Residentes del norte de Cali denuncian aumento de vendedores ambulantes

Agosto 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de Cali Norte
Residentes del norte de Cali denuncian aumento de vendedores ambulantes

En las afueras del terminal de transporte se encuentra concentrada una gran cantidad de vendedores ambulantes. Allí se puede conseguir todo tipo de música y variedad de comidas.

Ventas de jugos, frutas, arepas, comidas rápidas, minutos a celular hacen parte de la oferta que se exhibe a lo largo de las calles del norte de Cali.

La definición exacta de ambulante es la de una persona que va de un lugar a otro sin tener un lugar fijo.Sin embargo, según residentes de La Merced, Granada, Prados del Norte, La Flora, Centenario y Versalles, algunos vendedores encontraron en el Norte un zona ‘estable’ para realizar sus actividades comerciales.Victoria Rodríguez, moradora de Prados del Norte, comentó que “en la Avenida Tercera Norte con Calle 38 hay negocios y puestos de comida que obstaculizan el paso de los peatones y me da la impresión que cada día llegan más, porque, como es obvio, ellos buscan ubicarse por dónde transite la gente”.Ventas de jugos, frutas, arepas, comidas rápidas, minutos a celular y los artículos de moda en este momento: camisetas de la Selección Colombia y cometas hacen parte de la oferta que se exhibe a lo largo de las calles de este sector de la Comuna 2.Aunque muchos de los vendedores se encuentran dispersos en los barrios mencionados, existen puntos que son calificados como críticos, debido por el alto número de negocios que se aglomera en ellos.“A la salida del Seguro Social encontramos desde comida hasta artesanías y en ocasiones he visto que venden pacas de papel higiénico”, aseguró Rodolfo Gutiérrez, habitante de Versalles.Agregó que “del otro lado, a la salida del túnel de la Terminal, abundan puestos donde se vende de todo, especialmente música y películas piratas”.Pero los problemas que generan los vendedores que se han apropiado de varios puntos del norte de la capital del Valle van más allá de la invasión del espacio público por parte de algunas personas que tienen la intención de buscar en esa actividad el sustento para sus familias.De acuerdo con los afectados, junto a ellos siempre surgen la contaminación auditiva y la inseguridad.Más aún, varios residentes en Granada aseguraron que tienen indicios de que algunos distribuidores de alucinógenos se estarían camuflando entre los vendedores que se sitúan en ese sector de Cali.Con ellos coincidió un integrante de la Junta de Acción Comunal del tradicional barrio, quien aseguró que “en las mañanas no pasa nada, hay algunos dispersos y no es mayor el problema, pero en la noche nos han comentado los dueños de restaurantes y bares que aparecen en gran cantidad y que muchos de ellos sólo son fachada para vender todo tipo de drogas”.Añadió que “el problema cada día es más delicado, porque tenemos información de que ya hay guerras por el territorio en la zona entre bandas para controlar el microtráfico y esto está generando más violencia en el barrio”.Una situación similar se estaría registrando en Centenario: “En las cercanías al Conservatorio hay vendedores que en realidad son expendedores de vicio”, sostuvo un vecino que pidió mantener su nombre en el anonimato.También dijo que “aunque las autoridades nos han colaborado con la instalación de un CAI que ha ayudado a controlar la situación, ésta aún se sigue presentando”.Hablan los vendedoresSegún las estadísticas del Dane, la tasa de desempleo en la capital del Valle durante el último trimestre fue del 15,5%, es decir que aumentó 0,8% con respecto al mismo periodo del año anterior, lo que indica que en la ciudad hay 55.000 ocupados menos.Tal vez estos datos expliquen la cifra que entrega Cruz Magnolia Sánchez, representante de la Asociación de Vendedores Independientes del Valle del Cauca, quien manifestó que “en Cali, en el último año han aumentado los vendedores un 95% porque cada día la situación económica es más complicada y la gente tiene que buscar recursos de cualquier manera”.Agregó que “la Alcaldía, a través de la Secretaría de Gobierno Municipal, no da la cara para buscar un acuerdo y buscar alternativas, la única solución que propone es palo y garrote. Nosotros, como cualquier persona, sólo estamos buscando dinero para alimentar y sacar adelante a nuestras familias”.Con respecto a las quejas de los vecinos de esos sectores acerca de la inseguridad y la venta de estupefacientes que se estarían registrando en cercanías a varios de estos negocios, sostuvo que “no se trata de vendedores, son delincuentes disfrazados de vendedores. Si el problema es ese, habría que prohibir los taxis porque estos son utilizados para robar la gente”. También puntualizó que “la situación va más allá y requiere decisiones más profundas, que resuelvan el problema para todos”.“Se están desplazando”Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali, informó que, aunque el centro sigue siendo la zona de la ciudad más crítica en invasión del espacio público, se han intensificado los operativos en los sectores residenciales, sobre todo en los alrededores de los centros comerciales.“Nos encontramos con el rechazo de estos vendedores, que atacan a los funcionarios. Por eso se ha hecho necesaria la presencia de la Policía. Los ambulantes se desplazan a otras zonas aledañas para después volver, es una situación complicada”, precisó.Leonela Mazuera, subsecretaria de Gobierno Municipal, expresó que a diario se realizan operativos en los barrios: “En las últimas dos semanas han sido sancionadas catorce personas por invasión del espacio público y seguiremos presionando a estos comerciantes para que no reincidan”.Así, los habitantes del Norte confían en que estos operativos se extiendan a ese sector de la ciudad para que unos pocos no se sigan apropiando del espacio de todos y que los delincuentes no se aprovechen de esa situación para causarles dolores de cabeza.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad