“Si Emcali sigue como va, no va a ser viable": Cristina Arango

Enero 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Cali
“Si Emcali sigue como va, no  va a ser viable

Cristina Arango, gerente de Emcali.

Cristina Arango, nueva gerente de Emcali, dice que mientras los ingresos de la empresa crecen vegetativamente, los gastos sí lo hacen a ritmo real.

La nueva gerente de las Empresas Municipales de Cali tiene 37 años, viene de ser la presidente de Coljuegos y antes de eso fue Secretaria de Hacienda de Cali (2014), en los tiempos en los que el Municipio recobró la autonomía financiera, tras la salida de Sicali. Lea también: Las tareas urgentes de la nueva gerente de Emcali. Pasó por el Ministerio de Hacienda y la Alcaldía de Bogotá. Es economista de la Universidad de Los Andes, se graduó en la  escuela de gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard y es la madre de Francisca, que tiene un año y cinco meses.  Caleña con pinta de bogotana, Cristina Arango Olaya tomó las riendas de la empresa esta semana. Dice que una de sus prioridades será lograr que Emcali no tenga que empezar a pagarle en marzo a la Nación el billón de pesos que le debe. ¿Cuál es su propuesta? Estamos haciendo un análisis  para presentar una propuesta acorde con la situación. El Alcalde lo que ha planteado es un pago de los intereses y un periodo de gracia más grande.  Pero esa propuesta tiene que ser ya, pues la primera cuota la tienen que pagar en marzo… Sí, el Alcalde ha hablado un par de veces con el Ministro de Hacienda, estamos viendo el tema. Creo que el ambiente es bueno. Si hay que empezar a pagar en marzo, ¿qué pasará  con Emcali? Que sacrificamos inversión en temas de acueducto y alcantarillado,  energía y telecomunicaciones, sacrificamos el mantenimiento de las diferentes áreas de negocio.  En términos financieros, ¿cómo encontró la compañía? Estamos en cuidados intensivos. Tenemos unos ingresos que vienen creciendo a nivel vegetativo y en cambio  necesidades o funcionamiento que crecen  en términos reales. ¿Por qué la empresa no ha evolucionado como se esperaba en estos tres años en los que volvió a ser  manejada por el Municipio, tras trece años de intervención? Esa es una pregunta compleja, en este punto lo que creo que hay que hacer es tomar decisiones y actuar. Se lo pongo en otros términos entonces. ¿Qué es lo que usted va a cambiar en Emcali para que esta no siga como va? Necesitamos mejorar nuestros ingresos y eso implica una disminución de pérdidas en los diferentes negocios, sobre todo en acueducto y alcantarillado. Eso es crítico, la empresa no aguanta seguir en niveles de pérdidas del 57 %. Eso implica una mejora administrativa y de operación. Debemos mejorar la forma como prestamos los servicios porque hoy en día nos multan por incumplir o no prestar los servicios adecuadamente. Necesitamos algunas inversiones críticas en mantenimiento de redes y reposición,  cosas que mejoren la capacidad de respuesta. ¿Mejoramiento administrativo significa que habrá reforma? Es apresurado responder eso, recordemos que llevo tres días en el cargo. Creo que tenemos que hacer todos los esfuerzos para mejorar y si mejorar implica hacer modificaciones estructurales,  se tendrá que analizar en su momento, lo que es claro es que tenemos que ser más eficientes en lo que hacemos. Emcali venía trabajando en su modelo de abastecimiento estratégico, que se planteó como la panacea para mejorar la contratación y las compras ¿Cómo encuentra eso? Es un proceso importante que debe realizarse y que necesitamos mejorar bajo los principios de transparencia y eficiencia. Creo que se debe ajustar a   la realidad de la empresa, pero es un buen camino a seguir. Ya le han preguntado cualquier cantidad de veces sobre cuál será la apuesta de abastecimiento de agua para Cali hacia el futuro. ¿Para cuándo se propone tener claridad sobre esta decisión?  Hay varias opciones que se han planteado, entre ellas Salvajina, Timba y fuentes de  Jamundí. En este punto las opciones no son comparables porque no están todas en el mismo nivel  de factibilidad. Hay unas que son ideas, otras que están más adelantadas. Lo que tenemos que hacer rápido es ponerlas a todas en nivel de factibilidad, al menos las principales, y sobre eso tomar decisiones.  No podemos seguir aplazando esa decisión tan importante. Eso nos va a tomar unos meses, pero la idea es dar soluciones en el mediano plazo. Eso tiene que echarse a andar este año. Como están las cosas hoy en la ciudad, ¿Cali va a tener racionamiento de agua? En este  punto no puedo garantizar que no vaya a haber racionamiento, lo que sí puedo garantizar es que vamos a hacer todo lo posible para que no lo haya. Eso significa que necesitamos tres cosas: poner en funcionamiento el segundo reservorio, que nos da un margen de entre ocho y diez horas en los eventos en los que no se pueda tomar el agua del río Cauca (por turbiedad, bajos niveles, etc). El segundo punto es el tema de los pozos profundos, que también se tienen que poner a funcionar, esto está andando y a mediados de febrero debemos tener ese tema solucionado. Finalmente, las bombas en el río Cauca, que ya las tenemos. Hay que  transportarlas y adecuar la bocatoma, poniendo unas compuertas y anclándolas. Una vez tengamos la contratación, eso debe estar en  20 días. La energía es otra gran preocupación para Cali, donde las tarifas han subido mucho este año, no solo por el Fenómeno del Niño sino porque Emcali compra poca energía a largo plazo y entonces está expuesta al mercado. ¿qué proyecta en esa materia? La situación de energía en el país es crítica y efectivamente estar descubiertos como lo estamos hoy en compra de energía es un riesgo para todos, en el sentido de que dependemos en últimas del precio de escasez que nos ofrecen a través de la bolsa. Ese es un tema crítico, creo que la regulación va a cambiar pronto, sobre todo por el tema de las termos, y tenemos que ver eso cómo nos va a afectar.  ¿Pero hay manera de afinar los mecanismos en Emcali para que no sigamos tan expuestos? Eso hay que hacerlo. ¿Qué pasa? Que en estos momentos no se está vendiendo energía en el largo plazo, entonces tenemos que ver, una vez superado el tema coyuntural, cómo hacemos para garantizar que tengamos energía en el mediano plazo. El segundo aspecto es el tema de las estampillas. Emcali, a diferencia del resto de empresas del país que compran energía, está pagando estampillas, eso no se lo podemos trasladar a quien le compramos la energía. Eso nos pone en una situación poco competitiva con nuestros usuarios no regulados (gran industria). Si queremos una Emcali competitiva en el tema de energía, hay que  eliminar ese impuesto.  El exalcalde Rodrigo Guerrero planteaba que Emcali tenía que entrar en el negocio de la generación, ¿qué piensa usted? Hoy hacemos parte del negocio a través de nuestra participación en Epsa. Ir más allá de eso es un análisis que se debe hacer. La pregunta es si tenemos los recursos para ello. Pero por supuesto a todos nos gustaría.  En su administración ¿Para dónde va el componente de telecomunicaciones?  Telecomunicaciones tiene una situación de alta competencia en donde nuestros competidores  ya están en  Cali y tenemos que tomar decisiones para poder responder. Hoy tenemos  una infraestructura y una oferta que puede ser importante con el cable submarino. Eso nos permite ser más competitivos, el tema es ver cómo podemos funcionar con eso. Hoy no le tengo la solución a telecomunicaciones, creo que hay  opciones, tenemos es que analizarlas. ¿Pero usted insistirá en buscar un socio estratégico? Todavía no puedo responder a esa pregunta. En el pasado se ha intentado conseguir socios estratégicos, no se ha podido, tenemos que mirar qué falló y tomar decisiones reales del mercado hoy en día. En este punto hay que preguntarse no solo si buscaremos un socio estratégico sino si hay alguien que nos quiera a nosotros como socios.   Cómo será eso de la ‘cuarentena política’ en Emcali que planteó el alcalde Armitage… Es hora de que todos le apostemos a Emcali. Es el momento de que lo público sea más  importante que lo privado. Hay que tomar las mejores decisiones para la empresa y no para unos actores específicos.  Cómo va a hacer realidad esa ‘cuarentena’,  porque nunca se ha dejado de hablar de que a Emcali se la reparten los políticos… Los políticos no son malos ni las discusiones que se den sobre a dónde va al empresa. Hay simplemente que entender que si seguimos trabajando como veníamos, la empresa no va a ser viable. Tenemos una empresa donde los ingresos crecen a nivel vegetativo y los gastos son crecientes en términos reales. Si seguimos así, la empresa no va a seguir funcionando en el mediano plazo.  Hacia dónde quiere llevar usted a Emcali,  siendo realista… Deberíamos tener unos muy buenos ingresos en términos de acueducto y alcantarillado y prestar un buen servicio, con las inversiones que se requieran. En energía  no necesariamente se tienen que generar muchos recursos, pero operativamente hay que  funcionar bien. En telecomunicaciones tenemos  que generar una realidad que nos permita funcionar al nivel de la competencia que tenemos hoy en día, si nos movemos al ritmo como venimos la competencia nos va a reventar. Tenemos que entender dónde está nuestro valor agregado.  Servicio y atención al cliente han sido  puntos débiles de la empresa… En eso se debe mejorar, ese es un objetivo de cada uno de los negocios, tenemos que ser más amables con la gente y prestarles un mejor servicio, que la gente se sienta tranquila y confiada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad