Se encienden las velas

Se encienden las velas

Diciembre 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La celebración del 7 y 8 de diciembre no solo tiene carácter cristiano.

Si usted sigue la tradición de encender velitas la noche del 7 de diciembre para alumbrar a la Virgen la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción, usted lleva en su sangre una costumbre que se pierde en la oscuridad de los tiempos. Y si al encenderlas reza o pide a la Madre de Dios un deseo, sin saberlo, usted hará un ‘conjuro’.Sí, porque el comienzo del calendario navideño contiene creencias de origen pagano, que fueron asimiladas por la cristiandad y que sobreviven en el alumbrado y la fiesta de la Inmaculada.Los tres momentos del tiempo de Adviento, son el 7 y 8 de diciembre; la novena al Niño Dios, del 16 al 24, y la Navidad, el 25. “Las velitas del 7 de diciembre están relacionadas con el fuego, que hace parte de rituales de conjuro a la oscuridad. Como se acerca el invierno en el hemisferio norte, hace mucho frío y las noches son más largas”, explica el folclorólogo Julián Bueno R.Y añade: “Con la oscuridad, el hombre apela al fuego sagrado para erradicar las sombras y crear una especie de día artificial juntando multitud de llamas”. Por su parte, Octavio Lara, párroco del templo de María Inmaculada (Capri), explica las velitas del 7 en el “temor que el humano siempre ha sentido ante la oscuridad. Entonces, las velitas están relacionadas con el bien”.Desde una perspectiva histórica, “cuando el Concilio de Nicea (325 d.C.) proclamó que María es la Madre de Dios, los creyentes expresaron su alegría iluminando esa noche”, explicó el sacerdote, quien afirma que la Iglesia reconoce en el fuego la victoria sobre las fuerzas de la oscuridad.Igual poder exorcizador tuvo -para algunas tradiciones- la quema de pólvora : “Si es de luces, será una claridad prolongada; si es detonante, una antigua creencia dice que los estallidos espantan a los espíritus malignos, igual que las campanas y la música”, explica Bueno, quien asegura que, según la creencia popular, cuando la pólvora es encendida a destiempo, la gente se quema. El alumbrado tiene equivalentes en la historia, desde la ‘lampadoforia’ griega y la ‘janucᒠo llama eterna judía, que era encendida el 25 de diciembre, la ‘Lanternenfest’ alemana (la noche más larga del año) y el ‘Halloween’. También la fiesta de la Inmaculada Concepción tiene ‘secretos’: el 8 se conmemora el momento cuando Dios engendró a su hijo en el vientre de una mujer que no conocía hombre. Mucho antes de CristoEl culto a la gran madre de los dioses y su hijo fue común en la antigüedad: Isis, Ceres, Artemisa, Venus Cuacina y Astarté representaban la fertilidad y protegían las cosechas. “Todas son representaciones de la Madre Tierra, dadora de vida y patrona de los alimentos, una de las primeras deidades de la historia”, explica Bueno. En honor de todas eran celebrados rituales de fertilidad, en tiempos de siembra o de cosecha, que coinciden con las fases de la Luna. Isis, diosa de los cereales y prototipo de la madre ideal en el antiguo Egipto, era adornada con joyas y la representaban dando de mamar al niño Horus. También era patrona de los marinos, quienes la llamaban Stella Maris (estrella de los mares). En varias representaciones de la Virgen María ésta aparece con espigas de trigo en sus manos, y otras la muestran parada sobre una media luna, símbolo de la fertilidad y la agricultura. “A medida que el cristianismo absorbió las religiones antiguas, algunas características de las deidades paganas se manifestaron en las figuras sagradas cristianas. Ello es palpable en los atributos venerados en la Virgen María, algunos de los cuales son muy anteriores a la propia existencia de la madre de Cristo”, dijo el investigador. “Es un hecho constatable la presencia de divinidades femeninas relacionadas con la fertilidad en diferentes cultos europeos anteriores al cristianismo. Por eso es de suponer que el mensaje evangélico caló en esas culturas, porque había en ellas ideas que las prepararon para entender la Virgen María”, añadió el sacerdote Lara.La Virgen María también contiene otra antigua creencia: la boda entre el Cielo y la Tierra. Este simbolismo surge de la concepción de Cristo por un ser celestial, el Espíritu Santo, en el vientre de un ser terrenal, María. Es el sentido de la fiesta del 8 de diciembre. “Los catecúmenos profesaron antes otros cultos. No se acostaron paganos y se levantaron cristianos, ni renunciaron así como así a sus creencias, sino que asumieron las nuevas poco a poco, conservando parte de las originales”, explicó Bueno. Y el párroco de María Inmaculada añadió: “Bajo los dogmas cristianos hay substratos paganos que podrían ser considerados como bases” sobre las que se difundieron las doctrinas cristianas. Por ello, si después de leer estas notas, esta noche enciende las velitas, no olvide pedir que escampe y vuelva a brillar el sol, porque esas llamitas son un maravilloso ‘conjuro’ contra la oscuridad y la lluvia. Pero hay que pedir con fe y devoción.PrográmeseEl pesebre más grandeHasta la medianoche de hoy estará abierto al público ‘El pesebre más grande del mundo’, ubicado en las instalaciones del Acuaparque de la Caña. Son 18.000 metros cuadrados llenos de magia en donde los visitantes podrán caminar en medio de las casas, tiendas, animales y personajes del pueblo de Belén. El pesebre cuenta con más de mil figuras en tamaño real. Faroles ecológicos En la Reserva Natural Refugio Corazones Verdes (Alto Dapa vía Yumbillo) se cumplirá mañana la Primera Muestra Artesanal de faroles ecológicos elaborados con material reciclado o con elementos naturales, diseñados y trabajados por personas de la región. La actividad, que se desarrollará de 10:00 a.m. a 6:30 p.m., incluye transporte desde Cali al Refugio, bebida de bienvenida, delicioso almuerzo, caminata ecológica, juegos de aventura y exposición de faroles ecológicos. Informes: Refugio Corazones Verdes (2) 5571957, 315 5208800. Naturaleza mágicaEn el separador de las calles 25 y 26 se puede apreciar el alumbrado caleño que este año tiene como nombre ‘Naturaleza mágica’, un homenaje a la fauna y la flora.'Misa mi pueblo'Este miércoles a las 10:00 a.m. se llevará a cabo la tradicional 'Misa de mi pueblo', que contará con la presencia de las Cantaoras del Pacífico. Habrá una procesión alrededor de La Merced, se entonarán cantos del pacífico y se oficiará una misa por parte del sacerdote José González. También habrá policía y juegos pirotécnicos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad