Rodrigo Guerrero, un año ‘agridulce’ dirigiendo a Cali

Diciembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Rodrigo Guerrero, un año ‘agridulce’ dirigiendo a  Cali

El alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, fue considerado por los lectores de El País como el protagonista local este año.

En 2014, la seguridad y movilidad fueron los grandes lunares de la gestión del Mandatario local, pese a que las cifras dicen lo contrario.

Un año de contrastes. Así podría resumirse el 2014 para Rodrigo Guerrero, alcalde de Cali, considerado el protagonista local este año, en medio de logros obtenidos para la ciudad y el bajo reconocimiento a su gestión por parte de los caleños.Durante este, su tercer año de gobierno, Guerrero lideró la reducción de homicidios en la ciudad, logrando que las muertes violentas bajaran en un 27 % en el último año. También disminuyeron los índices de otros delitos como los hurtos a residencias, el comercio y las lesiones personales.Aunque la estrategia implementada para lograr ese resultado recibió apoyo del Gobierno e incluso le mereció un premio internacional, entre la ciudadanía la percepción de inseguridad sigue latente. Lea también 'Opinión: El Alcalde de la confianza'.Este año, el Alcalde también lideró un nuevo aire para el MÍO. La inversión de recursos en obras viales para mejorar la movilidad del masivo y la renegociación de contratos con los cuatro operadores del sistema (dueños de los buses) fueron otras de las tareas destacadas en el 2014, pese a la lluvia de críticas por parte de ciudadanos y entes de control por los problemas de rutas y frecuencias. “La frustación de la ciudadanía por no recibir el servicio que MÍO había prometido y sentirse inseguro al salir a la calle ha opacado la gestión de un alcalde que ha estado dispuesto a mejorar estas y otras problemáticas que aquejan a la ciudad”, explicó Rosalía Correa, directora del Observatorio Cali Visible de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali.El ‘tira y afloje’ con los concejales también hizo que Guerrero fuera protagonista de una pelea que generó tensión en la aprobación de algunos proyectos de ciudad.“Sin embargo, el Alcalde este año ha estado abierto al diálogo y la concertación, entendiendo la autonomía de las partes. La mayor muestra de que políticamente a Guerrero le ha ido bien es que el 95 % de los proyectos presentados fueron aprobados”, indicó Fabio Arroyabe, presidente del Concejo de Cali.Menos desempleo, el mejoramiento en las finanzas del Municipio tras la recuperación de la autonomía tributaria y una mayor confianza para invertir en la ciudad, son algunos de los logros del Alcalde en el 2014.“El desempleo cayó de 14,8 % (octubre del 2011) al 12 % (octubre del 2014) y hoy Cali está entre las cinco ciudades más grandes del país en las que más ha mejorado la formalidad en el empleo. A eso se suma la aprobación del nuevo POT, que deja encarrilados proyectos transformadores como la renovación urbana del centro, el Corredor Verde, entre otros”, dijo Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.Los otros protagonistas de CaliMonseñor Darío Monsalve, vocero de la paz

Mensajes de reconciliación entregados a la ciudadanía en diferentes escenarios hicieron que el Arzobispo de Cali se destacara en el 2014. Defensor del plan desarme para reducir los índices de criminalidad en Cali y promotor de jornadas litúrgicas masivas, en lugares azotados por la violencia. Se considera como una de las voces más respetadas de la Iglesia en Colombia y como un interlocutor calificado en los temas de paz.

Criticado por lo que algunos llaman “afán de protagonismo”, el director de Chao Racismo se convirtió este año en una de las voces más escuchadas en la lucha contra la discriminación racial, la inclusión y la defensa de las curules afro. A través de la organización que dirige, promovió denuncias sobre casos de exclusión y es el operador de un proyecto cultural para jóvenes en riesgo de Buenaventura . El abogado de 34 años despierta odios y amores por el talante de sus declaraciones.

El Personero de Cali se convirtió en analista y crítico de casi todas las problemáticas que aquejan a la ciudad. Los cuestionamientos a los índices de criminalidad presentados por la administración local y la situación de derechos humanos destacaron su gestión este año. También tomó vocería en otros temas como el MÍO, la calidad de agua de los ríos, ruido, mobiliario público. Sus pronunciamientos, también hicieron eco como Presidente de la Federación Nacional de Personeros, Fenalpre. Hay quienes señalan que figura demasiado.

Fue protagonista de la celebración de los 35 años de la emisora Clásica 88.5 de la Fundación Carvajal, dedicada a preservar la música clásica, folclórica y universal. Mantener con vida esta iniciativa, de la que fue fundadora en 1979, reafirmó la imagen de Amparo Sinisterra como embajadora de la cultura en Cali. Su labor por la formación de públicos y promover el arte continúan siendo su propósito desde la junta directiva de Proartes, donde mantiene una participación activa.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad