Setenta años de tradición se fueron con el desalojo del Café Los Turcos, centro de Cali

Mayo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Pese a estar advertidos desde hace tres años con su salida del local, el desalojo del Café Los Turcos tomó por sorpresa a sus responsables. Aún no se define donde estará ubicado el tradicional restaurante.

Los platos en los que servían el encebollado, los vasos para la lulada, las especias, el hummus y todos los secretos de la cocina del tradicional Café Los Turcos estarán ocultos del paladar de los caleños por un tiempo indefinido. Sus empleados doblaron los manteles, guardaron las sillas y empacaron los alimentos en bultos. Luego permanecieron en el restaurante, al lado de Nelson Gutierrez, el dueño del negocio, en resistencia a un desalojo del que tenían noticia desde hace más de tres años, porque deben derribar un edificio para darle paso a una megaobra.Permanecieron dos horas allí, al lado de la Inspectora y la secretaria que redactaba el acta en una máquina de escribir, hasta que el proceso no pudo dilatarse más y los funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Cali ayudaron con la mudanza.Luego tardaron menos de una hora en desocupar el lugar, guardar al restaurante entero en cuatro camiones y dar por cerrado el Café Los Turcos de la Avenida 4 N 10-112, que funcionaba en el edificio de la Dirección Nacional de Estupefacientes, expropiado al narcotraficante Víctor Patiño Fómeque y en cuyo predio se levantará la segunda fase de la Plazoleta Jairo Varela.En un principio se llamó Café Bolívar, recuerda Yaneth Zarzur, quien fue su propietaria desde 1977 hasta el 1990. Allí cenaban el Alcalde, el Gobernador, los poetas, artistas y literatos de renombre en la época. Ella, nacida en Cali pero criada en el Líbano, fue una de las más afectadas con la noticia del desalojo."Aquí no habían sino gamines, hippies y yo con dos polícias limpié toda la calle y armé el Café. Luego se reunían los libaneses, sirios y palestinos; turcos no habían, si mucho algunos cinco, pero la gente empezó a decir que era el Café de Los Turcos" . Y así lo bautizaron.Zarzur fue una de las que más cuestionó los camiones en los que serían trasladados las mesas y asientos del restaurante en el desalojo. Temía que se dañara todo en un trasteo tan repentino, pero sus quejas no fueron escuchadas y el documento que autorizaba a la DNE a realizar el procedimiento ya estaba firmado. "Esta es una noticia muy mala, me parece muy mal lo que nos están haciendo", repetía todo el tiempo.Los ocho empleados del Café permanecieron en silencio. Estuvieron de guardia en la puerta de la cocina, a la espera de lograr un plazo más para empacar con calma o incluso atender a sus clientes más fieles durante la festividad del Día de la Madre. Pero la semana pasada la Secretaría de Gobierno autorizó un plazo de 8 días para el desalojo, que se cumplieron este 9 de mayo."No tenemos ni idea qué va a pasar con el restaurante", dijo Vanessa Henao, administradora de Los Turcos. "No nos esperábamos que el desalojo ocurriera así". Y es que los arrendatarios del local afirman que nunca han obstaculizado el proyecto de la Plazoleta. De hecho, ya habían desocupado uno de los locales en los que estaban.Lo que realmente reclamaban era que la Alcaldía se comprometió con ellos a entregarles en calidad de arriendo el local que está bajo el Cine Foro de la Plazoleta. De hecho, el dueño, Nelson Gutierrez, ya tiene firmado un preacuerdo con la Corporación para la Recreación Popular, entidad que se encargará del manejo de la megaobra, para ocupar dicho espacio."Hablamos con la Alcaldía, pedimos más tiempo para pasarnos directamente al local de la Plazoleta y evitarnos llevar todo para luego volver a traerlo. Nos dieron el plazo y luego, a las 3:00 p.m. del miércoles, nos llegó una carta con aviso del desalojo para la mañana siguiente, pero un restaurante no se empaca en un día", explicó Henao.En Los Turcos hay empleados con experiencia de más de 20 años. Víctor Hugo Giraldo, por ejemplo, lleva 26 años dedicados a Los Turcos, herencia de su padre, que laboró en el restaurante cuatro décadas.Víctor Hugo sabía que el desalojo iba a ocurrir. "Ya estábamos advertidos, pero es muy triste". En Los Turcos él atendió a miles de caleños y también extranjeros. "Pregúntele a un caleño cualquiera dónde quedan Los Turcos y le indicaran exactamente", decían los empleados, resaltando que este, sin duda, es uno de los referentes geográficos e históricos de la ciudad.Tras este desalojo, la DNE iniciará el proceso de entrega del predio al Municipio, el cual podría tardarse 15 días más, explicó Omar Cantillo, subsecretario de Infraestructura de Cali.Sólo hasta ese momento se realizará la implosión del edificio y se continuarán con las obras de la segunda fase de la Plazoleta, la que estaría terminada en un promedio de seis meses.Pero ahora ni los mismos Turcos saben dónde estarán. "Se que como restaurante saldremos adelante, nunca nos opusimos al desarrollo de ese proyecto, solo esperábamos que con nosotros actuaran de buena fe, como lo hacemos nosotros cuando pagamos los impuestos", dijo Gutierrez. Al medio día del jueves en Los Turcos no había almuerzo. El dueño cerró las puertas, subió al camión con sus enseres y le entregaron su local a la promesa del progreso.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad