Sendero peatonal genera malestar en Ciudad Jardín

Sendero peatonal genera malestar en Ciudad Jardín

Febrero 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Según el presidente de la junta de acción comunal del barrio Ciudad Jardín, Hugo Salazar, el proyecto no fue socializado con la comunidad.

El sendero peatonal que construía la CVC en la cuenca del río Lili quedó inconcluso por falta de permisos ambientales. La suspensión de las obras fue ordenada por el Dagma desde el 6 de enero pasado debido a que la CVC inició la intervención del sendero, ubicado en la Carrera 103 entre calles 13 y 16, en Ciudad Jardín, sin la licencia de ocupación de espacio público y la viabilidad ambiental. Diego Carvajal, funcionario del Dagma, dijo que la Corporación violó este trámite legal, razón por la cual se pararon los trabajos. “El único permiso que sacó la CVC fue el de poda y tala de árboles en el sector. Ellos quedaron comprometidos en conciliar los aspectos paisajísticos de la obra, asunto que no han hecho hasta ahora”, aseguró Carvajal.A esta situación se suman otros cuestionamientos, esta vez, realizados por los vecinos. Según el presidente de la junta de acción comunal del barrio Ciudad Jardín, Hugo Salazar, el proyecto no fue socializado con la comunidad.Como se recordará, la CVC firmó el convenio cuyo objeto era mejorar las condiciones hidráulicas y ambientales del río Lili, y de paso, hacer el sendero con la Fundación Ambientalista y de Reforestadores de Colombia, Fundarcol, en octubre del año pasado. Las obras, que empezaron a ejecutarse desde esa época, consistían en la construcción de dos rutas peatonales de 1,80 metros, una en cercanías a la Carrera 103 y otra a orillas del río Lili. Pero el dirigente comunal explicó que para este sector debía hacerse un sendero peatonal de 2,80 metros de ancho y una ciclorruta, tal como quedó establecido por Planeación Municipal y avalado por el plan urbanístico de la Comuna 22. “El sardinel del sendero es de 30 centímetros, quedando con mucha altura, lo que puede generar accidentes. Además, no cuenta con los drenajes adecuados”, dijo Salazar.Según Jaime Mazorra, presidente de la junta administradora local de la comuna 22, la Fundación desconocía una investigación que la Universidad Icesi hizo para el Dagma sobre el diagnóstico de los problemas ambientales y urbanos de la comuna. “Los errores técnicos son producto de la falta de concertación del proyecto, con la comunidad”, añadió. El País intentó en reiteradas oportunidades comunicarse con el funcionario de la CVC encargado de este tema, pero no fue posible obtener su versión sobre el particular.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad