Río Meléndez, enfermo por las aguas residuales de la ladera y el sur de Cali

Septiembre 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Río Meléndez, enfermo por las aguas residuales de la ladera y el sur de Cali

El Club Campestre toma parte del río Meléndez para el riego de sus campos. Tiene permiso de la CVC.

La deforestación, las pocas lluvias y el uso que se le está dando al agua, tienen seco al afluente.

Las escasas lluvias, la deforestación en la parte alta de la cuenca y el uso que se le da al agua, son algunos de los factores que, según los expertos, influyen en el poco caudal que tiene el río Meléndez por estos días y que se ha traducido en el desabastecimiento de agua potable para las comunas 18 y 20. A esto se suma el deterioro del río a su paso por la ciudad, lo que no sólo afecta el caudal sino la calidad del agua, pues sufre contaminación por el vertimiento de líquidos residuales y la existencia de invasiones en la franja de protección del afluente, que se evidenciaron en un recorrido realizado por El País a lo largo del Meléndez. Para el experto de la red de hidroclimatología de la CVC, Harold González, el pobre caudal es una situación normal del periodo de sequía. “Hay pocas lluvias y el caudal de los ríos se reduce. La diferencia esta vez es que el periodo se adelantó un mes y por eso se ha prolongado la sequía”, explica. Añade que la deforestación en las cuencas alta y media del río también influye en la sequedad, pues son las plantas las que regulan la humedad de estos recursos hídricos.Uso del aguaPara Yesid Carvajal, de la Escuela de Ingeniería de Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad del Valle, uno de los principales factores es el uso que se le está dando al agua. “Hay muchos permisos para utilizar el agua de los ríos. Sin embargo, es poco el control que las entidades ambientales hacen a ese consumo. En temporadas como esta, las autoridades tienen que velar por el caudal ecológico del río, pues hay quienes siguen tomando la misma cantidad de siempre, sin tener en cuenta que el río está seco”, aseveró. El País conoció que la CVC ha atendido quejas de la comunidad sobre este asunto, entre ellas una puntual por la cantidad de agua que el Club Campestre toma en la parte alta del río (para lo cual tiene permiso ambiental). La semana pasada la CVC hizo una visita al sitio y halló una irregularidad en la cantidad de agua que el club estaba tomando. Según la entidad, esto ya fue corregido. Vertimientos Otro de los factores que afecta al río, no tanto en su cantidad como en su calidad, es el vertimiento de aguas residuales. El ingeniero Camilo Vélez, del área de recursos hídricos del Dagma, señala que hay tres tipos de vertimientos que son identificados por esta autoridad ambiental: problemas de mantenimiento en las tuberías de alcantarillado (fugas que llegan al río); conexiones ilegales, instaladas por habitantes de invasiones y conexiones erradas (cuando alguien conecta la tubería de aguas residuales al canal de aguas lluvias). Según Emcali, hay 900 de estas últimas en la zona Sur de la ciudad (que comprende los ríos Lili, Cañaveralejo y Meléndez). De acuerdo con el Dagma, 200 ya han sido corregidas este año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad