Señalizan zonas de baja velocidad en Cali

Señalizan zonas de baja velocidad en Cali

Noviembre 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Señalizan zonas de baja velocidad en Cali

Carrera 39 (sector de Imbanaco). A pesar de contar con senalización de 30k/H, vecinos dicen que la norma no se respeta.

Les dicen 'zonas 30' y están entorno a colegios, iglesias, geriátricos y hospitales. Piden respeto por el peatón.

¿Sabe usted qué son las zonas 30 o de tráfico calmado?  Se trata de  áreas urbanas en donde ningún vehículo motorizado debe andar a más de 30 kilómetros por hora y están  principalmente alrededor de colegios, jardines infantiles, geriátricos, hospitales, iglesias, parques o cualquier lugar que cuente con alta  concentración de personas. 

De acuerdo con Leonardo Molina, funcionario de la Secretaría de Tránsito e integrante del Programa de Movilidad Participativa, lo que se hace es atender las solicitudes de la comunidad para instalar reductores de velocidad, señalizar y realizar campañas educativas en zonas donde exista esta necesidad. 

Molina señaló que “los líderes de las comunas 6 y 20 son los que más han pedido, mediante los consejos comunitarios, la instalación de reductores de velocidad. La accidentalidad se ha minimizado mucho en estos sectores”.

El perímetro del  parque de La Flora, en donde hay gran presencia de adultos mayores, sobre la Carrera 39 (sector de Imbanaco), la Avenida Roosvelt y la Avenida Cañasgordas son algunas de las zonas en la ciudad en donde se puede observar señalización que indica que en estos sectores el máximo de velocidad permitido son 30 kilómetros por hora.

William Vallejo, experto en movilidad, precisa que  “las calles de las principales ciudades del país están diseñadas para el exceso de velocidad. Sus carriles son de más de cuatro metros de ancho, en ocasiones, posibilitando la alta velocidad”.

Añadió que “Cali es una de las ciudades en donde la agresividad de los conductores es una de las más altas en el país. Caminar o montar bicicleta es un odisea. Medidas como los policías acostados o grabar el asfalto para que los conductores reduzcan la velocidad, son inútiles. Lo que se debe hacer es rediseñar las calles para que los peatones tengan prelación”.

De acuerdo con el último informe del Observatorio del Ciclista y el Peatón de la Universidad del Valle, del 1 de enero al 23 de julio del presente año, hubo 1434 peatones lesionados y 8 peatones muertos en Cali.

Daniel Cruz, líder  de la Comuna 20, señaló que  “en Belisario Caicedo tenemos tres colegios y dos guarderías, hay áreas en donde hay reductores de velocidad, pero de nada han servido. Mensualmente tenemos entre seis y siete accidentes de tránsito principalmente por el exceso de velocidad de los motociclistas”. 

José Valencia, persona en condición de discapacidad que frecuentemente transita por el sector de Imbanaco, precisó que “motos y carros, por igual, irrespetan al peatón. Yo debo de cumplir citas médicas por aquí siempre y, ni usando la cebra estoy libre de correr peligro. Eso de que únicamente pueden andar a 30 kilómetros solo se dice, pero no se cumple”.

Julián Montoya, líder  de la comuna 6, dice que la accidentalidad no se ha reducido y “en esta comuna no hemos visto que Tránsito o Infraestructura hagan algún tipo de demarcación o campañas educativas. En Guaduales, el barrio en donde vivo, tenemos  tres colegios y dos jardines infantiles y los conductores no respetan a los menores cuando cruzan las calles. A este problema se suman los huecos que tenemos en las vías”.

Magnolia Tejada, vecina del parque de La Flora, afirma, a su vez, que la señalización “bien clara en el piso al menos les recuerda a los conductores la obligación que tienen de andar a velocidad moderada”. Aseguró que “los adultos mayores, cuando salimos de misa, tenemos que esperar cantidades a que nos dejen cruzar la calle”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad