Rodrigo Guerrero rompió varios paradigmas en la política Caleña

Noviembre 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Rodrigo Guerrero rompió varios paradigmas en la política Caleña

El Alcalde electo Rodrigo Guerrero y su esposa María Eugenia celebran el triunfo en las elecciones.

Analistas creen que el Alcalde electo cumplía los requisitos para bloquear cualquier artimaña y guerra sucia.

La elección del médico Rodrigo Guerrero como nuevo Alcalde de Cali, de acuerdo con los analistas, es el resultado de toda una vida dedicada a las labores sociales, de la pobreza propositiva de otras campañas que se centraron en la guerra sucia, de la madurez política de un electorado que ya no lo engañan fácilmente y de las calidades personales del hoy alcalde electo de los caleños.La conjunción de esos elementos dio al traste con la estrategia que algunos sectores políticos habían utilizado en Cali en elecciones anteriores, en las que lograron confundir y sacar provecho electoral de unas campañas basadas en el juego sucio y en el desprestigio de los adversarios.Por eso los analistas creen que el primer gran acierto fue tener como candidato a la Alcaldía a una persona como Rodrigo Guerrero porque bloqueó la posibilidad de polarizar la ciudad entre ricos y pobres; tampoco dio pie al juego del desprestigio por su limpia trayectoria, y que por sus ejecutorías esa guerra sucia nunca alcanzó un verdadero eco en el electorado.El ex contralor Manuel Francisco Becerra señaló que pese a toda esa campaña negativa que se utilizó contra Guerrero, pudo lograr el triunfo porque “es la personificación de un hombre probo y en el que se puede creer. Esta fue una campaña que se hizo con base en la injuria y en la calumnia y si no funcionó fue porque todo lo que se decía de él, iba en contra vía del tipo de persona que todo mundo conoce”.“Mi maestro Darío Echandía me enseñó que la calumnia debe ser proporcional al personaje y a Guerrero le podrán caber todas las calumnias, menos que no sea un hombre probo, un hombre decente y por eso generó una gran reacción en su favor”, explicó Becerra.En el mismo sentido se pronunció el abogado y analista Víctor Hugo Vallejo, quien aseguró que son tres las razones por las cuales Guerrero obtuvo una ventaja tan amplia y que superó, incluso, lo que pronosticaban las encuestas.“La clave del triunfo de Rodrigo Guerrero estuvo, primero, en que tenía la mejor propuesta para Cali, que consistía en convocar a la unidad a los caleños y que todos nos hagamos responsables de la ciudad; segundo, la experiencia administrativa y de servicio comunitario tanto como rector de Univalle, como creador de la fundación Carvajal y de Vallenpaz, y tercero, el hecho de que entorno a su nombre confluyeran la fuerza de la opinión y de algunos electorados organizados como la U”, dijo.Pero a lo que señalan los analistas, se suman otros elementos que por primera vez están indicando un cambio de actitud en la forma de elegir de los caleños.Voto de opinión y popularEntre los muchos hechos destacables de las elecciones locales del pasado domingo en Cali, algunos especialistas señalan lo fundamental que resulta que en la ciudad se empiece a percibir un voto de opinión en los estratos bajo y medio.Fernando Giraldo, analista y politólogo, destacó lo importante que es para la capital del Valle que el electorado alcance una madurez política suficiente que llegue a repeler toda propuesta indecente a la hora de elegir a sus dirigentes.“Yo creo que Cali está empezando a mostrar que es sólo un mito aquello de que el voto de opinión sólo se encuentra en los estratos altos. ¿Usted sabe lo que significa que una persona de estrato bajo de la ciudad se niegue a vender su voto por $30.000, con lo que puede comer varios días, y opte dignamente por ir a votar sin ataduras?”, se preguntó Giraldo. Agregó que también fue determinante en el triunfo de Guerrero la ofensiva mediática invitando a la gente a votar por candidatos limpios y que rechazara a todo aquel que tuviera algún vínculo con el narcotráfico o los grupos ilegales. “Eso funcionó en Cali de manera palpable y me parece bueno porque compensa lo que ocurrió en el Valle del Cauca”.Para el ex contralor Becerra ese voto de opinión en las clases populares lo concitó Guerrero gracias a que ha sido un hombre comprometido socialmente con las clases populares de Cali.“Pocas personas en la ciudad tienen un testimonio de servicio en los sectores más pobres, tanto por su profesión como médico salubrista, como su experiencia con la Fundación Carvajal, en el distrito de Aguablanca, y luego con las comunidades campesinas a través de Vallenpaz”, aseguró el presidente del Comité intergremial del Valle, Germán Jaramillo, Coincidió que el voto de opinión terminó siendo decisivo en una ciudad que estaba muy angustiada ante la probabilidad de que cayera de nuevo en los malos gobiernos de los últimos años.No obstante el triunfo del médico, quien llega al primer cargo de la ciudad con el respaldo mayoritario del Concejo, para los analistas es aún preocupante los altos porcentajes de abstencionistas.De acuerdo con el último reporte, el 58% de los ciudadanos se abstuvo de votar, porcentaje muy superior al de ciudades como Bogotá (52%) y Medellín (50%). Aunque los analistas señalan que eso no le resta legitimidad al triunfo de Guerrero, también destacan que en otras circunstancias ese abstencionismo habría favorecido a otros candidatos, pero en esta oportunidad, también los caleños marcaron la diferencia.Los ganadoresEntre los vencedores de la jornada están las firmas encuestadora Invammer Gallup y Napoleón Franco, que en los últimos estudios de intención de voto divulgados por El País daban ganador a Guerrero con una votación superior al 40%, como ocurrió.En lo que respecta a los partidos, el vencedor de la jornada fue el de la U, que alcanzó el mayor número de alcaldías en el Valle (11) y obtuvo el mayor número de curules en el Concejo y la Asamblea del Valle.También es ganador el Partido Liberal, que pese a que obtuvo las mismas tres alcaldías de hace cuatro años, se quedó con la de Buenaventura, una de las principales.El Partido Verde también logró un gran avance al tomar el control de la Alcaldía de Yumbo y lograr una curul en el Concejo de Cali.Entre los dirigentes, una de las ganadoras fue la senadora Dilian Francisca que obtuvo casi la totalidad de alcaldías de la U y sacó concejal a su sobrina Audry Toro. También es ganador el senador Carlos Fernando Motoa, que además de atinar en Alcaldía y Gobernación, se quedó con tres alcaldías, un concejal en Cali y un diputado, cuando no tenía representación alguna.Los perdedoresFue amplio el ‘Valle de lágrimas’ que dejó la jornada electoral del domingo.De entrada el senador Alexánder López, del Polo Democrático, que no logró eco en los caleños con su apuesta de mostrar al médico Rodrigo Guerrero como el responsable del fracaso de Termoemcali.Incluso, el mismo Polo Democrático fue uno de los grandes perdedores en Cali y el Valle porque perdió una curul en Concejo y resignó un escaño más en la Asamblea del Valle.También ha sido una pésima jornada para el senador Germán Villegas Villegas, que además de la derrota de su candidato Milton Castrillón, perdió el control de algunas alcaldías y puso su imagen en el ojo del huracán al haber realizado alianzas con el PIN y el MÍO que al final no le dieron ningún rédito.Fracasaron algunos medios que se prestaron para de desinformar con publicidad engañosa y falsos estudios de intención de voto, tratando de inflar candidaturas como la de María Isabel Urrutia.A la lista de perdedores se suman los aliados de Juan Carlos Martínez que sólo lograron 6 alcaldías de las 21 que decían tener y perdieron el control de Buenaventura.Los quemadosSi por algo se han caracterizado estas elecciones regionales es por la cantidad de dirigentes que se quedaron en su intento por llegar a un cargo de elección popular o por conservar su curul en las corporaciones.El Concejo, por ejemplo, fue un horno. Allí ardió el futuro político del liberal Orlando Chicango, quien llevaba varios periodos en la corporación y su partido perdió un escaño. También quedaron en este pabellón dos de los tres concejales del PIN: Jaime Gasca y Álvaro Henry Monedero, así como los cabildantes Julie del Pilar Reina, de la U.De los que aspiraban llegar al Concejo y no les alcanzó la votación, se destaca el ex congresista Thyrone Carvajal y los liberales José Arlem Carvajal y Armando Palau. Otro histórico que se quemó, pero en la Asamblea del Valle, fue el diputado conservador Emilio Merino, quien era de los asambleístas más antiguos con asiento en esa corporación.También fallaron en su intento por retornar los tres diputados del PIN: Rubiel Antonio Muñoz, Jaime Aguilar y Yiminson Figueroa. Tampoco logró su cupo el ex secretario de Cultura del Valle Nino Caicedo.Los resucitadosEn todo un Domingo de Ramos se convirtió este 30 de octubre para algunos dirigentes.Entre los que han resucitado para la política se encuentra el hoy alcalde de Jamundí, John Freddy Pimentel, quien logró la alcaldía de la ‘capital del cholao’ después de varios fracasos electorales.Otro que se ‘levantó de las cenizas’ es el electo diputado del Partido de la U Francined Cano, quien se había quemado al Congreso y había sido retirado como candidato a la Alcaldía de Buga, donde ya había fracasado en su intento por dirigir la Ciudad Señora.Reaparece también en el escenario político el polémico ex alcalde de Yumbo Carlos Alberto Bejarano, como diputado por el MÍO.También vuelve a ver la luz, luego del intento del Polo Democrático por dejarlo por fuera de la política por no apoyar a María Isabel Urrutia, el concejal Fabio Arroyave, quien logró llevar a su hijo al concejo y trastearse con su curul a Cambio Radical.A estos resucitados se suman los eternos. Dirigentes como Clementina Vélez que completán hasta cinco periodos en el Concejo de la ciudad, o el mismo Carlos Pinilla, que lleva más de 16 años en el Cabildo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad