Si el MÍO lleva dos años rodando, ¿por qué Cali sigue inundada de buses chatarra?

Si el MÍO lleva dos años rodando, ¿por qué Cali sigue inundada de buses chatarra?

Mayo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Evelyn Rosero | subeditora de Elpais.com.co

Buses, busetas y micros que contaminan el medio ambiente y acrecientan el caos vehicular aún son parte del paisaje urbano. Hay casi 2.500 de ellos en las calles. ¿Por qué? El País lo averiguó y entró al 'cementerio' que los espera.

Aunque Cali avanza en el proceso de ordenar y hacer más eficiente su oferta de transporte público, por las calles de la ciudad siguen circulando 2.495 buses, busetas y microbuses que compiten con el MÍO, contribuyen al caos vehicular y contaminan el medio ambiente.Cuando el proceso de reducción de oferta de estos vehículos comenzó, el 15 de junio del 2007, la capital del Valle contaba con 4.918 buses. Desde entonces hasta la fecha, han salido de circulación 2.423. De estos vehículos, 1.780 quedaron convertidos en un amasijo de hierros retorcidos, en un impresionante proceso que se cumple actualmente en las instalaciones de la Siderúrgica de Occidente, Sidoc, encargada de convertirlos en chatarra.Estos buses han sido sustituidos con 441 vehículos del Masivo Integrado de Occidente, MÍO, que hoy busca suplir la gran demanda de pasajeros que requieren movilizarse a diario. A pesar de las quejas que expresan muchos ciudadanos, por las demoras que se presentan en algunas rutas y la falta de buses, Metrocali sostiene que el balance es satisfactorio. Según Juan Carlos Orobio, director de Transporte de la entidad, “el transporte público de Cali mostraba una sobreoferta del 40%, entonces la sustitución con el masivo no podía ser uno a uno. Además, los buses del MÍO que ingresaron tienen más capacidad de pasajeros que muchos colectivos que ahora están saliendo".Pero la salida de los buses que faltan no está muy clara, pues dos operadores aún no han eliminado la totalidad de vehículos viejos correspondientes a la primera fase del Sistema de Transporte Masivo. Y, por otra parte, recientemente una acción de tutela interpuesta por un pequeño transportador ordenó suspender la puesta en marcha de la operación regular del MÍO, lo que le puso freno a la segunda fase. Lo anterior significa que no pueden ingresar nuevos buses del MÍO, para atender la demanda de pasajeros actual. Son los operadores GIT y Blanco y Negro Masivo los que han sacado la mayoría de buses de circulación. Mientras tanto, ETM y Unimetro aún tienen un saldo pendiente.El más reciente informe sobre reducción de oferta que conoció Elpais.com.co indica que el operador GIT Masivo cumplió con el 123% de la chatarrización de la primera fase, equivalente a 833 buses fuera de las calles. Blanco y Negro Masivo, por su parte, cumplió en un 116%, al chatarrizar 689 buses. Esto indica que tienen un excedente de vehículos de reposición para la segunda fase.Mientras tanto, ETM aún no han cumplido con su cuota de chatarrización, y tiene pendiente un bus para sacar de circulación.La situación de Unimetro es más crítica, pues de 435 buses que debía eliminar en la primera fase, todavía tiene pendientes 90. Esto quiere decir que a este operador le falta el 20,7% para cumplir con la reducción de oferta de la primera fase.Carlos Barbosa, funcionario de la Secretaría de Tránsito en el área de Registro Automotor, informó que hace más de un mes se le cancelaron 24 tarjetas de operación a Unimetro y tres más a ETM, como sanción por el incumplimiento de chatarrización.El Director de Transporte de Metrocali asegura que este tipo de situaciones le generan inestabilidad al sistema, pero no frenan el proceso de vinculación de flota. “El retraso de Unimetro no afecta la reducción de oferta porque los buses que este operador deja de sacar se suplen con los que chatarrizan los operadores que van al día”, indicó. Según Metrocali, 127 vehículos están disponibles para reforzar la flota de la primera fase del MÍO. Sin embargo, Secretaría de Tránsito aún no ha dado trámite a los requisitos para que entren a circular, entre ellos la vinculación al registro automotriz de Cali y la expedición de las respectivas tarjetas de operación. "Ingresar más buses por cuenta de la primera fase no es posible, porque esta ya concluyó, reduciendo el 46% de la sobreoferta de buses", aclaró Barbosa.Aún no está listo el decreto para determinar cómo se llevará a cabo el proceso de reducción de oferta de la segunda fase del sistema. Los operadores responden Hernando Grisales, presidente de Unimetro, dijo que el retraso se debe a la falta de recursos, pues el sistema de transporte masivo de la ciudad aún no deja ganancias y moviliza menos pasajeros de los esperados. “Necesitamos que el MÍO mueva por lo menos 400 mil pasajeros diarios para todo el sistema, pero solo alcanza los 340 mil. Eso nos afecta porque siempre tenemos un faltante en la operación. Desde que empezó a operar el sistema no se ha logrado el punto de equilibrio”. Grisales explicó que por vehículo que se desintegra, al dueño se le entregan entre 40 y 50 millones de pesos a manera de indemnización. Aunque si es cambio de radio de acción o traslado de cuenta se le da menos, pues “allí no hay pérdida del vehículo como tal, sino que se paga su salida de circulación”. Según Grisales, Unimetro tiene 33 buses pendientes por salir de circulación para cumplir con la primera fase del MÍO y ha vinculado hasta el momento 80 carros al sistema de transporte masivo.ETM, por su parte, aseguró que ya cumplió con su cuota para la primera fase. “Lo que sucede es que tránsito no lo ha registrado porque no se ha realizado el trámite administrativo para legalizar la salida de los buses que faltaban por sacar”, indicó José Luis Garzón, gerente técnico de la empresa, quien dijo que hasta el momento se han vinculado 111 buses al sistema de transporte masivo. Blanco y Negro Masivo, por su parte, sigue avanzando en la chatarrización de vehículos a pesar del fallo que tiene en suspenso la segunda fase del MÍO.Jorge Larramendi, representante de ese operador, afirmó: “Esperamos que el fallo salga a favor de Metrocali y avance la segunda fase del sistema para poder vincular más flota al MÍO. Mientras tanto, seguiremos chatarrizando buses viejos hasta retirar todos los 1.200 blanco y negro que ruedan en Cali. Por lo pronto, llevamos 650”.Más información:Conozca cómo se vuelve chatarra un vehículo y en qué consiste el proceso de reducción de oferta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad