¿Se avecina un racionamiento de agua en Cali?

¿Se avecina un racionamiento de agua en Cali?

Agosto 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Se avecina un racionamiento de agua en Cali?

En Terrón Colorado también empezaron a llegar carrotanques para abastecer del líquido a la comunidad.

El verano arrecia y los problemas de suministro crecen. Las autoridades dicen que si los ciudadanos no frenan el derroche, la crisis será inevitable. Este es el panorama.

Los bajos niveles de los ríos, la ola de calor y problemas de infraestructura tienen viviendo a  los caleños frecuentes cortes en el servicio de acueducto.

La ciudad  tiene siete afluentes, pero  sus acueductos se surten de  los ríos Cali, Meléndez, Cauca y Pance. Los caudales se han reducido dramáticamente: el río Meléndez, por ejemplo, que provee el agua para más de 300.000 personas, registra  un caudal de 400 litros por segundo, cuando históricamente suele tener 1200 litros por segundo. Niveles críticos  como este repercuten directamente en la captación de agua que en el caso del Meléndez se hace en la planta de La Reforma.

Las quejas por cortes se han presentado en barrios como El Limonar, El Refugio, La Flora, San Luis, Santander, Siete de Agosto y Salomia.

“Dos tardes de la semana pasada se nos fue el agua sin previo aviso. Y nos está pasando que después e las 2:00 p.m. baja  la presión”, dijo Claudia Villamil, habitante de Los Álamos. 

Pero las interrupciones en el servicio de acueducto no solo se deben al intenso verano que  impacta el caudal de los ríos. Hay una razón de infraestructura:   los tubos que conducen el líquido se están fracturando en el subsuelo debido a que han perdido la humedad natural de la tierra bajo ellos. Emcali, que solía atender ocho daños diarios, ahora debe enfrentarse a 30 averías por jornada.

“Hay más razones para  cortes momentáneos. A veces  se produce un daño en la red matriz y debemos cerrar algunas válvulas para aislar el sector en el que está la avería. Repararla exige   aislar una o dos cuadras. Los habitantes se quedan entonces sin servicio  de acueducto durante cuatro o cinco horas”, indicó el jefe del Departamento de Distribución de Emcali,  Diego Bolaños. 

A esto se suma una situación crónica, según dice   Hugo Salazar, miembro de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, quien  explica que de los 3000 kilómetros que tiene la red de acueducto de Cali, el 30% (900 kilómetros) están fabricados de asbesto cemento, un material que ya cumplió su vida útil.

“Aquí se dejó de hacer reposición de la red y en la tarifa nos la cobran. Es importante ahorrar para que el servicio no se siga deteriorando  y se puedan pagar no solo las redes, sino también los sistemas de bombeo, los tanques y la infraestructura en concreto.

Hay que actualizar el sistema de acueducto”. Salazar insistió en que si la situación crítica de captación de agua se mantiene, se podía presentar un evento como el ocurrido en  1992, “cuando vivimos el verano más intenso del siglo pasado y hubo racionamiento entre junio y octubre.

En esa época el río Cauca marcó 92 metros cúbicos por segundo y hoy estamos en 110 metros cúbicos por segundo, lo que quiere decir que nos estamos acercando a esos límites que complican los niveles de captación de agua que requerimos los caleños normalmente”.

Y aunque  el alcalde Rodrigo Guerrero descartó un racionamiento general en la ciudad, lo cierto es que  desde hace un mes las comunas 18 y 20 reciben el agua cada dos días, dado el bajo caudal del río Meléndez que abastece a los 300.000 habitantes de la ladera.

 “Racionamos  agua en formas que nunca habíamos tenido que hacerlo: nos toca bañarnos de a dos y tres  personas al mismo tiempo. A veces llegan los carrotanques y otros días no”, afirmó Darío Vallecilla, residente del barrio Brisas de Mayo.

Asimismo Paulo Moncada, habitante del barrio Los Chorros, dijo  que “la gente está negociando con el agua de los carrotanques y lavando carros sin ningún control. Ojalá sí cobren las multas”.

A pesar que Emcali anunció la semana pasada que se impondrían sanciones para las personas que no hagan uso racional del agua y la malgasten en tiempos de estiaje, el alcalde Rodrigo Guerrero aseguró que dichas multas no se aplicarán en la ciudad.

“Prefiero no hacer decretos, porque regular por la Ley es el sistema menos efectivo de todos. Prohibir para que todo el mundo quede feliz, no es la solución. El problema no es ese, hay que estudiar qué está por detrás”, expresó el Mandatario, quien hizo un llamado al ahorro del líquido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad