Recuerdos del Puente Ortiz afloran en medio de obras en la Avenida Colombia

Julio 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de Cali Norte

Los caleños recuerdan cómo se empezó a construir la estructura que será retirada para darle paso al hundimiento de la Avenida Colombia.

En la medida en que avanza el hundimiento de la emblemática Avenida Colombia, van aflorando también los recuerdos de los caleños sobre el Puente Ortiz.Todo porque durante las excavaciones se encontraron dos fragmentos de los estribos o aproches originales, lo que produjo revuelo entre arqueólogos, historiadores, arquitectos, restauradores y autoridades encargadas de velar por el patrimonio de la ciudad.A eso se suma que se están cumpliendo 169 años desde que un padre candelareño alistaba los ladrillos, los estribos y otros materiales con los que formaría la imponente estructura, que de hecho era la primera que se construía sobre el río Cali, en la Calle 12. Era fray José Ignacio Ortiz, un ingeniero aficionado que el 25 de junio de 1842 empezó a levantar los diseños de esta joya de la arquitectura colonial. Conocido como ‘El padre del espíritu cívico caleño’, por su vocación de servicio, a él se le debe, no sólo el viaducto que lleva su apellido, sino otras obras, como la restauración de la Catedral.Como maestro de obra estuvo José Montehermoso, quien ejecutó los trazos indicados por el sacerdote, en compañía de otros obreros que trabajaron tras bambalinas.Finalmente, en 1845 se dio al servicio y los campesinos procedentes del Norte, que traían sus cosechas a la Plaza de Cayzedo, pudieron pasar sus cargas y admirar la obra, que para la época era una de las pocas de su tipo entre Popayán y Cartago.El puente que se observa hoy dista mucho del primero, adornado con barandas de figuras y faroles. Su estructura ha sido modificada al paso que la ciudad ha ido evolucionando.“Es que la piqueta demoledora no perdona”, aseguró con tono melancólico Carlos Calero, presidente de la Academia de Historia del Valle.Entre las reformas está la de 1918, con el ingeniero Julio Fajardo Herrera, para ampliar los andenes y dar paso a los primeros automóviles que habían arribado en 1912, de la mano de don Alfonso Vallejo González.La segunda se dio en 1945, por el ingeniero Alfonso Garrido Tovar. Se utilizó concreto simple y se reforzaron los cimientos, ampliando la estructura a la dimensión que se observa en la actualidad.De puente peatonal pasó a vehicular y hubo necesidad de ampliarlo para dar paso a las berlinas de 1950.El hundimiento de la Colombia sigue su curso y las autoridades les están buscando sitio a los hallazgos encontrados recientemente. Mientras tanto, algunos ladrillos, objetos y fotos de la época son exhibidos hasta agosto en el Museo de Arte Religioso.De la guadua al concretoDesde 1734 se pensó construir el Puente Ortiz, pues el que había era hecho de guadua y estaba obsoleto. Entonces el alcalde del momento, Santiago Reyes, le propuso al Concejo edificar otro y fue así como un año después se nombró a José Montehermoso para que dirigiera la obra, pero la falta de organización hizo que el proyecto no saliera adelante. Por estos inconvenientes, el encargo se le asignó a fray José Ignacio Ortiz, que finalmente lo dio al servicio en 1845.Alrededor del viaducto se han generado diversos debates. Uno de ellos se presentó cuando se cerró al tráfico vehicular y, debido a las peticiones de la ciudadanía, se volvió a abrir en la década del 80.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad