Según Profamilia, mujeres caleñas tienen en promedio solo un hijo en su vida

Según Profamilia, mujeres caleñas tienen en promedio solo un hijo en su vida

Febrero 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Según Profamilia, mujeres caleñas tienen en promedio solo un hijo en su vida

“En vigencia de contratos de trabajo a término fijo, en los que sobrevenga la culminación del plazo fijo pactado, el empleador debe garantizar la vigencia del contrato de trabajo", dice fallo de la Corte Suprema de Justicia.

Tener menos descendencia es tendencia nacional, según estudio de Profamilia. Preocupa embarazo adolescente en el Valle del Cauca.

Las mujeres de Cali tienden a tener menos hijos. Hoy, cada caleña da a luz solo un descendiente, en promedio. Una cifra muy inferior a los seis hijos que tenían ellas en los años 60. Incluso se trata de una tasa baja en comparación a la de la mujer colombiana que en la actualidad tiene, en promedio, dos hijos. El fenómeno responde a una tendencia nacional, de acuerdo a los resultados de la ‘Serie de estudios en profundidad’, trabajo de análisis estadístico realizado por Profamilia durante los dos últimos años, de datos obtenidos para la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2010. En los informes (siete en total, relacionados con fecundidad, familia, violencia, envejecimiento, entre otros) también se muestra que la mujer vallecaucana tampoco quiere tener más hijos. La tasa es de hasta dos niños por cada mujer.“Escenarios donde hay más posibilidades de educación y acceso al mercado laboral, hace que las calidad de vida de la mujer mejore, por lo que piensen en tener menos hijos. También está relacionado con la importancia de la mujer en el campo laboral actual”, explicó Claudia Gómez, directora de Investigaciones de Profamilia.Otro de las situaciones que está ganando más terreno en la cotidianidad de las caleñas es vivir en unión libre. Por lo menos el 22 % de la población femenina de Cali (entre los 15 y 49 años) conviven con su pareja sin haber llegado al matrimonio. En Colombia, las uniones libres se triplicaron entre 1964 y 2005, según los datos analizados. Hoy superan al casamiento. “Hay una transformación social en la que la mujer está confrontando las visiones tradicionales, religiosas, que hablan de una mujer doméstica, sin capacidad de progreso”, explica Hernando Uribe, sociólogo y docente de la Universidad Autónoma de Occidente.En un 65 % aumentó el número de divorciadas en los últimos 20 años entre las población de mujeres colombianas de 25 a 29 años, según Profamilia. En Cali, el 20 % de las mujeres entre 35 y 44 años están separadas, según el estudio.Hay otros temas que los voceros de Profamilia encontraron preocupantes frente a la mujer del Valle del Cauca. El análisis estadístico arrojó que la tasa de embarazos en adolescentes es del 22 %, superior al promedio nacional (19,5 %). El indicador es considerado por Claudia Gómez como de “máxima alerta para las autoridades regionales”..“En la medida en que los jóvenes tienen menos acceso y oportunidades, van a ser más vulnerables a un embarazo temprano o no deseado. Ahora que los colegios permiten que el adolescente tenga más tiempo libre, van a estar más expuestos a tener relaciones no programadas o embarazos precoces”, opinó frente al tema Hoover Canaval, director del área de ginecología y obstetricia del Hospital Universitario del Valle, HUV.Aunque los estudios indican cifras preocupantes sobre embarazo adolescente en todo el país, para Profamilia el panorama de Cali es alentador.Su tasa de adolescentes embarazadas es de 14 %, inferior al promedio nacional (que es del 19 %). “Incluso es más baja que la meta internacional de este tipo de embarazos. Cali, junto a Bogotá y Medellín han sido ejemplos en materia de políticas para tratar esta situación”, aseguró la Directora de Investigaciones de Profamilia.Paula Rojas, coordinadora del programa Servicios Amigables para los Jóvenes, de la Secretaría de Salud Municipal de Cali, dijo que “hemos intensificado las campañas en colegios y en fundaciones e instituciones como el Icbf, que trabajan incluso con jóvenes que no están escolarizados y que por ello antes no tenían acceso a información y educación sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad