Ser o no ser un Distrito Especial, es el dilema para Cali

Noviembre 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva Daza Reportera de El País
Ser o no ser un Distrito Especial, es el dilema para Cali

Al volverse distrito, Cali estaría regida por la Ley 1617 (ley de distritos) y el Alcalde tendría un año para presentar al Concejo las reformas que se deben hacer en la ciudad de acuerdo a la ley.

Voces divididas argumentan beneficios y desventajas del proyecto de ley que hoy cursa en el Congreso para este fin. Algunos piensan que es un esfuerzo innecesario.

Antes de acabar el año, Cali podría convertirse en Distrito Deportivo, Cultural, Turístico y Empresarial. Algunos apoyan la iniciativa, asegurando que esto va a jalonar el progreso de la ciudad y le dará una categoría importante a Cali. Pero a otros les preocupa las implicaciones administrativas que conlleva, como la reestructuración en localidades, lo cual llevaría a mayores gastos para la Administración, cuando la ley en si misma no implica más recursos para la ciudad. Estos son los puntos en discusión.Creación de localidadesCali tendría que crear, como mínimo, una localidad, aunque se ha hablado de crear cuatro. Cada una tendría un alcalde local escogido por el alcalde distrital de terna elaborada por la JAL de la localidad. La ventaja es que se descentralizaría el poder y cada localidad se enfocaría en sus necesidades, porque recibiría recursos que irían a un fondo de desarrollo local (el 10 % del presupuesto del Distrito se distribuiría equitativamente entre las localidades) y podría ejecutar proyectos internamente. Además, el alcalde distrital se podría dedicar más a gestionar recursos con la Nación y a internacionalizar la ciudad, en trabajar en políticas públicas, explica el ponente del proyecto, Heriberto Sanabria. Para Javier Pachón, director jurídico de la Alcaldía, esto implica mayores gastos para la Administración, al igual que más burocracia, pues el funcionamiento de cada localidad requiere mayores gastos. Además, piensa que Cali no es lo suficientemente grande como para necesitar descentralización. “Ciudades grandes como Bogotá o Nueva York sí lo requieren. En Cali en 30 minutos estamos al otro lado de la ciudad, y aquí la figura de los CALI funciona muy bien”, dijo.Recursos Uno de los puntos más polémicos es este, porque la Ley de Distritos no garantiza recursos de ningún tipo. Sin embargo, Gilberto Gómez, abogado administrativista y constitucionalista, piensa que el hecho de focalizar a la ciudad en cuatro aspectos atraerá la inversión extranjera, además de que el Alcalde pasa a tener un lugar en el OCAD regional, donde se definen las regalías, lo cual permite mayor gestión. De igual forma, asegura que en materia de cultura y deporte, que es la vocación escogida para Cali, la Nación podrá priorizar recursos para la ciudad. Sin embargo, desde la Administración Municipal preocupa que para la reforma administrativa se requiere dinero, que debe salir de los ingresos corrientes de la ciudad, para pagar funcionarios y Juntas de Acción Local. Además, para potencializar la vocación de la ciudad se requiere hacer inversiones que incentiven la cultura y el turismo, que no necesariamente vendrían de la Nación. En otras ciudades, como Barranquilla y Cartagena, los funcionarios coinciden que las responsabilidades fiscales del Distrito son mayores, y que los beneficios de ese tipo realmente muy pocos.Mayor autonomía Al volverse distrito, Cali sería más independiente de la Gobernación. Esto implicaría aspectos como que el Dagma sea más autónomo y pueda invertir los recursos de la sobretasa ambiental con menor dependencia de la CVC. Además, el alcalde podrá entenderse directamente con la Presidencia de la República y en caso de morir o ser destituido, es el presidente y no el gobernador quien nombra su reemplazo. Algunos, sin embargo, no le ven mayor ventaja a este punto, pues en la práctica Cali ya es bastante independiente del Departamento.Más personalPara las localidades, se requiere contratar personal a cargo del alcalde local y por ende, pagar sus sueldos. Esto, asegura el director jurídico de la Alcaldía, es paradójico en una ciudad donde muchas secretarías hoy tienen grandes necesidades de personal. Beneficios variosSer distrito puede traer beneficios adicionales, como que Cali se convierta en la sede nacional de Coldeportes. También podría crear zonas francas industriales o declarar patrimonio algunos bienes y manifestaciones culturales (como el Petronio). No obstante, hoy muchos de estos beneficios pueden gestionarse sin necesidad de convertirse en distrito a la luz de la ley. Además, si no hay la suficiente voluntad política, estos acuerdos pueden quedarse en el papel, como sucede en Buenaventura, según cuenta el congresista Heriberto Sanabria.Juntas administradoras Locales Pasarían a ser una especie de Concejo (a menor escala) que aprobaría o descartaría los proyectos en las localidades. Si el Concejo lo considera conveniente, los ediles dejarían de ser ad honorem y percibirían ingresos por cada sesión a la que asisten. En algunos sectores hay preocupación porque esto se llegue a utilizar como herramienta para conseguir votos. Sin embargo, Cristian Garcés, exsecretario de Planeación Departamental, piensa que esto puede ser un incentivo para que los ediles hagan mejor su trabajo y dejen de ser financiados de forma informal por algunos políticos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad