Según analistas, el servicio de Empleo en Cali es una ayuda, no la solución

Según analistas, el servicio de Empleo en Cali es una ayuda, no la solución

Mayo 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Según analistas, el servicio de Empleo en Cali es una ayuda, no la solución

Entre 500 y 600 personas al día pueden atender los centros de empleo de Comfandi y Comfenalco. En la foto, aspirantes reciben asesoría en Comfandi.

Con el Servicio Nacional de Empleo el Gobierno busca reducir el desempleo. Los analistas lo dudan porque el problema es de vacantes, no de falta de información.

Es una propuesta romántica: “Vamos a reunir todos los esfuerzos para que el empresario y el trabajador se encuentren, se conozcan y ojalá se enamoren y así inicien una relación laboral”.Esa fue la expresión del presidente Juan Manuel Santos al inaugurar en Cali el primer Centro de Empleo del Servicio Nacional del Empleo. Una estrategia que busca reunir en una sola plataforma tecnológica toda la oferta y la demanda laboral a escala nacional: la idea es que cada cesante encuentre su vacante y cada vacante encuentre su cesante. Esta intermediación busca “facilitar la vida de tantos colombianos que tienen tanto que ofrecer con su talento y su mano de obra a empresas que los están necesitando, pero que no saben dónde encontrarlos”, dijo el primer mandatario.El problema es que, a juicio de analistas económicos, ese desencuentro llamado desempleo no ocurre porque unos y otros estén desconectados entre sí. Memphis Viveros, consultor financiero, la valora como una herramienta que ayuda al proceso de encontrar empleo y empleados, salvo que le halla un pero: lo que genera empleo es la dinámica y el crecimiento de la economía. “Pero en Colombia hay desindustrialización y desaceleración de la economía”, dice. Más en Cali, que sigue con la tasa más alta de desocupación, con un 16 %, frente al 10,2 % del resto del país. “Entonces, la medida es insuficiente”, dice.A Hermann Stangl, gerente de Valoración de Empresas y Marcas, también le parece estupenda la iniciativa de hacer el puente entre empleadores y potenciales empleados. Sobre todo porque se complementa con las asesorías y capacitación en aspectos básicos como desde cómo presentar una hoja de vida hasta cómo vestirse para ir a una entrevista y demás situaciones del mundo laboral.“Desde luego, ayuda a reducir el nivel de desocupación”, dice Stangl, “pero no va a ser muy efectivo porque si hay desempleo, no es porque no haya ese encuentro entre los que están cesantes y quienes requieren empleados, sino porque hay una falta de vacantes laborales y no creo que lo vayamos a solucionar con estos mecanismos”.Sin embargo, el presidente Santos destaca las medidas complementarias como el recién lanzando Plan de Impulso a la Competitividad y el Empleo, Pipe, un programa que busca dinamizar la economía y que generará entre 300 y 350.000 empleos adicionales.Armando Garrido Otoya, director administrativo de Comfandi, caja de compensación familiar que operará uno de los Centros de Empleo en Cali, acepta como “absolutamente cierto la desaleración en la economía y un decrecimiento en el sector industrial, pero por la misma razón hay que combinarlo con el Pipe”.El directivo indicó que la idea es empatar los efectos del Pipe para crecer la industria y así recuperar al menos los empleos formales perdidos, que en estos tres primeros meses del año en el Valle del Cauca “fue impresionante”. Esta caja de compensación, reconoció, perdió aportes en un 10 % solo por reducción de nómina en las zonas donde opera Comfandi. También destacan los dirigentes la entrada en vigencia este 1 de mayo de la exención a las empresas de los parafiscales y la reducción de los aportes de los trabajadores a la salud que ganen menos de diez SMLV. “Para las empresas va a ser menos costoso contratar más gente y se van a generar más empleos: cientos de miles de trabajos dignos, formales, estables”, argumentó el presidente Santos.Pero los expertos dudan de que ese atenuante estimule el crecimiento industrial. “Las empresas contratan más personas, no cuando les reducen impuestos, sino cuando tienen mayor producción y eso solo se presenta cuando hay mayores ventas, y no es precisamente lo que sucede ahora”, explica Viveros.Stangl insistió en que el desempleo en Cali y en Colombia existe no porque los desempleados no tengan esta herramienta de información cruzada, sino porque física y realmente no hay fuentes de empleo en la ciudad. Además, las empresas, en aras de volverse más competitivas, han incorporado más tecnologías y eso paralelamente comienza a generar desempleo.En efecto, Viveros explica que desde la apertura económica de los años 90, las empresas están buscando siempre economías a escala, lo que significa producir más con menores gastos fijos y eso incluye menor personal. “La automatización de los procesos productivos por medio de la tecnología es un hecho, cada día vemos más agroindustria que tienen máquinas que reemplazan a los obreros; es un fenómeno mundial, no hay países que estén generando empleo”, dice y cita los índices de desocupación: 12 % en Europa, 10 % en Estados Unidos, 25 % en España...Felice Grimoldi, director general de la Caja de Compensación Familiar Comfenalco Valle, otro operador del sistema de empleo en Cali, es más optimista. Las cifras y los estudios serios, –no el parecer de la gente– muestran que con el liderazgo del alcalde Rodrigo Guerrero, la ciudad ha comenzado a crecer, y con el poder legitimado del gobernador Ubéimar Delgado, las cifras de desempleo y de pobreza han comenzado a descender, explicó.“El hecho de que la industria haya perdido participación en el país, no significa necesariamente que en el Valle del Cauca esté ocurriendo; hay sectores como los de servicios de salud, financieros, de comercio y turismo que están creciendo y generando empleo”, comentó Grimoldi.Pese a ello, Viveros ratificó que “no confío ni tengo esperanzas de que el Sistema Nacional de Empleo va a aumentar la ocupación en Cali; lo que va a hacer es aumentar la dinámica de oferta y demanda, pero con los mismos puestos de trabajo que ya hay; sí va a lograr que más rápido se pueda encontrar al personal para ese cargo, pero no estoy convencido de que eso impacte en el índice de desocupación”.Aún así, Santos destacó un aporte tangible de su propuesta romántica: este sistema dejará atrás la ruta informal de buscar trabajo: el voz a voz, los contactos de la familia, los amigos o conocidos. “Ahora los colombianos van a poder acceder al empleo sin palancas, sin intermediarios, con un sistema más objetivo, transparente y amplio para todos”, sentenció el primer mandatario.Hay señales positivasEl Sistema Nacional de Empleo fue creado por el Gobierno a través del Ministerio del Trabajo, dentro de un paquete de medidas que buscan reducir el desempleo dentro de su política social de reducción de la pobreza.“Nuestra economía mejora, todos los analistas, las calificadoras de riesgo cada vez nos evalúan mejor y podemos decir que el desempleo baja de manera consistente, con empleos formales con todas las prestaciones y beneficios de ley”, dijo Juan M. Santos.El analista Hermann Stangl, destacó que pese a que Cali sí está en un momento muy crítico por pasar por una desaleración bastante fuerte, paralelamente se están dando unas condiciones para la inversión extranjera.“Hay unos resultados a través de la agencia de promoción de inversión, Invest Pacific; en Buenaventura ya hay proyectos por empezar, estoy positivo frente al dinamismo de la economía de la región, pero eso lo veremos a final de 2013 y comienzos de 2014. Y en el proceso, el Servicio Nacional del Empleo no será la solución, pero sí un aporte positivo”, dice Stangl.Felice Grimoldi, de Comfenalco Valle, se declaró convencido de que Colombia está cambiando. “Ojalá podamos firmar la terminación del conflicto y reducir los indicadores de miseria que todavía tiene Colombia; eso impactará el crecimiento del país: habrá más inversión, más empleo, más riqueza y menos pobreza”, apuntó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad