"Se acabó el recreo y viene la mano dura en las vías de Cali": nuevo secretario de Tránsito

"Se acabó el recreo y viene la mano dura en las vías de Cali": nuevo secretario de Tránsito

Enero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Alberto Hadad, secretario de Tránsito de Cali.

Alberto Hadad, nuevo secretario de Tránsito de la capital del Valle del Cauca, dijo que será implacable con las normas y anunció plan para recaudar multas en dos meses.

Enfrentar el fantasma de la corrupción que ha rondado la Secretaría de Tránsito, meterle la mano al problema del paralelismo de los buses tradicionales y el sistema de transporte masivo MÍO y afrontar la piratería son algunas de las tareas que tiene el nuevo secretario de Tránsito de Cali, Alberto Hadad Lemos.El recién posesionado funcionario asegura que para transformar a Cali en una ciudad caótica en ordenada hace falta mano dura. Anuncia plan intensivo para el recaudo de multas. ¿Por qué decide volver al sector público y asumir el reto de la Secretaría de Tránsito?Es un deber ciudadano. Cuando regresé de Chile y de manejar el sistema de transporte masivo del Perú y revisar temas en Panamá y en Bogotá, me sorprendí al encontrar mi ciudad en el caos desde el punto de vista de disciplina y de cultura ciudadana. Encontré, además, una ciudad con mucho más desarrollo, aunque no todo esté terminado. Mi gran pregunta es, si uno critica y se queja y tiene la oportunidad de ayudar ¿por qué no lo hace?. Después de mi experiencia como gerente de Emcali y Secretario de Hacienda del Valle casi le juré a mi familia que no volvía al sector público, pero vi esa vocación de Rodrigo Guerrero que dice: “Vamos a remar por Cali”. No podía decirle que no y me siento orgulloso de estar a su lado.Uno de los grandes desafíos está en trabajar en una de las secretarías donde se dan más hechos de corrupción... Ese tema me eriza. El martes tuve mi primera reunión con los 240 guardas de tránsito y les dije: vengo de un país donde un guarda de tránsito o un policía es una persona totalmente respetada, admirada, no se aprovecha de la autoridad y nunca hay sobornos o algo que tenga que ver con la corrupción. No quiero señalar a nadie, sólo decir que bajo esta administración no me temblará la mano, que el culpable no sólo es el que recibe sino el que da. Entonces sí le quiero pedir a la ciudadanía, como se lo he pedido a todos mis colaboradores, de que hagamos respetar nuestra dignidad como guardas de tránsito y que la ciudadanía colabore con eso. Si alguien es sorprendido, tanto el que da como el que recibe, lo vamos a judicializar.Pero la corrupción no sólo de ha denunciado a nivel de los guardas, sino en cuanto a procesos administrativos, como la desaparición de multas... Ya lo hablamos dentro del consejo de gobierno, que es maduro, muy profesional y técnico. La Secretaría de Tránsito no puede ir sola, tiene que andar de la mano con Gobierno e Infraestructura. Con Gobierno porque no hay derecho a que, por ejemplo, usted llegue a la Secretaría de Tránsito y esté inundado el espacio público, esa será una primera tarea, hay que limpiar ese espacio y formalizar, lo que no significa quitarle el trabajo a nadie, sino a dignificar. Esos asuntos de borrar multas, los pases falsos y gemelos, no sacar la chatarrización, bajo esta administración se acabaron.Usted ha sido muy crítico con la chatarrización y dice que las cuentas tal y como se han presentado no cuadran, que el proceso va lento, ¿qué es lo que en realidad está pasando?Es sencillo. Si la autoridad no tiene la mano dura para llevar a cabo la chatarrización en el momento que es, el sistema de transporte masivo no sale adelante. El MÍO tiene uno de los mejores trazados de América Latina, pero no ha podido desarrollarse porque falta por lo menos el 30% de los buses que deben ser chatarrizados. Usted va por la ciudad y aún ve unos buses chimenea, no se ha tenido la mano ni la dirección para sacar eso. Si va por una troncal y paralelamente van seis buses pequeños que son del mismo dueño que el de la troncal, muchos prefieren montarse en los buses pequeños, que son un transporte informal, con la guerra del centavo. Por eso el MÍO tiene problemas financieros, pues depende de que la demanda cubra los costos que se requiren. Pretendo no de ver quién es más importante sino integrar un esquema con Metrocali y Tránsito para ver cómo chararrizamos y hacemos al tiempo que los operadores cumplan con su frecuencia, saquen los buses que deben sacar y metan los que deben meter. Entonces sí ha faltado mano dura...No me cabe la menor duda.¿Pero usted está dispuesto a darse la pela?... porque se vienen los paros, los bloqueos y las presiones de algunos transportadores...En Chile estuvimos un año, nos quemaron 67 articulados y tuvimos múltiples paros. La gente ahora está feliz en Santiago. Los transportadores no se deben sentir atacados cuando les digo que hay que chatarrizar y profesionalizar, hay que acabar con la guerra del centavo por el bien de ellos y de la misma ciudad. No soy político, no vengo por ninguna prerrogativa, vengo es a prestar un servicio. Si se puede hacer, lo hacemos, sino, entonces vamos a tener que seguir en el caos, pero la pela sí me la voy a dar. Ante las dificultades y la agresividad de muchos conductores se ha pensado en Cali en la posibilidad de entregarle el control del tránsito a la Policía como se hizo en Bogotá, ¿Cómo ve esa opción?Es un tema bien complicado. Bogotá llegó a eso porque no recuperó en su momento el amor por su ciudad, porque Bogotá no es de nadie y yo abrigo la esperanza de recuperar nuestro amor de Cali para todos los caleños. Vamos a manejar el tema en dos carriles: uno pedagógico, en el cual vamos a trabajar con los colegios en los últimos años para que nos permitan que los muchachos refuercen su cultura cívica y la apliquen en la misma ciudad con unas pasantías de tres o cuatro meses, con mimos, como hacía Mokus, un tema de cultura ciudadana amable, bondadosa. También una campaña de cultura corporativa de comunicación, donde la gente empiece a sentir cultura y servicio ciudadanos. El otro es un carril que empieza a partir de ahora mismo: todos vamos a tener que cumplir, se acabó el recreo. Vamos a volver a las aulas a tomar educación, disciplina, y para eso vienen varias medidas. La primera es que vamos a dar 60 días hábiles para ponerse al día en todas las multas que hay pendientes, cuyo valor supera los cien mil millones de pesos. Terminando esta hora cero, el vehículo (de cualquier naturaleza) será inmovilizado o se embargarán los bienes, como dice la ley. Habría posibilidades de acuerdos de pago, con la firma de una garantía.¿Y en cuanto a mejorar las condiciones en las vías? Se trazará una campaña sostenible de señalización de la ciudad. No soy amigo de contraticos pequeños para que pinten una cosa y la otra, la idea es buscar una licitación abierta para tres firmas (máximo) que nos manejen un proceso de señalización de la ciudad. Esto es educación. Se consiguieron unos dineros para un reparcheo y vamos detrás haciendo señalización. Además, ante carro mal parqueado o andén invadido se actuará en forma inmediata. Estableceremos unos corredores y cada uno será entregado a dos guardas, que no van a estar estáticos en un punto sino patrullando para ver qué está pasando. Los conductores hablando por celular, eso se acabó, así como los taxis y motos que se pasan por toda parte. Será un poco duro, pero verán cómo empezamos a mejorar. ¿Si cuenta la secretaría con las herramientas, siendo Cali una ciudad con una malla vial muy deteriorada y apenas 240 guardas de tránsito?La verdad no hay las herramientas necesarias, hablaba con el Alcalde y es posible que podamos ampliar nuestra base de guardas, estamos mirando cómo se consiguen unos recursos. Tengo una gran esperanza y es que el MÍO va bastante avanzado. El sistema necesita terminar su infraestructura, así como la chatarrización e inyectar los 350 buses que faltan, eso desarrollará mucho la ciudad. No hay todos los recursos, pero si el alcalde, su equipo, la ciudadanía y los empresarios del transporte se juntan sacamos esto adelante. Si no estuviera el MÍO todo sería más difícil. ¿Qué ha pasado con las cámaras y fotomultas que se vienen prometiendo desde hace meses en Cali?Qué tristeza, los paisas tienen en este momento 120 cámaras, ese es un tema que también se va a plantear. Hay un contrato con el Centro de Diagnóstico Automotor que dice que tienen que instalarse. Sin lugar a dudas la ciudad se tiene que llenar de cámaras, debe tener mas de 200.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad