Rechazan eventual traslado de Emberas al sur de Cali

Marzo 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Rechazan eventual traslado de Emberas al sur de Cali

Los predios propuestos por la Unidad de Víctimas para la reubicación de los Embera, hacen parte de las propiedades que administra la Sociedad de Activos Especiales. El colegio está ubicado en la Carrera 65 con Avenida Pasoancho.

Vecinos de El Limonar se oponen a propuesta de usar el antiguo Colegio San Fernando como albergue temporal para los 206 indígenas emberas que viven en El Calvario.

Preocupados se encuentran los residentes del barrio Bosques del Limonar, en el sur de Cali, por la propuesta de la Unidad de Víctimas de utilizar el antiguo Colegio Femenino San Fernando como sitio de reubicación temporal de los 206 indígenas Embera Katío que viven en El Calvario desde hace casi tres años. Lea también: Proponen casas para trasladar temporalmente a indígenas Embera de El Calvario

De hecho, vecinos del sector se manifestaron el lunes en la mañana contra la posible relocalización y anunciaron que radicarán esta semana un derecho de petición en la Alcaldía en el que rechazan una posible reubicación de la comunidad indígena en las instalaciones del Colegio Femenino San Fernando.

Además, iniciarán una recolección masiva de firmas en la Comuna 17 para respaldar el documento, en el que dicen “se está ocasionando un problema de convivencia, salubridad y seguridad a los habitantes del sector”. Alma Rocha, habitante de una unidad residencial de Bosques del Limonar, indicó que “no estamos contra los Embera, pero la Alcaldía tiene la responsabilidad de reubicarlos en su territorio, están dilatando la situación y ahora quieren trasladar ese problema a los barrios. Con nosotros no han socializado nada de esto”.

Gloria Londoño, otra residente de Bosques del Limonar, dijo que “personas que no tienen qué comer ni tienen cómo subsistir, salen a mendigar y si no les dan ¿qué hacen? robar”. Por su parte, Álvaro Posso, quien también reside en este sector del sur de Cali, dijo que “parece que estuvieran aprovechando que la Semana Santa está cerca y las unidades residenciales estén solas, para traerlos. Así nadie se va a manifestar en contra de esa decisión”.

Posso añadió que “si ahora nos colocan 200 personas en ese sitio, después pueden llegar más. Podría ser una solución temporal que se transforme en definitiva”. Jorge Micolta, residente de una de las unidades residenciales de la zona, manifestó que “con la llegada de los indígenas este sector se desvalorizaría y nadie va a querer vivir aquí”.

[[nid:402033;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/03/ep00933524.jpg;full;{Los indígenas Embera Katío continúan viviendo en la zona de El Calvario en Cali. El pasado martes se conoció el caso de una niña indígena de cuatro años había sido abusada sexualmente en este sitio. Autoridades están preocupadas por el riesgo que corren los 130 menores de edad que habitan en estos inquilinatos.Oswaldo Páez/ El País}]]

Otra opción que propuso la Unidad de Víctimas para reubicar a los indígenas Embera Katío es la finca Villa Pance, donde se cometió la masacre de ocho personas el 3 de octubre del año pasado. Para Rafael Trujillo, habitante del sector La María - Pance, una posible reubicación “no sería adecuada, pero tampoco es una idea loca. Si es una solución temporal no creo que tengamos problema, pero en este sector no les sería fácil la movilidad, la educación ni los servicios de salud”. Entre tanto, Óscar Ulloa, de la JAC de La María - Pance, señaló que “en esa casa no caben 200 personas. Ellos deberían ser reubicados en una casa finca, pero allí quedarían aislados”.

El retorno definitivo de los Embera Katío a su resguardo en Pueblo Rico (Risaralda) aún no se concreta porque falta que la Unidad de Víctimas entregue los recursos para la adecuación de las viviendas que recibirán a estas personas. Ante esto, la directora territorial de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas en el Valle, Paula Gómez, explicó que la relocalización en Cali es una medida urgente que busca evitar que la comunidad continúe expuesta a los factores de riesgo que hay en el sector de El Calvario.

“Mañana (hoy) en la asamblea Embera se le consultará a las autoridades étnicas si están de acuerdo con relocalizarse en alguno de estos dos predios. La Alcaldía tiene la tarea de ver a cuál de los dos sitios sería más fácil llevarlos”, indicó la directora territorial de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas en el Valle, Paula Gómez.

Si los Embera y la Alcaldía dan el visto bueno a la reubicación, entonces se trabajaría con las JAC del barrio en el que serían relocalizados. Se espera que la permanencia de la comunidad indígena en el sitio no supere los tres meses. Gómez aclaró que “en el momento en que la reubicación sea aceptada por la Alcaldía y la comunidad Embera, será socializada con la JAC. Es importante tener en cuenta que la libre movilidad es un derecho fundamental y deberíamos tener la mente abierta, sobre todo con esta población de especial protección, donde hay mayoría de niños y adolescentes”.

Por su parte, Felipe Montoya, asesor de Paz de Cali, dijo que “los indígenas no están dispuestos a trasladarse a ninguna parte en Cali, porque no quieren alargar su retorno a Pueblo Rico. De todas formas, mañana (hoy) los podríamos convencer de hacer el traslado temporal al Colegio, que es el sitio más apto para la relocalización. Si el traslado se da, tendríamos que explicarle a la gente del sector la importancia humanitaria de la operación. Habría un proceso de diálogo, pero la última palabra la tiene la Alcaldía”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad