San Fernando, pulmón verde del sur

San Fernando, pulmón verde del sur

Julio 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Maria Teresa Arboleda | Cali Sur

A sus 80 años, este tradicional barrio es una importante reserva natural para la ciudad. El Parque del Perro, el de las Piedras, San Fernando, el Triángulo y una zona verde en adecuación, además de un bosque que alberga un nacimiento de agua, lo confirman.

Lo primero que Martha Idárraga ve en las mañanas es una gran variedad de árboles que refrescan su vivienda ubicada en San Fernando Viejo.A su vez, Alejandro Morales puede elegir entre seis parques para sus acostumbradas caminatas y, si se trata de sentarse a charlar con sus amigos, el joven politólogo prefiere el “bellísimo paisaje del Parque de las Piedras”. Dos sencillos ejemplos que demuestran por qué este tradicional barrio, rico en especies arbóreas y parques, es considerado un pulmón verde de la capital del Valle.Todo porque en él se encuentran el Parque del Perro, el de las Piedras, San Fernando, el Triángulo y una zona verde en adecuación, además de un pequeño bosque que alberga un nacimiento de agua.Y en ellos decenas de samanes, ceibas, carboneros, cauchos y hasta un tipo de ficus en vía de extinción embellecen al barrio y le sirven de nido a una gran variedad de aves.Para algunos, la naturaleza reinante data de la misma fundación de San Fernando, hace 80 años, pues las casas fueron diseñadas con amplios prados ornamentales.Hoy, este legado es aprovechado por sus residentes para realizar un sinnúmero de actividades, entre ellas gimnasia de los grupos de adultos mayores, caminatas desde las 4:00 de la madrugada, practicas deportivas, paseo de mascotas y hasta “para leer y hacer tareas, gracias a la paz que se respira”, afirma Alejandro Morales, un ambientalista que se ha convertido en guardián y padrino de los parques. Pero alrededor de estos frondosos pulmones no todo es color esperanza. Poca iluminación, inseguridad, contaminación, inundaciones y falta de prado son algunos de sus ‘dolores de cabeza’.“Cuando les cortan el césped a los parques los dejan sin pasto, por eso se vuelven un tierrero”, aseveró Pablo Salamanca.Elsy Lozano, empleada del Teatro Esquina Latina, aseguró que “el de Las Piedras, por ejemplo, es muy oscuro; en la noche lo visita gente de otros barrios que lo dejan con basura, incluso, lo usan como sanitario. Las mascotas también hacen lo propio”. Sin embargo, María Isabel Pérez considera que sí se les presta atención: “Cuando tenemos inconvenientes en el Parque de las Piedras llamamos al Dagma o a Ciudad Limpia para que nos colabore”.Agregó que aunque no han adoptado oficialmente la zona verde, sí están pendientes de cuidarla “porque gracias a ella es que el sector se mantiene fresco”. A su vez Catherine Dupriez, presidenta de la JAC de San Fernando, adujo que si bien estos remansos atraen la presencia de establecimientos comerciales, se debe guardar un equilibrio “pues los parques deben ser sitios de descanso para la comunidad y referentes turísticos para aquellos que los visitan”.Así, uno de los pulmones verdes que más aporta a la sana respiración de la Sultana del Valle lucha por mantenerse a salvo de los agentes contaminantes que a diario lo asedian.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad