Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Cali cumple 50 años el próximo domingo

Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Cali cumple 50 años el próximo domingo

Mayo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País.
Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Cali cumple 50 años el próximo domingo

Este domingo 13 de mayo se celebran 95 años de la aparición de la Virgen de Fátima en Portugal y 50 de la inauguración de su santuario en Cali.

Desde las 6:00 de la mañana del 13 de mayo habrá Eucaristía cada hora. La devoción a la Virgen ha dejado rosarios de milagros. Historias de fe para incrédulos.

Le extrajeron un riñón cuando tenía solo 4 años. Tres nefrólogos, dos urólogos y dos anestesiólogos no garantizaban la vida de la pequeña en el quirófano. Pero la mamá de la pequeña Beatriz Victoria les dijo: es que el que la va a operar es Dios con la Virgen María a través de ustedes.Esta mujer desesperada hizo la promesa a la Virgen de que subiría de rodillas al Santuario de Nuestra Señora de Fátima, en el barrio Granada, en el norte de Cali. Allí hizo votos de que su hija haría la primera comunión con un hábito de la Virgen, pero comprado con limosna que ella después pidió puerta a puerta. Y así se cumplió su palabra.La historia la cuenta, décadas después Beatriz, una asesora de imagen de un almacén de ropa femenina en Granada que asciende al santuario todos los días para agradecer a la Virgen el favor de la vida. Es martes, día de la devoción a María, y ella, rosario en mano y con un collar con medallas con diferentes advocaciones marianas, reza las avemarías alternadas con el Padre Nuestro, antes de la misa de las 5:00 de la tarde, y remata con la novena.El presbítero Óscar de la Vega, párroco del Santuario, dice que los milagros concedidos por intercesión de María son tantos como los rosarios que los fieles le prodigan, pero la mayoría favorece a niños y/o a las parejas ansiosas por ser bendecidos con un hijo.Para él son pan de cada día los testimonios de madres que, tras largos e infructuosos tratamientos médicos de fertilización, al poco tiempo conciben por obra y gracia de la Virgen de Fátima. Es como si hubiesen visitado el templo de la fertilidad. Otros dan fe de la curación de sus hijos, incluso bebés afectados por graves enfermedades, y que han sido sanados luego de implorar el favor a la Virgen de Fátima. Gracias que concede a los niños como esos tres pastorcitos a los que se les apareció el 13 de mayo de 1917 en Portugal. Y como pastorcitos van estos niños de la mano o en brazos de sus padres a las misas de sanación que el sacerdote de la Vega oficia en este santuario el 13 de cada mes.Un bendecido con el don de la salud fue un bebé de Ibagué que nació con cáncer de estómago. Familiares del niño residentes en Cali hicieron la promesa en el Santuario de Fátima. “Hace pocos días lo trajeron a la misa de acción de gracias porque el niño se curó y ya tiene seis meses de edad”, cuenta el padre de la Vega.O Salomé Camacho, que nació prematura en tan difíciles condiciones que estuvo hospitalizada varias semanas en la Clínica Sebastián de Belalcázar. Hoy es una rozagante bebé de 5 meses que sus padres llevaron al santuario para dar testimonio del milagro. Y es que desde 1946 que empezó la veneración a la Virgen de Fátima en Cali, por obra de las Madres Reparadoras, los milagros abundaron. Tanto que surgió la idea de construir un santuario para Nuestra Señora de Fátima, donde desde hace 50 años se le venera.Motivo por el que este domingo 13 de mayo habrá triple celebración: Festividad de la Virgen de Fátima, la Fiesta de la Madre, institucionalizada el segundo domingo de mayo para que fuera cercana o coincidiera, como hoy, a la fecha de la aparición de la Madre Universal, y los 50 años de la inauguración del Santuario.“Cali es una ciudad de una gran devoción mariana. De sus 170 parroquias, más del 50% están consagradas a las distintas advocaciones de la Virgen”, afirma el padre de la Vega. Tendencia que, junto con la de la Divina Misericordia, responde a una línea de espiritualidad urbana a la que la gente se necesita congregar para manifestar a través de ella la trascendencia de su vida, y la Iglesia Católica ha respondido a esa necesidad, opina el padre de la Vega.Al otro lado de la ciudad, en el barrio Belalcázar, los herederos de don Jaime Amaya Garzón le deben todo a la ayuda de la Virgen. Hace 30 años este bugueño salió de la ciudad del Milagroso sin apoyo familiar ni económico, pero lo encontró en las Hermanas Vicentinas, que difunden la fe de La Milagrosa desde 1975 en Cali. Ellas le dieron la bendición a la réplica metálica de la medalla de La Milagrosa con la que este orfebre de artículos religiosos de Buga empezó su microempresa familiar en Cali, con ayuda de su esposa Lilia de Amaya. La fábrica empezó a ampliar su portafolio de objetos religiosos que hoy, tras 28 años de labores, incluye las imágenes de la Virgen y los rosarios iluminados que todos conocemos. Hace quince años y en su afán de propagar la fe católica y devoción mariana, la hermana María Emilia acordó hacer la medalla en plástico azul para regalar a los fieles. La religiosa hasta conseguía avioneta prestada y salía a lanzar desde las alturas puñados de medallas en las zonas de conflicto en Colombia. Su esperanza era convertir los corazones de ovejas descarriadas. Un milagro que todavía espera.La hermana Olga Dossman sigue hoy la tradición y a Plásticos Amaya llegan pedidos de hasta 100.000 o 200.000 medallas en promedio cada tres meses. En acción de gracias, los Amaya las donan a las Vicentinas a precio de costo ($10 c/u) cuando en el mercado se comercializa al doble.“Somos muy devotos de la Virgen, vivimos agradecidos con ella, la tenemos como nuestra madre y hasta nuestra finquita fuera de Cali se llama La Milagrosa, donde está su imagen bendecida”, cuenta Ana Cristina Amaya, una de los tres hijos de don José y actual gerente de la microempresa.Para ella, su padre y sus hermanos Ricardo y Marleny, es un gozo casi celestial contribuir a difundir la fe mariana. Incluso, en medio de la tristeza de ver a su señora madre en cuidados intensivos el año pasado, la alegría los iluminó al ver que las monjas de la Clínica Nuestra Señora de los Remedios habían colocado en la cabecera de la cama la medalla de La Milagrosa, esa azulita que ellos fabrican por miles y donan a esta causa espiritual.La Virgen de los AndesUna de las más antiguas obras marianas de Cali es la Virgen de los Andes, construida en Yanaconas en 1942 con motivo de la celebración del Año Mariano. La idea fue del Hermano Mateo, devotísimo de la Virgen y Superior Provincial de la comunidad Marista de Cali, que regía el Colegio San Luis Gonzaga, y el entonces Colegio Nuestra Señora de los Andes que se instaló en 1905 en este sitio campestre, que luego fue el Seminario Marista y ahora está convertido en el Centro Recreacional Yanaconas.Pero el 2 de agosto de 1.942, más de un centenar de Hermanos Maristas de todos los Colegios se reunieron para la inauguración y bendición del monumento encargado a un maestro italiano y, oh sorpresa, no fue del agrado de los religiosos. Entonces contactaron al artista escultor nariñense, Marcelino Vallejo, reconocido por sus bellas obras de arte escultórico realizadas en el Santuario de Las Lajas y templos de Pasto y Popayán. Vallejo llegó a la conclusión que lo único posible era demoler la obra en cuestión y hacer otra, según cuenta el hermano Francisco Regis en un documento de 2002.El maestro Vallejo levantó el nuevo monumento de 18 metros de alto con 44.350 ladrillos y 1.033 bultos de cemento, entre otros materiales que fueron subidos a lomo de mula con la ayuda de los maristas. Hoy, egresados maristas y devotos de la Virgen como Hermann Joerns, propenden por la recuperación de este monumento que considera importante no sólo por su valor para la comunidad católica y mariana, sino histórico, escultórico y artístico. Waleska Massy, de la Fundación para la Conservación y Restauración de Patrimonio, confirmó a El País que “La Virgen de los Andes es un bien de interés cultural que la ciudad debe recuperar porque está asociado a valores religiosos, arquitectónicos, escultóricos, estéticos y de memoria histórica de la comunidad”.Massy destaca que sólo la dimensión del monumento es indicador de la importancia que tiene para la comunidad. “El valor de un bien así se lo da la sociedad con los ritos que hacen los devotos, las visitas de los turistas, es un símbolo de identidad de Cali y el Valle del Cauca al que amerita iniciar su proceso de restauración y conservación por entidades públicas y privadas”.CelebraciónEl Santuario Nuestra Señora de Fátima celebrará este domingo 13 de mayo la aparición de la Virgen en Cova de Iría, Portugal. 5:00 a.m. Inicia la programación con el rosario de la aurora. Se oficiará la Eucaristía cada hora desde las 6:00 a.m.5:00 p.m. Se realizará la procesión con la imagen de la Virgen, que partirá desde el Templo Votivo del Sagrado Corazón (diagonal a Bellas Artes) hasta el santuario.Los actos solemnes terminarán a las 7:00 de la noche con la misa presidida por monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali. Esta Eucaristía será grabada para Telepacífico.En 2011 esta celebración reunió a 20.000 devotos. Semana a semana congrega 3.000.Además de la Virgen de Fátima, advocaciones de veneración mariana son Nuestra Señora de los Remedios, patrona de Cali, entronizada en la Iglesia La Merced; Virgen del Carmen, de los padres carmelitas, en El Templete, y Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, de las Hermanas Vicentinas, en la Avenida Roosevelt.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad