha dicho que el punto de equilibrio financiero del MÍO se alcanza con 900.000 pasajeros/día. El último reporte de Metrocali dice que están moviendo 502.000 pasajeros/día. Antes del MÍO había cerca  de 6000 buses tradicionales circulando, muchos salieron durante este cuatrienio. Hoy operan  legalmente más o menos 600 y se calcula que hay otros 600 haciéndolo de manera ilegal. Se han puesto varios plazos para la salida total de estos buses, el último fue el 7 de agosto.

Situación: Se deben despejar los 17 kilómetros, para poder adelantar el reforzamiento del dique, que evite el riesgo de colapso de esta estructura. Juan Carlos Rueda, secretario de Vivienda, indicó este año que deben ser trasladadas 8580 familias. Con corte a esta semana, 1740 se habían ido  a Llano Verde, Potrero Grande y las urbanizaciones Río Cauca y Ramalí. No ha sido un proceso fácil ni rápido. Sectores de la comunidad se niegan a reubicaciones en apartamento, cuando en el dique tienen no solo su vivienda, sino sus proyectos productivos. Con frecuencia ocurren enfrentamientos con la fuerza pública para evitar los traslados. Este año, incluso, habitantes de la zona se tomaron la Ermita en protesta. También ha habido fallos de tutela que frenan el proceso.

Ha dicho el alcalde electo: En su Programa de Gobierno señala que debe culminar el Plan Jarillón para prevenir desastres por riesgo hídrico.

Tenga en cuenta: Según el Comité de Gestión de Riesgo de Cali, son siete puntos críticos los que deben ser intervenidos en el Jarillón. Se han hecho trabajos en tres, entre ellos, en la zona de la planta de Puerto Mallarino (donde se potabiliza el agua para el 70 % de los caleños). Esta obra, según Rubén Darío Materón, director de la CVC, debe ejecutarse totalmente con plazo al 2018 y vale $803.300 millones, aportados por Emcali, el Municipio, la CVC y el Fondo de Adaptación.

Lea también: "Al otro día de asumir la Alcaldía acabo la ley zanahoria": Maurice Armitage

Situación: “Hay que empezar ya con un proyecto para garantizarle agua a Cali”, dice la ingeniera Inés Restrepo, del Cinara, quien hace énfasis en que la etapa de los estudios “está bastante agotada”. Desde su perspectiva, la opción más viable e inmediata es el aprovechamiento del agua del lecho del río Cauca, para lo cual hay que arrancar con un año de pruebas con pozos en cercanías a Puerto Mallarino. Espera que este año se dejen funcionando los cuatro pozos profundos que se rehabilitaron en Aguablanca y con los que se busca darle agua a 500.000 personas. Urge, además, la rehabilitación de las cuencas de ladera: Meléndez y Cali.

Ha dicho el alcalde electo: Aseguró que el 26 de octubre citaría a los especialistas en agua para buscar una solución inmediata a mediano y largo plazo. Dijo que antes del 1 de enero tendrá resuelto qué se hará en esta materia.

Tenga en cuenta:  en palabras del gerente de acueducto de Emcali, “esta es la crisis de agua más grave que vive Cali desde 1948”. Los bajos niveles de los ríos Meléndez y Cali tienen desde hace meses a las comunas 18 y 20 con el servicio a cuenta gotas. El río Cauca, que surte al 70 % de Cali, tiene serios problemas de baja de oxígeno y contaminación (que se han agudizado en las últimas semanas), lo que ha incrementado los cortes del servicio por imposibilidad para potabilizar el líquido.

Situación: Transformar a Emcali en una empresa eficiente y que preste un buen servicio, como corresponde. Ese es el pendiente número uno señalado por Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.  Dice que urge resolver de fondo el futuro del componente de telecomunicaciones, que necesita un socio privado, porque pierde valor todos los días. Precisa que Emcali necesita una transformación urgente en su cultura empresarial, para que la empresa dé los resultados y aportes al Municipio. La falta de un gerente en propiedad ha afectado la toma de decisiones a largo plazo.

Ha dicho el alcalde electo: Telecomunicaciones necesita un socio privado, pero que esto no significa que va privatizar el componente. Plantea que el gerente sea buscado por una agencia caza talentos. Afirma que Emcali tiene 2400 empleados y 3000 contratistas, “que se convirtieron en la vena rota de la empresa”.

Tenga en cuenta:  tras la devolución de la empresa al Municipio, hace casi tres años (luego de 13 de intervención), se hizo el compromiso de promulgar un código de buen gobierno, que, entre otras cosas, no permitiera que el nombramiento del gerente estuviera sujeto a vaivenes políticos. Ese código es una deuda del actual gobierno.

Situación: Con esta apuesta se  busca redensificar el centro: atraer la vivienda y potenciar la vocación de servicios (habrá centro comercial y estación intermedia del MÍO). La Emru y la Promotora Ciudad Paraíso ya han comprado 46 de los 181 predios que deben adquirir. Ha demolido siete casas. Víctor Martínez, presidente de la Sociedad de Arquitectos del Valle, precisa que para que   realmente este proyecto prospere se debe hacer una fuerte intervención social en el entorno, para que sea una zona atractiva.

Ha dicho el alcalde electo: Su plan de Gobierno no hace referencia específica a Ciudad Paraíso, pero precisa que promoverá la ejecución de planes de renovación urbana pendientes para el centro de Cali, con énfasis en rehabilitación de edificios para vivienda.

Tenga en cuenta: las tutelas también han frenado este proceso varias veces. La más reciente señalaba que los indígenas Embera Katío que estaban en el Calvario debían ser tenidos en cuenta en el proyecto. Muchos de los propietarios han manifestado resistencia a vender y reclaman mejores precios por sus propiedades. También protestan pues aseguran que no hay un plan social. En esta zona hay gran cantidad de inquilinatos y habitantes de la calle.

Situación:  El paquete de las 21 megaobras no está terminado. Algunos trabajos aún ni se licitan, como el parque lineal de la Roosevelt, la ampliación de la vía al Mar y el puente de la Autopista con Carrera 66. Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de la Infraestructura, dice que hay que revaluar de  esas obras  cuáles en realidad son apremiantes, porque en la ciudad hay muchas urgencias en materia de infraestructura (revaluar, por ejemplo,  el parque de la Roosevelt).

Ha dicho el alcalde electo: Dice que hay que terminarlas y que gestionará recursos para hacerlo (con la Valorización no es suficiente). Afirma que suspenderá los anuncios de remates de 120.000 bienes inmuebles y embargos para los contribuyentes que se encuentran en proceso jurídico por el no pago de este tributo. Añade que ampliará los plazos para pagar a quienes tienen esto pendiente y que condonará los intereses de mora.

Tenga en cuenta:   Por líos prediales hay megaobras frenadas: la Carrera 80 entre calles 2 Oeste y 5 (que necesita predios del Batallón), la prolongación de la Avenida Circunvalar y la Vía a La Paz. Todas arrancaron hace cinco años. También está la anunciada ampliación de la vía a Pance, que debía arrancar a finales de julio, pero no despega. Las demoras en las megaobras a cargo del Grupo 1 (en el Sur) han sido calificadas como injustificadas por el Observatorio de la Infraestructura.

También lo esperan...La misión de reubicar a 10.000 niños  que están siendo atendidos con ampliación de cobertura y que deberán pasar a instituciones (en lo posible públicas) que garanticen la cantidad del servicio. Esta es una exigencia del Ministerio de Educación. Además, según recomendación del Gobierno Nacional,  debe ir reduciendo la ampliación de cobertura (que está en 130.000 cupos) y ampliar la oferta oficial.Si este Gobierno no alcanza a resolverlo, debe encontrar cómo cubrir el ‘hueco’ que deja la Nación con los $30.000 millones que le quitó a Cali para alimentación escolar y que impactan a 169.000 niños de instituciones públicas.Fortalecer la red de salud de Cali, especialmente los niveles 1 y 2 del servicio.  Con el eventual redimensionamiento del HUV, este se concentrará en alta complejidad. Definir qué va a pasar la con la administración de espacios como el Bulevar  de la Avenida Colombia y la plazoleta  Jairo Varela, pues la tarea de la Corporación para la Recreación Popular va hasta el 31 de diciembre.Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali,  dice que debe priorizar una reforma administrativa del Municipio: hay muchos contratistas y menos empleados de planta. “Hay que fortalecer la memoria institucional”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad