Rodrigo Guerrero habla de su primera semana de labores como Alcalde de Cali

Enero 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre tobón, editora de Entorno
Rodrigo Guerrero habla de su primera semana de labores como Alcalde de Cali

Rodrigo Guerrero, Alcalde de Cali.

No se harán más ciudadelas educativas, se espera que Sicali esté fuera del Municipio en seis meses y hay un nuevo proyecto vial para la Portada al Mar, dice Rodrigo Guerrero en su primera semana de labores.

A la entrada, la Niña María de Caloto. Cuatro pasos más y está la Virgen de los Remedios. En la pared del fondo, donde por cuatro años estuvo un cuadro con las principales obras del Gobierno del Nuevo Latir, ahora hay una pintura de Simón Bolívar. La misma que lo acompañó en el Concejo y en su primera Alcaldía. No más de dos docenas de libros nadan en la inmensa biblioteca del despacho. A todas luces el trasteo del nuevo Mandatario de Cali todavía no acaba. Sin embargo, Rodrigo Guerrero ya está más que instalado en la Alcaldía. Anuncia reforma administrativa, dice que no quedará debiendo ninguna megaobra y se muestra partidario de un desarme selectivo. Médico, ¿cuál es su diagnóstico de Cali en su primera semana de labores?Cali está en cuidados intermedios. Me preocupa la situación financiera, estamos en acuerdo con los bancos, intervenidas las Empresas Municipales, sólo tenemos $100.000 millones para inversión, tenemos una estructura administrativa precaria y desorganizada: 75% de los empleados se pagan por órdenes de servicio, en recaudo per cápita de Industria y Comercio y Catastro somos como la séptima ciudad, por debajo de Pereira y Bucaramanga.¿El asunto está peor de lo que creía?No, pero lo que sí veo son posibilidades extraordinarias de mejoría, sicológicas, que son muy importantes. Los caleños están optimistas y han vuelto a sentirse orgullosos de su ciudad pese a los trancones y todo eso, porque entienden que hay que poner una cuota de sacrificio. Incluso las megaobras tan criticadas van a darle un cambio total a la percepción ciudadana interna y externa. Por donde uno mira encuentra las posibilidades de conseguir recursos, estamos tratando de que Colombia Humanitaria nos asigne más de un billón de pesos para el manejo del jarillón en 17 kilómetros, lo que incluye a 17.000 familias. De modo que soy muy optimista.Ha sido muy crítico con Sicali (privado que tiene a cargo el recaudo de impuestos del Municipio), ¿qué va a pasar con ellos?El convenio está demandado, fallado en segunda instancia a favor del Municipio, está en el Consejo de Estado. Hay una acción popular pidiendo que nos devuelvan esa función. En los años de convenio el crecimiento de las finanzas es lo que hubiera crecido vegetativamente, o sea la gestión es cero. Nos ha costado entre $10.000 millones y $14.000 millones al año. Creo que el mismo Sicali debe ser consciente de ello, hay que esperar los fallos y tratar de acelerarlos. Este convenio ha sido nefasto para la ciudad, tanto que después de esto salió una ley prohibiendo que eso se hiciera, fuimos conejillos de indias para mostrar lo que no era bueno.Pero usted mismo ha dicho que hay un gran desorden administrativo en la Alcaldía, ¿el Municipio sí está en la capacidad de asumir estas tareas?Sí, Sicali nos tiene que pasar la base de datos y estamos preparándonos.¿Cuándo estará fuera Sicali?Lo más pronto posible, esperamos que en el primer semestre de este año.Otra preocupación gira en torno a las megaobras ¿cuál es la realidad, pues mucho se ha hablado de déficit en el recaudo, y cuántas de las 21 se podrán finalmente materializar?Si hace falta plata la pondrá el Municipio, eso se acordó con el Concejo y se respetará. Estamos haciendo las cuentas para saber de cuánto hablamos. Lo que sí les puedo asegurar es que las 21 se van a hacer. Es decir, que este año finalmente sí se abrirá la segunda licitación de las megaobras...y en ese caso ¿se harán conforme a como estaban planteadas inicialmente o tendrán que hacerse hasta donde la plata alcance?Se cumplirán los proyectos tal y como se plantearon originalmente o mejor. La solución para la Portada al Mar la estudié cuando estaba de concejal, unos diseños geométricos, una propuesta extraordinaria que resuelve el problema intracomuna, haciendo unas vías de uso exclusivo, una motorruta, un paso elevado bajando el puente de Santa Teresita, que hoy en día es un paso muy estrecho. Aspiro ver si podemos incluir eso en las regalías, porque es una obra de interconexión con Buenaventura.¿Es cierto que el recaudo por Valorización va mal? La Administración saliente lo negó hasta el último día y la Contraloría lo denunció...Está crítico y ahí hay problemas de doble naturaleza. Uno, que mucha gente esperaba que eso lo tumbaran. Otro de desconfianza, de si lo íbamos a seguir o no, pues vamos a seguir. Mucho se dijo que se podría en cintura al Grupo 1 de las megaobras (sur), por sus retrasos, ¿cuál será su posición?Lo que pasa es que ha habido una falla, uno tiene que tener la precaución de asegurarle al contratista los terrenos, el contratista se escuda en esto. Hay que dedicar todo un equipo para eso. Es un proceso dispendioso.Se ha hablado también de que Grupo 1 tendría intenciones de demandar al Municipio por que este se ha demorado en hacerle los desembolsos y por la falta de acompañamiento en la gestión predial....Planeación se está reuniendo con cada uno de los grupos de las megaobras y la idea es que la próxima semana nos digan los cronogramas y las dificultades. Espero que no nos demanden, yo sé que puede haber errores, pero usted sabe que demandar al Estado también es un deporte nacional...La seguridad fue el talón de Aquiles del pasado Gobierno y el debate se agita cada vez más con lo de la propuesta del desarme. ¿Qué acciones vienen para Cali para contrarrestar la inseguridad?Ese es el tema más urgente para Cali. No somos la peor ciudad, pero sí tenemos la tendencia a auto flagelarnos y ahí me siento culpable porque hace 20 años fui el primero que comenzó a contar los muertos y a publicarlos y dije que las muertes violentas eran una pandemia nacional. Nos hemos seguido auto flagelando porque somos muy estrictos, no permitimos cosas que están haciendo otras ciudades, aquí tenemos un mecanismo de medición semanal, en el cual participa Cisalva de la Universidad del Valle, esos muertos no se pueden esconder, aquí no escondemos muertos. Eso es bueno y malo. Malo porque los otros los esconden...Pero no se puede desconocer que la ciudad atraviesa por una situación de inseguridad muy preocupante...Sin duda. La tasa de homicidios es de 71, eso es una vergüenza, Santiago de Chile tiene 5 homicidios por cien mil. Tuvimos 12 muertos el 31 de diciembre. Si se hubieran muerto 12 personas por diarrea o gripa la OMS mandaría una misión. ¿Entonces cuáles son las medidas?No es sólo Policía (y creo que Cali ha sido tímida al respaldar las acciones de Policía). Justicia: tenemos el Palacio de Justicia abandonado hace cuatro años y no hemos sido capaces de reconstruirlo, lo mismo que el búnker de la Fiscalía, que han amenazado con que lo van a hacer y nada. Allí ya hicimos la apropiación presupuestal para acabar de comprar el lote. Cultura: la mayoría de los muertos son por intolerancia que se desencadena con el alcohol y eso hay que trabajarlo muy duro. Lo otro es el crimen organizado, pero el 50% es por peleas y venganza, es una cadena que hay que romper. Usted se ha dedicado a estudiar el tema de la violencia, ¿Qué experiencias de otras ciudades o países se pueden adaptar a Cali en ese sentido?La primera es la de Cali. En la Revista Nacional de Epidemiología se demuestra el efecto del desarme en Cali. Teníamos la política del desarme selectivo en las fechas de mayor criminalidad, como los viernes cuando son pago de quincena. Una editorial de Estados Unidos alguna vez dijo que lo que había que hacer era la experiencia de Cali, así que no necesitamos ir muy lejos. Una de las esperanzas de este nuevo Gobierno está en que se dé un viraje hacia lo social, ¿dónde van a estar las primeras acciones en esta materia?Esta semana hicimos la primera salida a la Comuna 18, hay que ir a resolver los problemas de la gente que más lo necesita. En las laderas de Cali hay una pobreza extraordinaria, tras el consejo comunitario les decía que voy a volver a hacer lo que hice hace 30 años cuando apareció Aguablanca, que con la Fundación Carvajal nos metimos a ver cómo podíamos ayudarle a la gente. En eso Emcali se volcó. Hicimos una obra que la gente no aprecia porque está enterrada, fue para resolver el problema de drenajes y aguas servidas, con inversiones multimillonarias, con estaciones de bombeo que arrancan a 36 metros de profundidad. Entre las prioridades están saneamiento y educación. En educación hay grandes expectativas en calidad, donde se ha rajado la ciudad, lo mismo que en cobertura (el Ministerio habla de 70.000 niños por fuera del sistema) ¿Habrá más ciudadelas educativas?No habrá más ciudadelas, primero vamos a mejorar las aulas, porque no hay recursos. Hay que trabajar con los profesores, porque allí comienza la calidad educativa. Vamos a hacer la introducción de computadores, pero no desde la forma pasiva en que el profesor enseña y el alumno aprende, sino que sea el estudiante el que genere su propio conocimiento y el profesor sea el que estimula. Será la revolución digital.¿Es cierto que incluso hay déficit de docentes en la Ciudadela Nuevo Latir?Tiene razón. Allí hay que conseguir el dinero. Hemos pensado en aprovechar este espacio mucho más. En la campaña se nos pedían hacer una universidad en Aguablanca, esto desde el punto de vista técnico es imposible, hasta se puede construir el edificio, pero el problema son los profesores. Estamos trabajando en un convenio con la Universidad del Valle, el Antonio José Camacho y otras entidades, pues hoy en día con video conferencias se puede hacer educación de calidad, así el profesor no necesita estar todos los días. La idea nuestra es duplicar la cobertura de las dos instituciones, es uno de los sueños.¿Y qué va a pasar con las otras ciudadelas, la Eustaquio Palacios y la Isaías Duarte Cancino?Tengo que visitar este fin de semana la ciudadela Isaías Duarte Cancino. Si está en proceso hay que terminarla, pero sino ha empezado la dejaría en hibernación, como dejaría a las otras, están con diseños y todo, pero ante la falta de recursos es mejor no entrar en esas grandes construcciones sino reforzar las existentes y mejorar la calidad de los profesores. No puedo garantizar que vamos a hacer todas las edificaciones escolares que se requieren. Eustaquio Palacios está diseñada, pero quieta Margarita.Ya está cantado que habrá reforma administrativa en la Alcaldía y usted ha señalado que encontró desorden, ¿qué cambios y recortes habrá?Para darle un ejemplo, el Dagma tiene una estructura que parece una peineta: tiene un jefe y todos los demás colgados de allí, no se separa la parte administrativa de la parte técnica, etc. Hay que hacer unos organigramas que se puedan proveer y definir los cargos. Es una especie de contrarreforma. Es posible que sí haya recortes, por ejemplo, en el área de comunicaciones de la Alcaldía hicimos cuenta de 90 comunicadores diseminados en todas las dependencias, es demasiado. Como la reforma canceló los nuevos cargos todo se hace por órdenes de servicio. Estamos apenas en el diseño de cómo se conformarían nuevas estructuras: por ejemplo, cultura y turismo son cosas distintas. Veo más turismo como la promoción económica de la ciudad. Movilidad y tránsito son dos cosas.Uno de los anuncios que hizo esta semana tiene que ver con un plan de choque para vías internas, ¿de dónde va a salir la plata si siempre se ha dicho que no hay?El miércoles en el Confis aprobamos vaciar la plata que tenía el presupuesto de infraestructura para comenzar a arreglar calles. Se va a comprar mezcla asfáltica. Había 70 empleados de obras ociosos. Ya se organizaron tres grupos para salir a reparar huecos. Son $20.000 millones, que para lo que se necesita no es nada, pero vienen recursos adicionales. La sobretasa a la gasolina ha venido disminuyendo inexplicablemente porque el parque automotor está creciendo de manera exponencial, pero no la tasa. Toca hacer el control en la fuente, en Yumbo, y esa sobretasa tiene que volver a subir y son recursos para arreglar vías.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad