Radiografía del tránsito y la movilidad en Cali

Radiografía del tránsito y la movilidad en Cali

Enero 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García - Reportero de El País
Radiografía del tránsito y la movilidad en Cali

El problema no sólo son las obras que han obligado a cerrar vías principales. Hay líos menos temporales como una malla vial en mal estado, un parque automotor cada vez mayor y la indisciplina de los conductores.

El problema del tránsito en Cali no sólo son las obras que han obligado a cerrar vías principales. Hay líos menos temporales como una malla vial en mal estado, un parque automotor cada vez mayor --sin vías adicionales-- y los problemas de señalización, demarcación, iluminación e invasión del espacio público. Para no mencionar la indisciplina de los conductores.Diana Gutiérrez, ejecutiva de una empresa de la zona industrial de Yumbo, dice que hoy se demora quince minutos más de lo que tardaba hace un año para llegar a su oficina, desde su casa en Ciudad Jardín.“Eso que me estoy yendo por la Simón Bolívar que es más rápida, pero la velocidad se ha reducido por el mal estado de la vía y los cierres en el puente de los Mil Días y la Octava con 70. Y si uno se encuentra con el trancón de Sameco, pierde el año”, dice la ejecutiva.Los carros que circulan en la ciudad lo hacen a un promedio de 20 kilómetros por hora, cuando hace un año la velocidad promedio del tráfico era mayor a los 30 kilómetros horarios.El ingeniero Miguel Charry, presidente de la Asociación de Ingenieros del Valle, sostiene que esto ocurre “porque no hay un tráfico armónico en la ciudad”. Tráfico armónico no significa mayor velocidad, sino fluidez si hay buenas condiciones en las vías y comportamiento adecuado de los conductores.El secretario de Tránsito, Alexánder López indicó que cada vez hay menos movilidad porque al parque automotor de la ciudad están entrando cada mes un promedio de mil vehículos adicionales; es decir, 12.000 carros al año, a los cuales se agregan unas 30.000 motos más.Así, por las mismas calles de hace 20 años están circulando hoy unos 450.000 vehículos y cerca de 300 mil motocicletas que significan un alto índice de ocupación para dos mil kilómetros de vías urbanas.Como dijo el presidente del Concejo, Jaime Gasca, “antes la familia tenía un vehículo, pero hoy todos en la familia tienen su carro, pero las vías de la ciudad no han crecido en esa misma proporción”.Además de que no hay alternativas viales, los conductores suelen usar las mismas vías para desplazarse que son la Calle 5, la Pasoancho, la Autopista, La Circunvalación, la Simón Bolívar, la avenida Sexta o la Tercera Norte.Por ejemplo, una vía como la Ciudad de Cali que atraviesa la ciudad de sur a norte y viceversa por el costado oriental podría tener un mayor volumen de ocupación. O, incluso, las calles 52, la 44 y la 34. Lo otro es que tanto estos corredores viales como otros alternativos, están en mal estado. López señaló que gran parte de la accidentalidad de la ciudad en la Calle 70 (Autopista Nororiental) y la Simón Bolívar obedece al deterioro de la malla vial, los huecos y la poca iluminación que tienen. Incluso a la falta de poda de las zonas verdes que impide la visibilidad de conductores, sobre todo en las intersecciones y empalmes con ambas vías.El parqueo inadecuado de carros en vías y zonas de circulación vehicular y peatonal también afecta la movilidad. Los casos más representativos son los corredores de la Carrera 15, la Calle 9, la Avenida Estación y la Avenida Vásquez Cobo donde compraventas de vehículos, restaurantes, comercios y talleres de mecánica generan dificultades de tránsito.Un grupo operativo de 22 guardas se encarga de controlar el mal estacionamiento, pero es insuficiente. Sin embargo, logra imponer unos 200 comparendos e inmoviliza 15 vehículos diarios. Durante el año pasado, los guardas de Tránsito expidieron 135.000 comparendos, el 40% de los cuales dejaron como resultado inmovilizaciones de vehículos y motos, dijo el secretario de Tránsito.Deficiente regulaciónOtro factor que atenta contra la movilidad es la deficiente semaforización, señalización y demarcación de las vías. El ingeniero de Tránsito Jairo Gómez, indicó que en Cali hay 400 intersecciones semaforizadas, el 95% de las cuales funcionan bien, pero hay un déficit de 60 intersecciones por semaforizar.Las zonas más desprotegidas son el oriente de Cali, la zona urbanizada del Valle del Lili y Ciudad Jardín. “Hoy estamos colapsados en la Avenida Simón Bolívar porque el desarrollo del Valle del Lili es impresionante y no tiene vías de acceso y salida; este impacto urbano no se consideró”, dijo Gómez. Lo peor es que los actuales semáforos funcionan con equipos y tecnología de hace 20 años, carecen de mantenimiento y hay que reciclar bombillos y elementos para su reparación cuando se dañan o son víctimas del vandalismo.La excepción son las 73 intersecciones de los corredores troncales del MÍO donde se instaló semaforización de última tecnología. Pero tampoco tienen mantenimiento programado por Metrocali. Por eso, al Tránsito municipal le ha tocado buscar recursos para esa labor, pero no son suficientes. Para poner el día todo el sistema de semaforización de la ciudad se requeriría invertir $8.500 millones. El ingeniero de Tránsito, Luis Ernesto Díaz, dice que se necesitan unos $10.000 millones anuales para mantener todo el sistema de regulación, que incluye semáforos, señales verticales, demarcación y reductores de velocidad, pero sólo se invierten $3.000 millones. Y con ese dinero sólo se alcanza a ‘apagar incendios’.Díaz indicó que el año pasado se colocaron cuatro mil señales verticales de las cinco mil que debieron instalarse. Pero, por otro lado, no se han demarcado con pintura las vías en sus líneas centrales y laterales, ni se han puesto señales de pare en el piso, porque las calles están en mal estado. Todo eso afecta la movilidad.Una esperanza es que los tres concesionarios de las megaobras van a invertir el 1% del presupuesto en señales, demarcación vial y agentes de regulación, lo que ayudaría a mejorar ese aspecto.Otros líosPero hay otros problemas que dificultan un tráfico fluido por la ciudad. El ineficiente transporte público, el transporte de carga, la saturación de taxis y motos con mal comportamiento de conductores y la falta de cultura ciudadana son otras caras del problema.A ello se agrega una falta de capacidad administrativa para pensar la ciudad y generar proyectos que resuelvan los problemas de movilidad que se presentan.El ingeniero Luis Ernesto Díaz reconoció que “la movilidad funciona si se tiene gente ‘botando corriente’ y haciendo trabajo de campo, diseñando, escribiendo, zonificando y produciendo para la comunidad, pero si hay un solo hombre para todo no es posible”. Y el municipio no tiene equipo para eso.En esto coincide con el arquitecto Juan Marchant quien sostiene que la ciudad necesita un equipo de profesionales dedicado de tiempo a completar, a pensar y planificar la ciudad para generar los proyectos y soluciones que se necesitan. Tal vez por eso no hay plan de movilidad.Finalmente, en toda esta problemática el usuario también tiene responsabilidad, porque no contribuye con la movilidad. Muchos se parquean en la vía a esperar a alguien y a ‘chatear’ y responden con palabras soeces cuando se les reclama.Allí los guardas cívicos podrían cumplir una importante labor de cultura ciudadana, de la mano de los agentes de Tránsito. Y la ciudad ganaría no sólo en movilidad, sino en calidad de vida.La congestión vehicular rueda en la ciudadVer gráfico: Trancones y nudos de tráfico en CaliAunque la ciudad no sufre trancones prolongados como los de Bogotá, sí hay nudos de tráfico que interfieren la movilidad y cada vez se agudizan más.Es el caso actual de la salida del oeste hacia el centro y el norte por la Carrera 1 (Avenida Colombia).Otros nudos, sobre todo en las horas pico, son los de la Calle 5 con Carrera 80, el de Sameco (Av. 3N con Calle 70), la Autopista Sur con Calle 26 por hacer el empalme hacia el norte, la Calle 26 con Carrera 29 frente a la galería Santa Elena y la Calle 100 con 16 y con Simón Bolívar.Esta última vía se congestiona también por las salidas del Valle del Lili, en el cruce de ‘Puerto rellena’ y en la Avenida Ciudad de Cali con 27 (Cuatro esquinas).En Ciudad Jardín, Carrera 16 con Calle 100 y frente a Carrefour se ven nudos viales por el transporte público y pirata.El ineficiente transporte público también afecta la movilidad, pese a la operación del MÍO que ha reducido en un 54% el viejo sistema colectivo de transporte.Óscar Alzate, jefe de Transporte Público del Tránsito, indicó que hace dos años había en Cali 256 rutas de buses de 55 kilómetros de recorrido promedio cada una, cubiertas por cinco mil buses. Hoy hay 100 rutas de 30 kilómetros cada una servidas por 2.400 buses. Y el lío sigue.Taxis y motosA la movilidad tampoco colaboran los 30.000 taxistas que no hacen buen uso de las vías, generan congestiones, accidentes y reducen la movilidad.Una fila inmensa de taxis se toma un carril de la Calle 26, sobre el puente vehicular, a la entrada a la Terminal y estrechan la vía. Lo mismo ocurre frente a hospitales, centros comerciales y su- permercados como en la Calle 5 con 58.Muchos de los 200.000 motociclistas no usan bien los carriles, zigzaguean entre los carros, se meten en contravía, transitan por los andenes y no observan las señales de tránsito. Vías rotas, un enemigo del tránsitoVer gráfico: Malla vial deterioradaEl mal estado de la malla vial es uno de los principales causantes de accidentalidad y líos de tráficos vial en Cali.Así ocurre en las autopistas Suroriental y Simón Bolívar y en muchas vías secundarias de la mayoría de los barrios de la ciudad. También están afectadas la Calle 9 entre 66 y 56; tramos de las avenidas 4N y 2N, Carrera 8 entre 56 y 70, entre otros. Los reparcheos han sido inocuos porque se está usando como sub-base arcilla (30%) con rocamuerta (70%) una mezcla que cede a la presencia de la humedad. Por eso reaparece el hueco. Una de las megaobras es recuperar 250.000 metros cuadrados de vías deterioradas, pero haría falta otro esfuerzo similar para poner a tono la malla vial.El transporte de carga con tractomulas es gran responsable del daño a la malla vial y de los conflictos de circulación.La idea de hacer la Central de Carga, Cencar, en límites con Yumbo era precisamente que las tractomulas descargaran allí para que entraran a la zona urbana, transfirieran la carga a camiones más pequeños para distribuirla en Cali. Pero eso no está funcionando así. Por eso los nudos viales en Sameco, la vía a Buenaventura y vías principales de Cali.Plan de movilidadLa falta de un plan de movilidad que dé los derroteros sobre el tráfico urbano en sus diferentes modalidades, es una de las falencias que tiene Cali.El presidente del Concejo Jaime Gasca urgió al Alcalde presentar el Plan de Ordenamiento Territorial para generar las estrategias y soluciones que se necesitan para un crecimiento ordenado.También urgió la constitución de una Secretaría de Movilidad que se erija como autoridad única de tránsito y sustituya a la Secertaría del ramo y a Metrocali.La circulación vial aún tiene posibilidadesVer gráfico: Alternativas viales en CaliLos nudos de tráfico que tiene la ciudad en el centro por el cierre de la Avenida Colombia están siendo atendidos con un plan de desvíos que poco a poco se ha ido ajustando y funcionando luego del colapso vial de los primeros días.La alternativa es un circuito vial entre la Carrera 10 y la Calle 21 para salir al centro-norte de la ciudad. O el uso de la Carrera 10 y la Calle 26 para ir hacia el oriente o el extremo norte.El arquitecto Juan Marchant propuso que por la Calle 21 se pueda tomar la 2N (Avenida del río) para ir a Centenario o al CAM. Y sugirió reconstruir la Carrera 12 entre calle 5 y 25 para armar un par vial con la Carrera 10 y agilizar el tránsito del centro. Dentro de este también se armarían pequeños circuitos para tráficos muy locales.Por fuera del conflicto vial del centro, las alternativas de circulación están por la Simón Bolívar y la Avenida Ciudad de Cali para ir de norte a sur. Hacia el futuro, una clara solución a la movilidad será la Autopista Bicentenario, una vía rápida que atravesaría la ciudad por el corredor férreo (par vial de las calles 25 y 26) y que funcionaría con peajes pagados de acuerdo con la distancia recorrida. El proyecto aún está en proceso de definición.Líos de movilidad en otras ciudadesCali no es la única ciudad con líos de movilidad. Ni siquiera se compara con los que vive Bogotá donde un trancón puede durar una o dos horas. Aquí los tiempos de espera no superan diez o veinte minutos, excepto lo que ocurrió el lunes pasado en el Oeste cuando se implementaron los desvíos de la Avenida Colombia. BogotáLos problemas de movilidad de la capital del país se han agravado en los últimos meses por cuatro factores: al mismo tiempo se abrieron más de cien frentes de obra (para trabajos en la infraestructura de la ciudad); el atraso en la entrega de la tercera fase de Transmilenio (la Calle 26 y de la Carrera Décima); el incremento de automóviles (la respuesta ciudadana al pico y placa), y los rigores del invierno.El pico y placa sigue siendo casi el único mecanismo con el que las administraciones distritales han intentado devolver la fluidez al tráfico bogotano. Pero lejos de volcarse a usar el irregular servicio público, la gente en Bogotá compró más carros, lo que ha agravado la situación. Sólo en el 2010, según la firma Econometría S.A., se vendieron 253.869 carros nuevos en el país, de los cuales una gran cantidad se quedaron en la capital. La Secretaría de Movilidad dijo que en total en Bogotá hubo 244.000 carros adicionales circulando en las calles. Las proyecciones indican que antes de cinco años, el parque automotor superará las cinco millones de unidades.Sobre el proyecto de autopistas urbanas, Bogotá espera que el próximo año quede cerrada la licitación de US$2.600 millones para el plan piloto de una red de 99 kilómetros que les permita a los ciudadanos desplazarse de manera fácil y rápida dentro de la capital, a cambio de pagar peajes cuyo valor dependerá de la distancia recorrida. / Colprensa. MedellínEn Medellín, las principales causas del problema de movilidad son el vertiginoso aumento de automotores rodando por las calles, la falta de vías que mejoren la conectividad de la ciudad y el retraso en la construcción del sistema masivo de mediana capacidad Metroplús.Pero a diferencia de otras ciudades, la malla vial, está en buen estado. El parque automotor de la ciudad se estima en cerca de 500.000 vehículos entre particulares y de servicio público, de los cuales unos 130.000 son motocicletas. El 68% de los viajeros utiliza los sistemas de transporte público. El último año se matricularon 40.000 nuevos vehículos y 70.000 nuevas motos, lo que impacta negativamente en la movilidad. BarranquillaLa movilidad en Barranquilla está a punto de colapsar, según un estudio de la Cámara de Comercio. La ciudad creció desaforadamente quedándose atrás en obras de infraestructura vial y apenas un 30% de las vías están en buen estado.Metrotránsito de Barranquilla acepta que la situación de la movilidad es caótica debido a la falta de planeación urbana y al desmesurado aumento del parque automotor. Hay una creciente invasión del espacio público en vías de alta circulación. Como si esto fuera poco, a estas dificultades se suma la construcción del Transmetro que comenzó en donde operará una de las troncales que conectará al vecino municipio de Soledad. Esas obras dificultan aún más el deteriorado tráfico en Barranquilla.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad