Segunda parte: “Es clave el apoyo de la ciudadanía”

Mayo 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Segunda parte: “Es clave el apoyo  de la ciudadanía”

El Comandante de la Policía Metropolitana, el subdirector de Cisalva, la directora del Programa Cali Cómo Vamos y un senador de la Comisión de Seguridad del Congreso plantean salidas a la inseguridad en la ciudad. Dicen que debe aumentar la confianza en las autoridades.

El Comandante de la Policía Metropolitana, el subdirector de Cisalva, la directora del Programa Cali Cómo Vamos y un senador de la Comisión de Seguridad del Congreso plantean salidas a la inseguridad en la ciudad. Dicen que debe aumentar la confianza en las autoridades.“Estado debe combatir los narcos”“La Policía y las otras fuerzas vivas de la ciudad deben cambiar las estrategias en contra de los criminales porque muchas bandas organizadas dedicadas al robo de bancos ahora están de ‘fleteros’. Para lograr eso, es necesario que se haga inteligencia, porque lo que sucede es que son delincuentes que están recayendo en el crimen y su accionar es similar. Las autoridades tienen identificados 72 puntos de alta peligrosidad, así que es muy necesario que toda la ciudadanía los conozca bien. Se deben mejorar los planes de socialización para evitar que la gente pase por allí o que al menos aumente las precauciones.En cuanto al narcotráfico, se debe realizar una política nacional. Es muy importante que comandos especializados estén de forma permanente en Cali. Que no los roten, sino que haya una labor de desarticulación constante. Para evitar las muertes por robo de Blackberry y celulares, se debe agilizar la entrada en vigencia de la ley que sanciona a quienes distribuyan elementos robados y aplicar las sanciones para que sean ejemplarizantes.Pero, también es vital que quienes son víctimas de robos puedan denunciar de forma rápida y efectiva. Debe haber una alianza entre Fiscalía y Calis para aumentar puntos en los que se puedan realizar trámites referentes a orden público”.“Necesitamos más inversión”“La estrategia de la Policía Metropolitana de Cali es reforzar la vigilancia por cuadrantes, para poder enfrentar las distintas clases de delitos que azotan a la ciudad. De lo que se trata es que, con el apoyo de la comunidad, de agentes vestidos de civil y de policía judicial se individualicen a los criminales en cada uno de los barrios. Hemos desarrollado convenios para que se aprueben 150 cámaras de video y fotografía, que sirvan para aumentar la vigilancia. En los sectores más afectados por expendio de drogas y por oficinas de cobro se adelantan trabajos de inteligencia. Nos hemos puesto plazos de entre cinco y siete meses para intervenirlos y judicializar a los que allí delinquen.Nuestro objetivo es lograr que, con mayor inversión económica, podamos ubicar en cada cuadrante de Cali un equipo de tres uniformados en turnos de ocho horas, para tener una cobertura permanente.Por ahora se desarrollan alianzas con miembros de la comunidad para que se instalen alarmas en todas las comunas y que se comuniquen con nosotros en el momento en que se enteran de que se está cometiendo un ilícito. Para eso tenemos 36 CAI móviles que están ubicados en las zonas que han sido identificadas como las de mayor presencia de criminales.También hemos desarrollado trabajo conjunto de las autoridades, de los gremios empresariales y de miembros de seguridad privada.Por ejemplo, es vital que dueños de discotecas, restaurantes y otros establecimientos identifiquen los focos de inseguridad para que nuestra labor sea mucho más eficaz. Pero, no solamente aumentando el pie de fuerza y empleando mayor poder humano y logístico logramos los objetivos. Necesitamos el apoyo de la ciudadanía.Para contrarrestar el ‘fleteo’ es necesario que quienes hagan retiros en las entidades bancarias pidan escolta policial. No es necesario que digan cuánto dinero llevan. Sólo que haya acompañamiento.También necesitamos que los caleños apoyen en términos de dar oportunidad a los jóvenes en alto riesgo de que ocupen mejor su tiempo, aunque esa es una responsabilidad de las autoridades, para contrarrestar la violencia por causa de las pandillas.“La justicia debe ser más ágil” Es muy urgente que la ciudadanía empiece a confiar mucho más en las autoridades locales, especialmente en la Policía, porque es la única manera como se van a incrementar las denuncias. Además, se debe agilizar la manera como se hacen las denuncias. Es muy importante que los caleños empiecen a creer en los resultados, porque de esta forma se pueden ‘pintar’ mapas de los crímenes en la ciudad y asimismo atacarlos.Por eso, se debe fortalecer el observatorio de delitos en la ciudad, para tener claridad sobre barrios, cuadras si es posible, en donde más se delinque. Debemos saber las horas, los perfiles de las víctimas, para entrenar a los policías en buscar esos aspectos específicos.Pero, para lograr eso es imperativo que se aumente el pie de fuerza y que haya compromiso por parte del Gobierno local, porque en este momento me parece que el Alcalde de Cali actúa más como un arquitecto que como un médico preocupado por la salud de sus ciudadanos.En cuento al narcotráfico, es de vital importancia que la Presidencia, a través de los órganos especializados, tome cartas en el asunto.Desde el Congreso de la República se están dando pasos importantes para combatir este flagelo. Nunca antes se le había prestado tanta atención a la Ley de Convivencia Ciudadana y al consejo de Política Criminal, que permite examinar de manera exhaustiva la aplicación de las leyes y determinar, a partir de eso, cuáles son las medidas que se deben tomar. Porque la realidad es que se han presentado muchos inconvenientes en la manera como se contrarrestan las políticas criminales. Esto va de la mano con una labor conjunta que busca ayudar a la descongestión de la justicia. Un gran primer paso que ya se dio fue aprobar $37.000 millones para el Palacio de Justicia y que así los jueces y fiscales tengan desde donde despachar.“Hay que aumentar el pie de fuerza”La violencia, la criminalidad y la conflictividad son fenómenos que no pueden ser solucionados mediante intervenciones simples o únicas. Los homicidios y otros hechos de violencia perpetrados por las organizaciones criminales requieren una respuesta organizada y coordinada por parte del Estado. Es su responsabilidad coordinar las acciones de sus sectores y asignar suficientes recursos para que estas actividades se desarrollen. De esta forma, debe existir un pie de fuerza suficiente de la Policía en un accionar coordinado con las Secretarías de Gobierno locales, deben existir suficientes fiscales e investigadores judiciales con adecuadas ayudas tecnológicas para poder adelantar las pesquisas necesarias, deben existir suficientes jueces para tomar las decisiones respecto a los delitos y crímenes ocurridos y deben existir suficientes cupos, condiciones adecuadas y programas de resocialización en los centros penitenciarios. La acción coordinada y organizada del Estado se debe plantear en los planes de seguridad departamentales y municipales. Entre los temas de convivencia se encuentran los delitos comunes, las riñas y la violencia intrafamiliar y los homicidios asociados a ésta. Para la intervención de los problemas de convivencia, se requiere de un abordaje intersectorial, en el que también deben estar organizaciones de la sociedad civil y la comunidad en general.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad