¿Sabe cómo actuar ante una mordedura por serpiente venenosa?

default: ¿Sabe cómo actuar ante una mordedura por serpiente venenosa?

El País habló con Carlos Alberto Cañas, internista y reumatólogo de la Fundación Valle del Lili, quien explica qué hacer y qué no ante esta situación.

¿Sabe cómo actuar ante una mordedura por serpiente venenosa?

Marzo 11, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Melissa López, reportera de El País
¿Sabe cómo actuar ante una mordedura por serpiente venenosa?

El País habló con Carlos Alberto Cañas, internista y reumatólogo de la Fundación Valle del Lili, quien explica qué hacer y qué no ante esta situación.

En 1986, mientras realizaba su año rural de medicina, Carlos Alberto Cañas se enfrentó a un caso que lo conmovió para siempre: un humilde niño había sido mordido en su mano izquierda por una víbora.

Cuando el pequeño llegó al Hospital Santa Ana, del municipio de Palestina, Caldas, —donde el  médico realizaba sus prácticas— completaba ya cuatro horas desde el ataque. Sus padres, torpemente, habían intentado paliar los efectos de la mordedura a base de aceites y de rezos, pero a esa altura se hizo necesario trasladar al paciente hasta Manizales: el veneno de la serpiente le generaba dolor intenso, le impedía coagular la sangre y era causante de anemia, trombocitopenia (disminución de la cantidad de plaquetas) y del comienzo de una insuficiencia renal aguda.

El caso solo pudo resolverse tras una complicada cirugía en la que el niño sangró muchísimo y fueron necesarias varias transfusiones.

El médico Carlos Alberto recuerda haber visitado al pequeño luego de la cirugía. Lucía aún enfermo, pálido y con la voz débil. Hoy, 30 años después, espera que se haya salvado. Para el doctor este caso significó algo profundo: la imperiosa necesidad de investigar sobre las mordeduras de serpientes y sus efectos sobre la salud.

Es que, en el Valle del Cauca, según cifras del galeno, son atendidos mensualmente unos diez casos de personas mordidas por serpientes venenosas. De ahí que desde  2001, este médico internista y reumatólogo de la Fundación Valle del Lili se haya dedicado a documentar este tema, partiendo desde los diversos tipos de serpientes existentes en el país y los efectos de sus mordeduras.

En Colombia se registran  350 casos de mortalidad por mordedura de serpiente al año. Este sería un subregistro, pues un alto número se presenta en la selva, donde no se tienen cifras.

El resultado de ese estudio, en el que participaron también los biólogos Fernando Castro y Rafael Castaño, quedó condensado en el libro ‘Serpientes venenosas: lecciones aprendidas desde Colombia’. De los alcances de este texto, Cañas conversó con El País. 

Doctor Cañas, según dice, en el Valle cada mes  se atienden alrededor de diez casos de mordeduras por serpientes venenosas. ¿Cuáles son las especies de estos animales más comunes en el Valle?

En el Valle están las serpientes venenosas de mayor importancia médica  de Colombia. Están los ‘Bothrops’, popularmente llamadas ‘Mapanás’, ‘Talla X’ o ‘Cuatro narices’. Estas tienen  colmillos anteriores grandes y producen sedación, baja de la presión arterial, fenómenos hemorrágicos y graves daños en los tejidos.

 También están las serpientes  Corales, sobre todo las ‘Rabo de ají’ que tienen una neurotoxina que ocasiona parálisis. Es  pequeña y muerde entre los dedos o en los bordes del pie y produce una parálisis generalizada que empieza por los párpados y los músculos de la laringe, lo que genera dificultad para hablar. Posteriormente el paciente no puede mover las extremidades y por último puede dejar de respirar, ocasionándole, si no hay atención oportuna,  la muerte.

¿Qué tan  frecuente es atender pacientes con esas mordeduras?

  Diríamos que cada mes estamos viendo en la Valle del Lili  dos o tres pacientes: campesinos, soldados, gente que hace camping. Hemos tenido pacientes con este tipo de accidentes de Pance, del Lago Calima, pero eso no quiere decir que la gente deje de hacer sus cosas. Lo importante es educar a las personas para que haga lo correcto. 

¿Y qué es hacer lo correcto?

Lo primero  es tranquilizar a la persona y  luego tratar de identificar a la especie de serpiente que la atacó;  hoy en día se facilita mucho tomando una foto con un celular y  enviarla al médico.  Muchas veces el paciente es mordido y no sabe qué serpiente es, pero por las características de la mordedura se hace un diagnóstico y se establece la especie.

¿Qué se aconseja no hacerle al paciente?

El paciente se debe mantener en reposo con la extremidad afectada en la misma posición del cuerpo: acostado boca arriba. La extremidad no  debe colgar, porque como tiene un  daño, este podría ser  mayor:  el veneno puede  concentrarse más hacia la parte afectada. Tampoco se debe levantar la extremidad dado que el veneno podría diseminarse más rápido, además de disminuir la circulación sanguínea. No se recomiendan los torniquetes o vendas apretadas, porque podría  disminuir el  aporte sanguíneo. No se  debe poner hielo, la idea es dejar al paciente quieto. Tampoco se deben hacer heridas sobre el área de la mordedura, ni succionar. Esto no sirve, las víboras tienen colmillos hasta de 3 cms, o sea, que el veneno se inyecta en la  profundidad de los tejidos.  

¿Qué alteraciones pueden sufrir los órganos con el veneno?

Se puede llegar a insuficiencia renal aguda y que el paciente llegue a requerir diálisis; puede quedar con insuficiencia renal crónica y, en el futuro, requerir un trasplante renal. Es raro, pero puede suceder. En el sistema nervioso central pueden haber hemorragias que a veces dejan secuelas neurológicas serias o llevar a la muerte. También puede presentarse trombosis. Este fenómeno  puede ser muy temprano, a los pocos minutos se puede presentar una tendencia a la trombosis y eso puede causar muerte cerebral. 

¿En Colombia es fácil tener suero antiofídico?

¿Cómo se obtiene ese suero?

 El suero se extrae de  serpientes de diferentes zonas, porque en cada zona la serpiente  cambia las características de su veneno según  su tipo de dieta. Hay áreas donde se tienen que alimentar de reptiles, entonces el veneno se modifica para digerir reptiles; en otras de mamíferos y hay modificaciones específicas. Lo que se hace es coger venenos de diferentes zonas e inyectarlos a caballos. De esta forma, el animal tendrá una respuesta inmune para el veneno, produciendo anticuerpos dirigidos contra diferentes componentes y sus modificaciones de los venenos, eso se extrae y ese es el suero antiofídico.  

Si a una persona lo mordió una coral, por ejemplo, ¿el suero que necesita debe ser de la misma serpiente que lo mordió?

Cuando a una persona lo muerde una víbora le deben aplicar suero polivalente, es decir, que sirve para varias víboras. Pero cuando es para coral, el suero es monovalente, o sea, solo para coral. Este último suero es muy escaso. Aquí, en Cali, se pueden encontrar en el Hospital Universitario o en la Fundación Valle del Lili, que tienen  una red de ayuda: si llega un paciente nos colaboramos. 

¿El paciente puede presentar una reacción negativa al suero?

El suero no está exento de problemas. Puede generar alergias o una enfermedad tardía, pues al tener componentes animales, el organismo lo  considera un cuerpo extraño, entonces los anticuerpos tratan de bloquear ese suero. Esto podría generar unos complejos inmunes que pueden producir daño a nivel renal, en la piel, dolores articulares, fiebre y esa complicación también la debemos manejar. Esa se llama enfermedad del suero.

Tratamiento 

Si fue una víbora,  se deja la extremidad quieta y se pone el suero antiofídico. Los especialistas se mantienen vigilantes en caso de una infección  para suministrar antibiótico, pues la boca de la serpiente es muy contaminada.En caso de ser una coral,  es más urgente,  el paciente necesita  ventilación  para evitar una  parálisis respiratoria. Una vez llegue a la clínica hay que entubarlo, llevarlo a cuidados intensivos, darle soporte ventilatorio y aplicar suero antiofídico.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad