'Rappi', la aplicación de dos caleños que revoluciona el servicio a domicilio

default: 'Rappi', la aplicación de dos caleños que revoluciona el servicio a domicilio

La 'app' funciona como un gran centro comercial en el que el cliente consigue todo tipo de productos, que le llegan directamente a casa en poco tiempo.

'Rappi', la aplicación de dos caleños que revoluciona el servicio a domicilio

Agosto 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
'Rappi', la aplicación de dos caleños que revoluciona el servicio a domicilio

Sebastián Mejía Barberena (en el centro) es uno de los creadores de Rappi. Lo acompañan Tomás Otoya (izquierda) y Santiago Restrepo.

La 'app' funciona como un gran centro comercial en el que el cliente consigue todo tipo de productos, que le llegan directamente a casa en poco tiempo.

La competencia en el segmento de las aplicaciones tecnológicas (apps) sigue al rojo vivo. Una de las más recientes es Rappi,  creada por dos caleños y cuyo objetivo  es  facilitarles  la vida a los usuarios y consumidores, especialmente a aquellas personas  que por sus ocupaciones tienen el tiempo medido.

A través de dicha aplicación los usuarios pueden comprar lo que quieran. Desde un simple antojo como chontaduros o una manga viche, una botella de aguardiente o de whisky,  hasta un mercado completo. “Y no es un chiste, es absolutamente cierto”, dice Sebastián Mejía Barberena, un caleño quien junto con Simón Borrero y Felipe Villamarín le dieron vida a Rappi.

La aplicación funciona como un gigantesco centro comercial en el que los clientes consiguen de todo. “Ponemos a disposición  de los consumidores  miles de  productos y servicios y se los  llevamos donde nos digan en un lapso entre 20 minutos y una hora”, añade Mejía Barberena.

En esencia, según este economista de 31 años, Rappi es la forma más rápida y fácil de hacer cualquier compra desde la comodidad del domicilio. “Nuestros rappitenderos hacen cualquier tipo de mandados, desde recoger un desayuno hasta llevar un almuerzo, todo  en minutos. Por eso nuestro eslogan es corremos por ti”.

Por ahora, ofrecen cuatro clases de servicios: tienda express, restaurante, supermercado y farmacia.

El tiempo de entrega de los productos depende del tipo de servicio, pero no excede los  60 minutos.  Habrá rappitenderos pendientes cerca de la zona donde los necesite el cliente. 

Todos se movilizan en motocicletas y bicicletas. El uso del transporte depende, obviamente, de la distancia y de la  topografía del barrio. “En el caso de Cali, una cosa es llevar un domiclio a Juanambú o Santa Mónica y otra a Vipasa o La Flora”, explicó.

En relación con el precio del servicio, Mejía Barberena contó que esa es otra de las ventajas de la empresa. Los productos o los antojos que demande el cliente le costarán lo mismo que en el supermercado o tienda, pero el costo del domicilio oscila entre $1900 y $7600.

A la fecha, la empresa virtual dispone de un total de 2500 distribuidores o rappitenderos en el país. Y cuenta con operaciones en Bogotá, Medellín, Barranquilla y desde hace un par de semanas en Cali. 

Próximamente abrirá en otras tres o cuatro cuidades colombianas.

“Por ahora estamos prestando el servicio desde el barrio San Fernando hasta el norte de Cali, en La Flora, pero aspiramos a que en un mes, aproximadamente, podamos ofrecer nuestros servicios hacia el sur”, comentó Mejía Barberena.

6000 distribuidores aspira tener Rappi al finalizar el 2016.

“La idea nació en Estados Unidos cuando trabajábamos en tecnología en  una gran cadena de  supermercados. Eso fue hace tres años.  Como resultado de esa experiencia nos dimos cuenta que  funcionaban muy bien  las compras por internet, pero no así  la logística para la entrega de los productos. Era un dolor de cabeza  entregar los productos de manera rápida y eficiente a los clientes. Allí nos surgió la idea de crear Rappi. Queríamos  ofrecer la mejor experiencia de compra del mundo a través del  teléfono móvil y lo hicimos”, contó. 

“Nos regresamos a Colombia y en  una zona de Bogotá abrimos Rappi como un experimento. Eso fue en agosto del 2015.  Empezamos  a crecer en  domicilios de comidas. Llegamos a manejar  200.000 órdenes de pedidos en  cinco meses. Entonces decidimos  abrir en México y de allí viajamos a silicon valley (San Francisco) a trabajar con una empresa que apoya emprendimientos. Nos brindaron herramientas para que  crecer  con rapidez y lo hicimos”, agregó.

La meta es finalizar el año con alrededor de  6000 rappitenderos  y tener una cobertura del  70 % en cada una de las  ciudades donde opera. 

“La idea es volvernos  parte del día a  día de cada persona en el país. La visión es facilitarle la vida”, expresó.

Si bien la ‘guerra’ de las apps está al rojo vivo,  el éxito de una aplicación es que le permita al usuario rapidez en el servicio, contar con todos los productos en una sola parte y a los mismos precios que ofrece el mercado. Eso será Rappi. En el mediano plazo  se propone alcanzar una presencia importante en Latinoamérica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad