Rafael Falabella, el dermatólogo caleño premiado por la Ilds

Rafael Falabella, el dermatólogo caleño premiado por la Ilds

Abril 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo, El País
Rafael Falabella, el dermatólogo caleño premiado por la Ilds

El doctor Falabella creaba sus propios instrumentos. “Si no hay yo busco, lo que hay lo transformo, como Robinson Crusoe, ni más ni menos” (risas).

Dermatólogo caleño recibió importante distinción de la Liga Internacional de Sociedades Dermatológicas, en Estados Unidos.

No es usual que conceda entrevistas, pero la presión que recibió para que atendiera a El País --seguramente de su esposa, colegas y amigos-- “fue mucha”, así que al médico dermatólogo Rafael Falabella Falabella le tocó poner la cara.La impresión que transmite el afamado profesional caleño es la de un hombre amable, humilde, simpático, que, aunque es una eminencia en su campo, como lo reconocen en diferentes congresos internacionales donde lo invitan a dictar conferencias, lejos está de ser un sabelotodo presumido. El doctor Falabella recibió el pasado 24 de marzo un ‘Certificado de Apreciación’ de la International League of Dermatological Societies, (ILDS), es decir, de la organización que agrupa a las sociedades dermatológicas de todo el mundo, durante el congreso de la Academia Americana de Dermatología, en Denver, Colorado y solicitó que el reconocimiento le fuera entregado en EE.UU. para ‘pasar de agache’, “pero, miren ustedes, aquí me salió triple y con tres yemas”, comenta con gracia.Para obtener este reconocimiento académico- que no tiene compensación en dinero, aclara- debió cumplir varios requisitos: haber contribuido y por un largo tiempo al campo de la dermatología; que su trabajo se realizara en un país en vía de desarrollo; contribuir a la ciencia sin fines lucrativos; publicar un buen número de artículos científicos en revistas internacionales de categoría, en total 50; escribir por lo menos un libro.Además, tener membresías de sociedades dermatológicas internacionales; haber ejercido la enseñanza (fue profesor en la Universidad del Valle por 42 años, donde llegó a ser profesor emérito); demostrar liderazgo internacional (junto a sus colegas Jairo Victoria y María Isabel Barona y de otros colegas del país ha organizado congresos nacionales e internacionales, como el Congreso Ibero-Latinoamericano en Cartagena en 2005, con la asistencia de 4000 dermatólogos de Latinoamérica, España y Portugal), dos congresos nacionales como presidente de la Asociación Colombiana de Dermatología, ocho Cursos Regionales en Colombia de la International Society of Dermatology, y haber sido mentor internacional.¿Qué es lo más gratificante para usted de este reconocimiento?Que fuera la Sociedad Internacional de Dermatología, a la cual pertenezco, la que me hubiera presentado ante la Liga Internacional de Sociedades de Dermatología.Retrocedamos el tiempo. ¿Una vez graduado de dermatólogo en EE.UU. en qué se desempeñó?Al llegar a Cali me vinculé a la Universidad del Valle y se me solicitó dirigir la Sección de Dermatología del Hospital Universitario del Valle. Cuatro años más tarde, con los doctores Jaime Betancur y Nelson Giraldo, ya fallecidos, fundamos la Escuela de Especialización en Dermatología de la Univalle. Con ellos y varios colegas contribuí a la formación de unos 80 dermatólogos.¿En qué enfocó su carrera investigativa?En el tratamiento del vitiligo por medicamentos y después con procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos.¿Por qué se produce el vitiligo?El vitiligo es una enfermedad autoinmune, generada por el propio organismo, es decir, quien lo padece tiene una propensión a esta alteración de la piel y posteriormente el sistema inmunológico experimenta cambios que originan la despigmentación cutánea eliminando a los melanocitos, células que producen la pigmentación normal de la piel.¿Cuáles son esos métodos quirúrgicos que creó para combatir el vitiligo?Trabajé esencialmente en tres métodos: El primero con miniinjertos de un milímetro, los cuales se ‘siembran’ en la piel despigmentada a una distancia de cinco milímetros y cada uno repigmenta esa distancia entre uno y otro. Al colocarlos, la pigmentación se desplaza alrededor de ellos formando una zona de piel con pigmento normal 5 a 8 veces mayor, a partir de los miniinjertos implantados.El segundo se realiza produciendo ampollas por succión intensa (con ventosas especiales) en la piel sana; se recortan las ampolas (constituidas por la epidermis) que contienen melanocitos, y se implanta en segmentos pequeños de medio a un centímetro, a una distancia de igual tamaño entre sí, reemplazando la piel despigmentada; la pigmentación se desplaza alrededor de estos injertos y la piel blanca se repigmenta nuevamente. Y el tercer método es el de los ‘cultivos in vitro’, en el laboratorio, que realizamos con el Dr. Carlos E. Escobar, la Dra. Isabella Borrero, la Dra. Betty Parra y el técnico Jose Piamba, de la Escuela de Medicina de Univalle, a finales de los años 80 aplicándolos en la piel como membranas de epidermis cultivadas con melanocitos, con éxito. Los tres métodos fueron publicados y presentados en diversos congresos internacionales en varios continentes y aceptados como tratamientos para el vitiligo. En vista de que siempre se escoge el método más sencillo y de eficacia comprobada, el más utilizado es el miniinjerto.¿Todos estos métodos sirven para todo aquel que padece de vitiligo?Los tres métodos no son válidos para todas las formas de vitiligo, sino exclusivamente para el vitiligo totalmente estable y en particular para el vitiligo segmentario (que constituye el 20 % de los pacientes afectados), el cual se manifiesta en un lado del cuerpo y no en ambos lados y con localización definida a una sola área de la piel. En el vitiligo que afecta los dos lados y continúa aumentando de tamaño no es útil. Entonces gracias a sus años de investigación hoy hay esperanzas para muchos enfermos de vitiligo...Mi trabajo solo es un granito de arena, para un pequeño grupo (20 %) de las personas afectadas, pero significó mucho porque los métodos fueron adoptados por varios países del Asia como en la India, Japón, Corea, China, Tailandia; luego en países de Europa como Suecia, Dinamarca, Holanda; en varios países del Medio Oriente; en Latinoamérica y en EE.UU. Actualmente se trabaja en una nueva droga en EE.UU. que posiblemente producirá un gran cambio en el tratamiento de esta enfermedad, aunque su disponibilidad puede demorar unos 5 años.Pasando a otros temas doctor, ¿hoy hay más problemas de piel por los problemas de contaminación?Yo diría que más que eso, puesto lo que mayormente afecta la piel antes que las sustancias químicas o tóxicos ambientales, es la irradiación solar que es más intensa actualmente; la contaminación destruye las capas de protección de la atmósfera, en especial la capa de Ozono facilitando el paso de la radiación ultravioleta del Sol lo cual aumenta el desarrollo del cáncer cutáneo, que se incrementa más aún por el cambio climático: se ha observado, por ejemplo, que cuando hay explosiones en la superficie del Sol se genera mayor irradiación ultravioleta y en los años siguientes se desarrolla un mayor número de cáncer de piel. ¿Qué podemos hacer para prevenir el cáncer de piel? Justamente, este es el tipo de cáncer de mayor frecuencia actualmente, aunque se tiene la ventaja de que se puede diagnosticar en sus etapas iniciales. Lo más importante para un diagnóstico precoz es no ignorar algunos signos que lo anuncian como un lunar nuevo u otro que está cambiando de aspecto, en relación con su tamaño, forma, con varias tonalidades de presentación, contorno irregular, asimétrico, que a veces sangra, así sea de tipo verrugoso o liso; a estos cambios se le debe prestar la debida atención para no acudir tardíamente a la consulta. Por supuesto que no todos los lunares son malignos, pero sí vale la pena evaluar estos cambios cuando son llamativos. A veces corremos más por una mancha enla cara o el cuerpo por razones estéticas que por razones de salud. Es correcto que la gente se preocupe por los aspectos estéticos de la piel, pero no hay que olvidar que hay manifestaciones cutáneas que pueden preludiar la presencia de una enfermedad cutánea de mayor importancia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad