Revelan nueva fórmula para enfrentar la crisis del HUV

Enero 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Revelan nueva fórmula para enfrentar la crisis del HUV

El Hospital Universitario del Valle cuenta con 500 camas, de las cuales 100 están en Urgencias y 400 en salas de hospitalización. La casa de salud tiene 1068 empleados de agremiaciones sindicales y 1125 trabajadores de planta.

La Universidad del Valle y la Escuela Superior de Administración Pública, Esap, harán un estudio sobre cómo debe ser la reestructuración del Hospital Universitario del Valle.

El Hospital Universitario del Valle, HUV,  será reestructurado para pasar a ser un sitio especializado en atención de alta complejidad. Esa estrategia, que incluye reducción de gastos de funcionamiento y optimización del proceso de facturación, es la que se pondrá en marcha para alejar el fantasma de la intervención, que ha rondado a la institución con fuerza en el último año.  

Esto fue revelado por  la gobernadora Dilian Francisca Toro, quien se reunió  este miércoles en Bogotá con el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y el superintendente de Salud, Norman Muñoz. 

“Tendremos que gestionar un plan de ordenamiento del gasto y organización administrativa del hospital. Este será revisado por la Superintendencia y ellos harán un acompañamiento especial para ver qué se puede mejorar al interior del HUV y de qué forma podemos evitar la intervención”, dijo Toro, quien añadió que en el segundo semestre del año el Ministerio de Salud aportaría recursos para la reestructuración del hospital.  

La Mandataria indicó que este viernes en la reunión de junta directiva de la institución se definirán los detalles del estudio de reestructuración, que estará a cargo de la Universidad del Valle y la Escuela Superior de Administración Pública, Esap.

Por su parte, la secretaria de Salud Departamental, María Cristina Lesmes, indicó que “el hospital debe repensarse, generar una plataforma estratégica y definir un espacio en la red pública de servicios que, consideramos, debe ser la atención de alta complejidad. Debemos enfilar todos los esfuerzos a que el HUV mejore su funcionamiento, le facilitemos el flujo de recursos y el Departamento se haga cargo de los servicios No Pos que se presten allí, para que el hospital entre en una dinámica de ajuste del gasto y defina su punto en el mercado de  la red de salud del Valle”.

Lesmes indicó que mientras se adelanta el estudio de reestructuración, se trabajará en  la contención de los gastos y mejoramiento del proceso de facturación, una de las principales falencias del centro hospitalario.

“El HUV no sabe cobrar lo que hace y ahí se está perdiendo una cantidad importante de recursos. Hay que terminar con las preauditorías, así el hospital mejora el proceso de facturación para que al radicar sus cuentas, las EPS le hagan entrega del 50 % del valor de las facturas”, añadió la funcionaria.

Para Jorge Rodríguez, presidente de Sintrahospiclínicas, “la reestructuración debe ser administrativa, más no para tocar la planta de personal, que está muy disminuida si se tiene en cuenta la categoría del hospital. Ese proceso tiene que apuntar a recortar gastos innecesarios que se han hecho, como la sala de partos en la que se invirtieron $ 300 millones y no ha tenido uso alguno”.

El País intentó comunicarse con el director del HUV, Jairo Corchuelo, para conocer su visión, pero no fue posible contactarlo.

Isaías Duarte Cancino, en Ley 550

La Gobernadora  dijo que en los próximos días el Hospital Isaías Duarte Cancino deberá someterse a una reducción de gastos administrativos y un acuerdo del pago de sus pasivos, como parte de su declaración en Ley 550 o de Insolvencia.

“Hablaremos con la directora de la Dirección de Apoyo Fiscal, Ana Lucía Villa, para que el hospital se acoja  a esa Ley y pueda evitar ser embargado por los acreedores, pues en este momento tiene secuestrados $ 1200 millones que son necesarios para su funcionamiento. Era que el hospital entrara en Ley 550 o se declarara en intervención o liquidación. La Insolvencia era la mejor de las opciones”, dijo Toro.

El Isaías Duarte Cancino, cuya construcción inició en 1997, pero solo entró en operación hasta el  2003, tradicionalmente atiende Nivel II. Esto lo convierte en el único centro de médico de mediana complejidad del oriente de Cali. Se estima que la facturación mensual de este centro de salud ronda los $ 200 millones y las deudas de las EPS superan los       $ 2000 millones.

Nuevo operador en Cartago

El próximo miércoles, 20 de enero, a las 11:00 a.m. se espera que la sala de urgencias del Hospital Departamental de Cartago inicie operaciones normalmente, luego de que el Hospital San Juan de Dios de Cali tome las riendas de la entidad.

De acuerdo con Iván González, gerente del Hospital San Juan de Dios, actualmente se adelanta una inspección de equipos e infraestructura de la casa de salud para determinar las inversiones que se adelantarán en las próximas semanas.

“Se atenderán los niveles I y II, como tradicionalmente lo ha hecho el hospital, pero esperamos también tener en servicio los quirófanos. Esta semana evaluaremos la vinculación del personal y empezaremos a planear bien el sistema de facturación que tendremos, para garantizar la atención de los pacientes”, explicó González.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad