Sandra Velásquez, la vallecaucana nominada al premio Mujer Cafam 2018

Sandra Velásquez, la vallecaucana nominada al premio Mujer Cafam 2018

Marzo 06, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Sandra Cecilia Velásquez

Sandra Cecilia Velásquez

Especial para El País

Sandra Cecilia Velásquez Cardona, es caleña, comunicadora social y la responsable de que 150 habitantes de calle de los barrios el Calvario y Sucre en el centro de la ciudad, puedan tener cada ocho días un plato de sancocho de búfalo con qué alimentarse.

Velásquez también presta ayuda psicosocial a niños, niñas y adolescentes en drogadicción, dicta clases de inglés los sábados en el Calvario y su misión en la vida es el servicio. También, fue la Señora Roa 2017 por su trabajo de intervención social.

Esta vallecaucana hace parte de las 23 mujeres nominadas al premio Mujer Cafam 2018 que busca reconocer las mujeres del país que a través de iniciativas innovadoras aportan al mejoramiento de la calidad de vida de las personas. El País habló con ella:

Hay 22 mujeres postuladas al premio Mujer Cafam y usted es la única del Valle, ¿cómo toma esta nominación?

Muy contenta, con muchas ex pectativas, es una bendición y el hecho de estar nominada entre tantas mujeres del país es un logro muy valioso, independientemente de ganar o perder es un gran logro.

¿Cómo se dio la postulación al premio?

Fue una convocatoria que realizaron Comfenalco y Comfandi después de un proceso de selección donde muchas mujeres presentamos nuestra hoja de vida y portafolio de los procesos que habíamos hecho. Allí entregamos información de la poblaciones que impactábamos y los resultados que obtuvimos. Entre todas las iniciativas escogieron la mía. ¡Qué felicidad!

¿Qué representaría ser la ganadora del premio la Mujer Cafam 2018?

Pues considero que hemos hecho un buen trabajo, el hecho de ser la Mujer Cafam del Valle ya es un reconocimiento grande. Considero que hay muchas mujeres valiosas aquí, historias de trabajo hermosas y creo que cualquiera es merecedora de este premio. Por eso nos reunimos previamente para que no solo se quede un premio, y vamos a trabajar juntas mejorar la condiciones de nuestra población en todos los departamentos.

¿Cómo surgió la idea de crear su fundación, a la que llamó Life Project International Foundation (Fundación Internacional Proyecto de Vida)?

Nació en el año 2000 inicialmente en el Distrito de Aguablanca, tocando temas sociales y se creó un centro etno educativo donde se apadrinaban niños que estaban en las calles para hacer acompañamiento social, gestionando espacios en fundaciones cristianas que acogen a los habitantes de calle. Hacemos actividades como sancocho de costilla de búfalo, dictamos clases de inglés los sábados en barrio El Calvario. Es una fundación familiar sin apoyo del gobierno o sector privado.

Lea también: Olga Briceño, la mujer que lleva 23 años controlando el tráfico de Cali

¿Por qué es importante hacer proyectos sociales en sectores vulnerables de la ciudad?

Porque hay personas que se sienten abandonadas y rechazadas por la sociedad, hay que hacer un trabajo de dignificación. Si nosotros hacemos intervención social con estos habitantes de calle, estamos evitando que existan más crímenes y delincuencia, porque ellos están entrando en razón y están considerando cambiar su vida.

¿Hay algún habitante de calle que haya cambiado su estilo de vida por la intervención que ha recibido?

Hay un caso de un chico del barrio Sucre, que cuando lo conocimos era muy agresivo y era muy adicto. Entró a hacer el proceso con nosotros y hoy en día cuando tiene una tentativa de volver a recaer ya reflexiona, se acercó de nuevo a su familia, se nota el cambio. Es muy grato ver casos como esos, por eso es necesario que mucha gentes se vincule a estas iniciativas.

¿Cómo ve el papel de la mujer en los procesos de intervención social?

El papel es importantísimo porque la mujer es madre, esposa, amiga y como mujeres tenemos más sensibilidad y fragilidad de ayudar y proteger a quienes lo necesitan.

¿De dónde nace la idea de crear restaurantes comunitarios?

Nació desde el año pasado por la necesidad de los habitantes por tener qué comer, iniciamos en el barrio el Diamante diariamente, pero por reestructuración y falta de fondos paramos. Es un proyecto que queremos expandir en el barrio Sucre, Brisas de Comuneros. La próxima semana retomamos.

¿Qué tan complicado es realizar procesos sociales en las calles de Cali?

A nosotros nos han recibido bien, solo una vez cuando apenas estábamos empezando en Sucre fuimos amenazados porque no sabían a qué íbamos, estaban prevenidos pero después de esto ya nos apoyaron y participaron en las actividades. Cuando uno es honesto y genera confianza la población se le acerca. La mayor limitante es el temor.

¿Qué la motiva a desarrollar intervención social?

Me motiva Dios, esto que hacemos lo hacemos para servirle a él. Es una carga pesada y difícil de llevar, la problemática de la droga conlleva muchas historias fuertes.

¿Qué proyectos vienen después de esta nominación?

Crear un centro integral de Desarrollo de Emprendimiento para los estratos 1 y 2 para garantizar la comercialización de los productos que hagan, es una iniciativa que va a agrupar las necesidades de quienes no puedan emplearse.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad