¿Salsa o cine? el recorte presupuestal de la cultura genera un dilema a los caleños

Mayo 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
¿Salsa o cine? el recorte presupuestal de la cultura genera un dilema a los caleños

¿Es válido decir que no hay plata para el Festival de Cine, pero sí para un complejo urbanístico dedicado a la salsa? ¿Qué hacer para atender dos componentes clave de la identidad caleña? El debate está abierto.

Por cuenta de un recorte en los recursos que el Estado destina a la cultura, dos de las expresiones más tradicionales y representativas de cultura en Cali están enfrentadas hoy en una dura polémica.Mientras los amantes y seguidores de la salsa celebran la puesta en marcha del proyecto 'Ciudad Salsa', los amantes del séptimo arte lloran por la cancelación de la tercera versión del Festival de Cine. El secretario municipal de Cultura, Carlos Alberto Rojas, confirmó que el Festival de Cine no fue programado este año porque no se incluyó en el Plan de Inversiones del 2011.Y el rechazo de la comunidad cinéfila no se hizo esperar. Académicos, directores de cine, estudiantes y aficionados al séptimo arte mostraron su desacuerdo ante la medida que y señalaron que se le está dando sepultura a uno de los eventos culturales que más estaba ganando reconocimiento a nivel internacional.El cineasta caleño Carlos Palau, director de películas como 'A la salida nos vemos', 'Hábitos sucios' y 'El sueño del paraíso', criticó con vehemencia el manejo presupuestal desigual que se le está dando a la cultura caleña, y "la falta de gestión por parte de la Alcaldía y la Secretaría de Cultura para sacar adelante un evento que venía siendo financiado en su mayoría por dineros privados"."Es absurdo que se esté pensando en invertir $44.000 millones en un museo de la salsa, que se estén gastando $22.000 millones al año pagándole a los guardas cívicos para que conversen en las esquinas, y no puedan gestionar $600 millones que requiere hacer un buen festival como el que se estaba viendo", enfatizó Palau.El alcalde, Jorge Iván Ospina, respondió a las críticas a través de un comunicado de prensa en el que señaló que no se descarta la posible realización del Festival, pero no hizo ningún compromiso ni anuncio concreto sobre financiación.“La idea es que lo podamos hacer pero con los recursos suficientes y sólidos para que no sea un Festival de poco impacto. Y lo que estamos mirando es que nuestros recursos no son lo suficientemente robustos para poder hacerlo cada año”, dijo el Mandatario.Al respecto, Argemiro Cortés, ex secretario de Cultura de Cali, señaló que "está demostrado en todo el mundo que las únicas bienales que funcionan son las de arte y arquitectura. Pero un festival de cine serio se debilitaría haciéndolo cada dos años y tiende a la desaparición".El ahora candidato a la Alcaldía de Cali aseguró que durante su gestión al frente del despacho de Cultura se adelantó todo el proceso para que el Festival fuera un hecho en 2011, pero que el presupuesto no fue aprobado para su ejecución."En 2009 nos aprobaron $400 millones para hacer el festival, pero finalmente salió costando más de $1.000 millones. Lo que pasa es que mucha gente trabajó gratis. Eso fue un trabajo de gente comprometida donde todos aportaron con el único interés de sacar adelante este evento en una ciudad cinéfila por tradición", aclaró Cortés.Para la salsa sí hubo plataCasi al mismo tiempo en que se oficializaba la cancelación del Festival de Cine 2011, la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle anunciaban la firma de un convenio para sacar adelante el proyecto Ciudad Salsa, que comenzaría a ejecutarse el próximo trimestre.Este proyecto se ejecutará en las antiguas instalaciones de la Industria de Licores del Valle, que serán adecuadas para generar 35 espacios para los ensayos de grupos de bailarines de salsa, salsotecas, museo, área de conciertos y salones de producción audiovisual.El gobernador del Valle, Francisco Lourido, explicó que esta es una apuesta por el desarrollo social y económico de la ciudad, pues se espera que agentes de la empresa privada inviertan en este espacio para que “se generen varias ofertas de empleo”.“Creo que este es uno de los proyectos más importantes en el tema de industria cultural en el país y la ciudad va a tomar la delantera en esta alianza; ahora prosigue la conformación de la junta directiva y la escogencia del gerente”, dijo Carlos Alberto Rojas, secretario de Cultura Municipal.Luz Adriana Betancourt, secretaria de Cultura Departamental, señaló que el proyecto será el punto de encuentro de todas las manifestaciones de la salsa.“Cali tiene una gran fama de ser la cuna de la salsa en Colombia y ahora contará con un lugar especial para disfrutar de las expresiones artísticas y sociales de la industria salsera caleña”, agregó la funcionaria.Aún así, el nacimiento de Ciudad Salsa no está exento de polémica, pues los sectores y voceros de las nuevas manifestaciones de la salsa en Cali consideran que no estarán representados allí.David Gallego, gestor cultural y director de Clandeskina Orquesta, opinó que Ciudad Salsa es un proyecto que sigue fortaleciendo a las agrupaciones musicales y artísticas de siempre y no rescata a las cualidades de los actores independientes de la salsa en la ciudad, como su grupo.“Con Ciudad Salsa no se piensa en hacer visible la labor de los disc jockey’s y programadores que por lo menos una vez a la semana realizan audiciones y eventos en Cali, tampoco al movimiento de blogs y emisoras virtuales como salsared.com, que están dando las pautas de lo que se debe escuchar sobre salsa, y mucho menos a las más de 23 orquestas caleñas independientes que constantemente buscan espacios dónde divulgar su producción artística”, explicó el gestor cultural.Más allá de todas las voces que comienzan a calentar el debate, lo cierto es que, de forma paradójica, el recorte presupuestal a la Cultura puso en orillas enfrentadas a los gestores de dos manifestaciones que le han dado renombre a Cali a lo largo de su historia.No son pocos los que recuerdan que desde mediados de los años 60, el cine y la salsa, unidos a otras manifestaciones de la plástica, el teatro y la danza, se convirtieron en puntas de lanza de un movimiento cultural que destacó a Cali como una gran meca de la creación artística en Colombia.De esa manera, al mismo tiempo que la ciudad consolidaba el nombre de 'Capital Mundial de la Salsa' y sitios como Juanchito ganaban fama mundial, se desarrollaba un movimiento como 'Caliwood', semilla principal de todo el desarrollo que tendría la producción cinematográfica colombiana a finales del siglo XX.¿Salsa o cine? ¿Es posible poner a los caleños a dividir su alma entre dos manifestaciones culturales ligadas a su alma y su historia misma? ¿Es posible generar empleo y desarrollo apostando de manera equitativa entre los dos proyectos? El debate está abierto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad